Escenario

Detalles de la boda entre Guirao Díaz y Paladini que ayer dieron el "Sí" en Rosario

La bella modelo Rocío Guirao Díaz y el empresario rosarino Nicolás Paladini dieron ayer el sí en el Registro Civil del Distrito Centro, Wheelwright 1486, en una ceremonia íntima, con calidez familiar y lejos del glamour de las figuras del mundo del espectáculo. Detalles del vestuario y de la comida familiar en La Fluvial. ► Llegó el día: Rocío Guirao Díaz y Nicolás Paladini se casaron al mediodía en Rosario  

Martes 02 de Diciembre de 2008

La bella modelo Rocío Guirao Díaz y el empresario rosarino Nicolás Paladini dieron ayer el sí en el Registro Civil del Distrito Centro, Wheelwright 1486, en una ceremonia íntima, con calidez familiar y lejos del glamour de las figuras del mundo del espectáculo.

El despliegue inusual de cámaras y fotógrafos apostados un lunes al mediodía en el registro ubicado en la zona céntrica de Rosario daba cuenta que se trataba de una boda de dos caras conocidas.

"El que viene hoy acá, un lunes al mediodía, es porque quiere venir de verdad", dijo con una blanca sonrisa la joven de 24 años que participó en "Bailando por un sueño" y que tuvo una importante propuesta para actuar en una tira el año próximo, pero la desechó por un motivo impostergable: su maternidad.

Rocío, con una pancita de dos meses y medio, estaba vestida con un escotado vestido de raso blanco, con vivos negros y detalles de encaje; Nicolás, con un vestuario sugerido por la modelo, tenía un look informal, con un ambo compuesto por saco beige y pantalón azul, camisa blanca desabrochada, sin corbata, y zapatillas beige.

"Es la mujer que siempre soñé y la encontré, es una persona sana, cariñosa, viene de muy buena familia, me ama y la amo", dijo Paladini, de 30 años, a quien le faltan "sólo dos materias" para recibirse de ingeniero industrial, dueño de una aceitera en Córdoba e integrante de una tradicional familia empresaria local.

La pareja, que festejó en un almuerzo con invitados en el Muelle 1 de la Estación Fluvial y se irá diez días a Miami de viaje de bodas, espera su bebé para junio y está previsto que la ceremonia religiosa sea en noviembre del año próximo. "A mí me gusta bailar, que me revoleen por el aire, y con el embarazo tenía que tomar precauciones", dijo ella.

Según aseveró, Paladini "es un romántico" y confirmó que actualmente están buscando una casa en San Isidro para vivir juntos, aunque destacó que Rosario es algo así como su lugar en el mundo. "Rosario me encanta, no hay un lugar que me relaje más que venir acá los fines de semana, salimos a correr, andamos por la zona del río, es hermoso", comentó Guirao Díaz.

Paladini confesó que para pedirle la mano de su novia al padre se tuvo que tomar dos medidas de tequila para armarse de valor. Y recordó cómo fue que la conoció: "Yo hacía rato que la venía buscando, pude lograr un poquito de exposición, que era mi objetivo para que ella me preste atención, y después de mucho tiempo, porque la verdad es que no me daba ni la hora, pude hacer un viaje hasta Córdoba, donde desfilaba, y ahí tuve contacto por primera vez. Y no me arrepiento".

Al almuerzo llegaron en un Audi negro, que manejó Nicolás. Allí, en Muelle 1, los esperaba un menú cuya entrada era una ensalada tibia de rúcula con pollo envuelto en tocino ahumado y salsa de naranja; un plato principal de lomo con ragú de hongos y pastel de brócoli; y semifredo de coco con mouse de chocolate como postre. El brindis con champán le puso burbujas a una jornada íntima e inolvidable para Rocío y Nicolás.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario