Escenario

Demi Carabajal: "Nuestra música se conocerá en el mundo, estoy en esa búsqueda"

El autor defiende la fusión del rock y el folclore. "Se han roto las barreras", afirma. Hoy y mañana, a las 22, toca con nueva banda en El Aserradero (Montevideo 1518).

Miércoles 23 de Marzo de 2016

Con el folclore en las venas y el rock en la cabeza. Así respira la música Demi Carabajal. Tras un parate de un año, el compositor eligió Rosario para encontrarse con las musas y su gente. A los 44 años, y cuando ya quedó atrás aquella prueba frustrada en Boca Juniors, en la que una lesión lo alejó de su otra pasión, el fútbol, regresa con la vara alta: "En algún momento nuestra música será conocida en el mundo como sucedió con el reggae. Yo soy una de las personas que está en esa búsqueda". Hoy y mañana, a las 22, en El Aserradero (Montevideo 1518), Demi sale a la cancha para rockear chacareras y levantar más que nunca el apellido Carabajal.

—¿Por qué el parate por tanto tiempo?

—Me había ido mucho por las ramas y llegó un punto en que una persona tiene que decidir y ser consciente que no está haciendo bien las cosas. Necesitaba un tiempo para empezar a pensar y rehabilitar mi cabeza. Había que tener un objetivo claro y estaba dejando muchas cosas que son parte de mi vida, mejor dicho, mi vida, como la música, el trabajo, el profesionalismo. Estaba dando ventaja.

—Fiel al karma futbolero, a veces hay que saber hacer el gol a tiempo.

—Sí, estaba jugando con una pierna rota.

—¿Te sentís un exponente de la renovación folclórica que entendió que había otra manera de tocar una zamba, sin poncho y con más electricidad?

—Mirá, la verdad es que me gusta el desafío de buscar y buscar. Todos estamos en la búsqueda. Hoy en día se van mechando cosas, pero estoy en la experimentación de hacer un trío, como un power trío. Por ahí me preguntan si toco rock o folclore, y yo digo siempre que toco música santiagueña, sea el sonido que sea, es música santiagueña.

—En los 80, de la mano de Chango Farías Gómez y MPA, justamente junto a Peteco, hubo un cambio rotundo en el folclore ¿fue saludable para el género?

—La verdad que sí, fue de una riqueza importante para la mentalidad de todos. Esa formación de MPA (Músicos Populares Argentinos), con el Chango, Jacinto (Piedra), Peteco, Verónica (Condomí) y El Mono (Izarrualde) tocaron en Santiago y los sacaron prácticamente a sillazos del escenario, no han tocado ni tres temas, pero después todo el mundo se agarró de eso y ellos fueron referentes totales. A partir de ahí se aceptó la evolución. Muchas veces se confunde la modernización del sonido. Una cosa es modernizar una canción como "Zamba del grillo" y ponerle teclados y sampler, ahí el sonido es moderno por el tipo de instrumentación, pero para mí lo moderno pasa por experimentar con ideas y canciones propias que son de la actualidad.

—¿La renovación sigue latente o ya es antiguo hablar de la renovación del folclore?

—Yo digo que se han roto las barreras, ya estamos totalmente desestructurados y eso está bueno, porque forma parte de la evolución. Siempre digo que estamos en el camino de hacer lo que fue el reggae para Jamaica, que pasó de Jamaica para el mundo. Y el folclore de la Argentina va en ese camino. Capaz que mañana aparece un Bob Marley en Argentina que haga nuestra música y trascienda y se conozca en el mundo. No sé cuánto tiempo pasará, pero estoy seguro que va a pasar en algún momento. Yo soy una de las personas que está en esa búsqueda, no sé si lo lograré, tampoco me desvela esto, pero sí estoy en esa búsqueda de encontrar el sonido y la forma de llegar a más gente. Y que vaya trascendiendo.

—Por tu edad pertenecés a una generación que mamó tanto folclore como pop y rock.

—Claro, desde Soda Stereo hasta Led Zeppelin, King Crimson y Pink Floyd, conozco todo. Tiene que ver con esto de desestructurar la música, el hecho de que ya no hay distancia entre el rock y el folclore, hay cosas del folclore que van adentro del rock y viceversa.

—¿La herencia Carabajal es una bendición o una mochila?

—Las dos cosas. Por un lado una bendición, por el hecho de que mis mayores, desde mi viejo Carlos, hasta Agustín, Peteco, Kali, Cuti, Roberto, Musha, todos ellos han andado más de 50 años cagándose de hambre, durmiendo y cantando en la intemperie, cantando por poca plata y también por buena plata, para que los de mi generación tengamos las puertas abiertas para seguir lo que ellos han dejado, lo que ellos están haciendo, mejor dicho. Por otro lado, puede que sea una molestia, o no tanto, pero es que a veces no me contratan a mí porque hay muchos Carabajal en un festival. Y a la vez eso mismo me da la satisfacción de decir, bueno, no estoy yo pero hay otro primo, así que me da alegría. Estamos todos ahí y vamos por el mismo lado.

—Arrancaste diciendo que habías dado ventaja, ¿con qué podés hacer la diferencia con tu música?

—Mirá, yo empecé de nuevo, la diferencia es que me he fortalecido mucho, hace dos semanas que empecé a estudiar canto y tengo planeado estudiar batería, guitarra y bajo. A la vez me estoy preparando físicamente de una manera única, como si estuviese por jugar un Mundial, me levanto a las 7 de la mañana a entrenarme. Estoy nuevo, totalmente limpio.

 "El peñero", con banda nueva

Con tres discos editados (“Bajo el cielo santiagueño”, “Más de mí” y “Gestación”), Demi está grabando “El peñero”, integrado justamente por “los temas más peñeros” de su carrera . En El Aserradero presentará parte de ese material, que se gestó en ese espacio local. Lo acompañará una nueva banda: el rosarino Ulises Basualdo, en guitarra; Damián Monserrat, en bajo y El Chino Martínez, en la batería.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario