Escenario

Del Moro: "Regalar plata en TV es un compromiso social"

El conductor debuta mañana en Telefé con "¿Quién quiere ser millonario?" Dice que hoy está viviendo "el sueño del pibe"

Domingo 07 de Abril de 2019

El pibe que trabajaba en una FM de Tres Algarrobos, ese pueblito de Buenos Aires, no es más un pibe. Tampoco es el de las preguntas desopilantes en Much Music ni el que ponía límites en medio del caos político de "Intratables". Sin embargo, Santiago del Moro es quien es por ser la suma de todo lo que ha sido. "Yo no imaginé este salto, yo lo soñé", dice una de las figuras mediáticas más populares, que mañana, a las 21.15, debuta en "¿Quién quiere ser millonario?" por Telefe.

   El envío, que irá de lunes a viernes por Telefe Rosario, es un exitoso ciclo de preguntas y respuestas, que es un formato probado en más de 120 países, en el cual un participante puede ganar hasta 2 millones de pesos en efectivo. Para convertirse en millonario, se deberán responder correctamente 15 preguntas de dificultad ascendente y hasta hay una posibilidad de retirarse antes con el dinero ya ganado hasta ese momento.

Embed

Julián Weich había debutado con este formato en 2001 y ahora es Santiago del Moro quien vuelve al aire en otro año de una Argentina en llamas. "Que haya un programa de televisión que regale todos los días 2 millones de pesos en este momento de crisis tremenda que estamos viviendo es un aspecto de compromiso social, te diría", dijo del Moro, el pibe de ayer, el conductor de hoy y el que sueña con otro mañana.

   —¿Qué te representa este debut como conductor en una pantalla como Telefe? ¿Es otro desafío en tu carrera?

   —Mirá, obviamente que es un desafío, empezar una nueva etapa con otra gente y otro canal, todo nuevo, pero fue algo que se dio paulatinamente. Fue algo muy hablado en su momento cuando me fui de América y poco a poco llegamos a definir que me iba en diciembre. Ahí empezamos a evaluar proyectos en Telefe, hasta que llegó "¿Quién quiere ser millonario?", que era un programa que ya había pensado el canal para mí hace un tiempo y yo soñaba con hacerlo. Así que se alinearon los planetas sin apurar nada y ahora llego el día de debutar el lunes. Por lo tanto estoy ante semejante desafío y tengo una expectativa tremenda porque es un formato muy importante en el mundo.

   —Más allá de que el programa "¿Quién quiere ser millonario?" es un formato famoso en el mundo,¿preguntar quién quiere ser millonario en una Argentina con crisis social no dispara otro tipo de necesidades urgentes en la gente?

   —Mirá, yo me corro de eso porque el programa tiene más de veinte años y lo tomo desde otra manera, desde otra óptica. Me parece que el hecho de que haya un programa de televisión que todos los días regale o ponga en juego dos millones de pesos en este momento de crisis tremenda que estamos viviendo, es un aspecto de compromiso social, te diría. Cuando empezamos a probar el programa, vino gente que no es que necesitaba la plata para ir a Disney, cambiar el auto o agrandar la casa, sino para hacerle frente a enfermedades, o reencontrarse con hermanos que hace años que no ve o poder viajar a la tierra de los padres. O sea, tiene que ver con el deseo o con la necesidad más profunda de la gente. Es mucho más que el título del programa. Obviamente que en épocas de crisis todo repercute distinto, pero yo enaltezco a un canal que toma un presupuesto para poner todos los días en juego dos millones de pesos, es mucha plata. Y ojo que los que menos se llevan se van con 300 mil, 500 mil o 70 mil pesos. La gente se lleva dinero todos los días, y yo estoy soñando hacer el programa con gente que venga a representar una ONG o comedores infantiles, así que bienvenido el programa para eso.

   —¿Alguna vez imaginaste dar este salto en tu carera?

   —Yo no me imaginé este salto, yo lo soñé. Todo lo que he hecho es en base a un sueño, a la pasión y al trabajo. No existen las fórmulas mágicas o golpes de suerte. Siempre te cruzás con gente que te abre las puertas o por primera vez confía en vos, como le puede pasar a cualquiera en cualquier laburo, pero después es todo levantarse y seguir adelante, acá nadie te regala nada. Es un medio muy difícil la televisión, como otros también, pero acá hay que trabajar mucho y estar atento para poner lo mejor de uno y laburar.

   —¿El mensaje para los que recién empiezan sería que hay que remarla siempre y no perder el objetivo?

   —Siempre, imaginate que yo vine de un pueblo muy chico, de 3 mil habitantes, y yo digo que la única barrera es la que te ponés vos. Yo creo en la frase que uno siempre se inventa a sí mismo y que hay que salir a pelearla. No hay imposibles, soñar es gratis y te pueden quitar muchas cosas menos tus sueños, así que tenés que ir por ellos. Eso es lo que hice yo desde que tengo 11 años, hice radio por primera vez en mi pueblo, y obvio que por ahí no se te da todo, pero voy por eso. Y si no se hubiese dado, igual hubiese sido feliz en la FM de mi pueblo. Uno tiene que ir por su sueño, llega un momento en la vida en que uno le echa la culpa al otro, pero a veces tiene que ver el contexto, que incide realmente mucho, pero muchas veces no. En general es uno quien se pone la jaula, se encierra, se pone el no uno solo.

   —¿La actuación es una materia pendiente?

   —No, yo estudiaba actuación para la conducción. Nunca me sentí un actor, no pertenezco a ese mundo, no tiene nada que ver conmigo, ya que está vinculado más a lo artístico. La actuación me sirvió mucho para la conducción, porque te da herramientas para desinhibirte, a no ser prejuicioso, a trabajar en los medios. Es muy importante, es casi como terapia, pero siempre eran pequeños papeles en proyectos de otro, nada más que eso, no tiene que ver conmigo, no eran mis proyectos.

   —¿En plena época de streaming, qué tiene este nuevo programa para enganchar al televidente?

   —Yo creo que la gente mira todo, lo que pasa es que hay que ver cómo lo mira. Lo que se ha perdido es que la gente mire televisión en el horario en que sale al aire, pero el contenido se retroalimenta durante años, o sea, ahora vos me hacés una nota periodística, la subimos a la web y la pueden ver millones de personas. El contenido está medido a nivel de lo que se ve en vivo en ese momento en la TV de aire, pero el contenido es ilimitado y se retroalimenta todo el tiempo. El mundo televisivo va hacia cada vez más contenidos, después no sé si me van a ver a través de un teléfono, un reloj o un holograma, pero el contenido va a estar.

   —Cada vez que te pusiste una zanahoria por delante la alcanzaste, ¿cuál el nuevo sueño de Del Moro?

   —Uno de mis sueños era el prime time, llegar a Telefe y lo estoy logrando. Pero lo que sueño algún día es tener un programa mío, porque ahora me pongo en los zapatos de un programa de otro, que es un formato probado en el mundo, pero sueño con un programa mío que tenga semejante estructura y poder contar un montón de cosas. Ese es un sueño a futuro, pero lo que vivo hoy es un sueño hecho realidad, semejante formato en el canal número uno con gente tan importante y con tanta buena onda para laburar. Yo estoy viviendo un sueño, el sueño del pibe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});