Escenario

"Diamantes en bruto", la redención de Adam Sandler

El comediante brilla como actor dramático en esta película de Netflix que recibió excelentes críticas y premios

Domingo 23 de Febrero de 2020

Hace menos de un mes el nombre de Adam Sandler sonó para los Oscar. Sí, Adam Sandler, el mismo actor que se hizo famoso por comedias como “Un papá genial” o “Como si fuera la primera vez”, y recibió nueve veces el premio Razzie (una especie de anti Oscar). La prensa especializada le dedicó durante la última década páginas muy críticas, ante una trayectoria que calificaron de “horrenda” (The Washington Post), “inexplicable” (The Telegraph) o “vergonzosa” (The Week). Sin embargo, esta percepción terminó de cambiar a fines del año pasado con “Diamantes en bruto”, la película donde Sandler interpreta a un intenso traficante de joyas y apostador a todo o nada, un personaje lleno de matices que está metido hasta el cuello en una carrera hacia el abismo. El filme (que está disponible en Netflix) contó con la producción de Martin Scorsese y está dirigido por los hermanos Josh y Benny Safdie, los mismos que sorprendieron en 2017 con la excelente “Good Time”. Sandler finalmente no fue nominado a los Oscar por este papel, pero la película recibió importantes galardones de distintas asociaciones de críticos y tres Independient Spirit Awards (uno, por supuesto, a mejor actor protagónico).

   Esta no es la primera vez que Adam Sandler demuestra su considerable rango dramático. En “Embriagado de amor”, de Paul Thomas Anderson, reveló la sensibilidad bajo el genio infantil de sus comedias. Y mientras Sandler nunca ha dejado de hacer stand-up ni el tipo de comedias que actualmente produce para Netflix, ha incursionado consistentemente en el género de drama, con títulos que incluyen la comedia romántica “Spanglish” (2004), de James L. Brooks; la metacomedia de Judd Apatow “Siempre hay tiempo para reír” (2009) y el drama familiar de Noah Baumbach “The Meyerowitz Stories” (2017).

   No obstante, el neorrealismo sucio y frenético de los hermanos Safdie es algo completamente diferente. En “Diamantes en bruto” Sandler da vida a Howard Ratner, un comerciante de piedras preciosas y apostador compulsivo cuya amplia red de deudas, traiciones y conspiraciones hacen de su vida un caos. Su caída está perpetua y desgarradoramente cerca.

Amor a primera vista. Los Safdie originalmente le enviaron el guión al actor en 2012. “Seguía oyendo de los hermanos Safdie y que ellos querían hablar conmigo sobre una película”, dijo Sandler a la agencia AP. “No conocía su trabajo, así que empecé por «Good Time» (la película previa de los Safdie protagonizada por Robert Pattinson como un estafador de poca monta). Las vi todas y me encantaron. Hablamos por teléfono y entonces nos conocimos. Nos volvimos muy cercanos. Hablamos todo el día, toda la noche, de todo. Amo a estos tipos”, afirmó. “Cuando estaba haciendo la película, confié 100% en ellos. Simplemente sentí que quería estar en su mundo”, agregó.

   Con un ambiente ruidoso y frenético que se mantiene a lo largo del filme, “Diamantes en bruto” es una experiencia especialmente intensa. Para los Safdie, esto ha sido una obsesión. El personaje de Howard se basó vagamente en un jefe del jefe de su padre. Aunque Pattinson pidió una vez que le dieran el papel y Jonah Hill estuvo momentáneamente vinculado, los directores sintieron que Sandler era el apropiado para este proyecto.

   “Queríamos que Howard fuera querible. Simpático es una cosa, pero encantador era algo real”, dijo Josh. “Crecimos idolatrando a Sandler. Sus discos y sus películas. Hace poco le dije que lloré cuando vi «La mejor de mis bodas» en un avión. Y uno puede sentirlo en los actores que trabajan con él. La gente siente que está involucrada en algo indescriptible”, aseguró.

   Aunque los separan casi dos décadas en edad, Sandler, nacido en Brooklyn, y los hermanos Safdie, de Queens, han forjado una buena amistad a base de básquet (los tres son hinchas de los Knicks), sentido del humor y una falta de pretensión neoyorquina. “Desde que acordamos trabajar juntos, que fue bastante rápido luego que nos conocimos, hemos estado sin parar con esta película. Mañana, tarde, noche”, dijo el actor. “No quiero que se acabe”, agregó Josh.

   Los Safdie imaginaron a Howard como una figura insaciable y exuberante. Pero también dijeron que con el tiempo el personaje cambió y se convirtió en una especie de documento vivo al que alimentaron con detalles de sus propias vidas. “Al final es una persona híper romántica. Es un apostador. Todos los apostadores son personas realmente románticas”, dijo Josh. “Uno quiere abofetearlos. El romance se vuelve casi asqueroso a esas alturas. El es un tipo místico. Cree en determinadas cosas”, señaló.

   Sandler se prendió más que nada a esa idea. “Me encantó cuando los chicos me dijeron que él era un soñador”, contó. “Es el caso del tipo que ve a otras personas y, no importa a dónde vaya o la casa que vea, se pregunta: «¿Cómo estos tipos consiguieron esto? ¿Qué hicieron? Tienen todo resuelto en esa casa». Creo que él piensa que todo el mundo tiene la vida resuelta y dice: «Yo también quiero mi vida resuelta, y lo más rápido posible»”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario