Escenario

"Dejamos correr la sangre en este disco"

Franz Funes, líder de Patagonia Revelde, dijo que en "la sombra del sol" fueron "más viscerales". Hoy, en Vorterix.

Sábado 29 de Septiembre de 2018

Poner el cuerpo es una metáfora de resistencia, de resiliencia, de aguante, de solidaridad. En el caso de Patagonia Revelde es todo eso y además de compromiso.

"La sombra del sol" se titula el sexto disco de la banda rosarina, el segundo de Pirca Records, que se presenta hoy, a las 22, en Vorterix (Salta 3519). Y es un material en el que sacaron "un par de broncas afuera".

"Tenemos las patas llenas de barro", dice Franz Funes, voz líder y mentor de la banda que se integra con Tobías Arribillaga (guitarra y coros), Nahuel Boglione Martínez (bajo) y Lisandro Bressi (batería).

Hay show cuando hay algo que decir. Esa es la base de Patagonia. La consigna de la banda es cantar lo que sienten, y cuando las papas queman hay que gritar para que se escuche bien, no vaya a ser que algún distraído esté mirando para otro lado.

La entrevista con Franz arranca en un bar céntrico y continúa en una distendida sesión de fotos a cargo de Héctor Río. La cresta y su look de brazos tatuados lo pone apresuradamente en el casillero de rockero. Pero el título se defiende más cuando alguien lo reconoce y lo saluda porque sigue sus canciones. A Franz todavía le cuesta que lo junen en la Peatonal Córdoba, pero en parte le da cierta satisfacción porque siente que algo de lo que hizo conectó en el centro de un lugar llamado sensibilidad.

"La sombra del sol" está recién salidito del horno. En medio del café surge la lectura de un texto del cuadernillo del disco que además de agradecer a quienes acompañan su viaje artístico, consigna: "El arte no es delito. La vida sin música es un error. Todo lo demás son confites. Siempre con vos, siempre así seremos más. Aguante el aguante..."

"Esta es una etapa en la que todos participamos de todo", dice el músico en referencia a su espacio de cofradía y resistencia de Canción Urgente, ese espacio conjunto con el colectivo artístico rosarino, que nació la noche del Frazadazo "cuando cientos de rosarinos respondieron a la iniciativa del Movimiento Solidario y colmaron de mantas la explanada, mientras escuchaban a sus bandas favoritas y soñaban un mundo más cálido". Así reza la declaración de principios de esta movida.

No se puede despegar una cosa de la otra. Patagonia Revelde no es sólo una banda de rock. Porque además de que tocan, y cada día lo hacen mejor, también están en las causas sociales, en la diaria, no sacan los pies del plato. En medio de la nota, Franz interrumpe el diálogo con Escenario porque ve pasar a un ex combatiente de Malvinas con su nieta, se levanta de inmediato, le da un abrazo, le pregunta qué tal la marcha en Buenos Aires. Pone el cuerpo donde se necesita. Ese abrazo es más importante que una nota en el diario, y está perfecto que sea así.

Después de ese gesto hubo tiempo para analizar las canciones de este nuevo disco, a qué se debe el título, y por dónde pasa la búsqueda artística de una banda que hasta se dio el gusto de grabar junto a Itziar Ituño, la conocida inspectora de la serie española "La casa de papel" (ver aparte). Todo eso y mucho más en esta charla con un remador del rock rosarino, que sigue con su banda navegando en aguas abiertas.

—¿Qué tiene de particular este disco?

—"La sombra del sol" es el segundo disco que hacemos con Pirca y el sexto de la banda a trece años de nuestro primer disco. Este es un disco más rápido, más visceral, que tiene que ver con el lado entredientes de la banda. Aparte tuvimos la posibilidad de laburar con dos Bersuit, Pepe Céspedes y Juan Bruno, que nos abrieron la cabeza en un montón de instancias, además de que nos dio un aprendizaje infernal. Pudimos lograr lo que en el anterior había quedado en tránsito, que era el audio de la banda, ahora sonamos igual en vivo y en la sala, más el mezclado y masterizado de Edu Pereyra, que lo último que nos dijo cuando terminó su trabajo fue "les acabo de entregar el corazón, amigos, en una de las cosas más lindas que hice".

—¿A qué se debe el título "La sombra del sol"?

—Mirá, nosotros no somos de explicar las canciones porque pierden la magia, pero vos no podés tapar el sol ni con la mano ni con el dedo, porque la sombra va a estar y seguirá estando. En estos tiempos que corren, el concepto del disco tiene que ver con eso, en eso que se quiere tapar o en la sombra y la luz de las cosas de cada uno.

—¿A qué te referís puntualmente?

—Dejamos correr la sangre con este disco, nos sacamos un par de broncas afuera, también hacia personas a las que le queríamos decir cosas. En lo compositivo es un disco más filoso, el otro quizá era más hitero y cancionero, pero esto termina de abrir otras puertas, es la parte más visceral de Patagonia, es más filoso el bisturí.

—¿"Hermano de fuego", "No me persigo" y "Qué me querés decir" es una trilogía dedicada a los políticos?

—Vos sabés la militancia que tenemos como banda, que Malvinas, que la educación publica, que Abuelas, que los pibes, que los viejos, que los barrios, que la gente que está en la calle. Le pusimos el cuerpo a todos siempre porque es parte de la columna vertebral de la banda. Y cada disco es la fotografía de un momento del artista. Nosotros, que no somos ajenos a lo que sucede,también nos pegó esta realidad y tenemos la necesidad de sacar para afuera lo que sentimos sobre quienes hacen política, sobre los que usan a la política y también lo que pensamos de los medios.

—¿Los dardos se refieren a este modelo de gobierno nacional que no condice con la voluntad popular?

—Sí, ponele, de todas maneras este modelo está por el lado equivocado, no por el lado del ciudadano de a pie. No quiero ser ofensivo, yo lo puse en canciones y sé que hay gente que me escucha que por ahí no piensa como nosotros y está todo bien. Pero simplemente como artista, y nosotros como banda, tenemos algo que decir y lo decimos sin temor a nada. Y desde nuestra toma de postura nosotros marcamos la cancha todo el tiempo. Yo me subo al escenario con un delantal, todo el tiempo marcamos estas situaciones, las que queremos decir y nos parecen importantes, sin que se ofenda nadie, pero no nos callamos.

—Esto ratifica la frase que tenés tatuada en tu brazo: "El mundo es para los valientes".

—Sí, para mí es la frase que me terminó de acomodar, de salir del barro. Estuve empantanado un montón de veces y el aferrarme a eso la verdad que se volvió ley de vida para mí, salir a buscar la proyección que tenés en la cabeza, el amor que tenés para dar y querés recibir, tu proyecto, tu hogar, tu familia, tus amigos, tu banda, salir a buscar. Mi abuelo me decía "hombre de acción, hombre de reacción". Vos decidís dónde te parás: yo soy hombre de acción, todo el tiempo, prefiero eso.

—¿El mensaje que surge de la metáfora de "La sombra del sol" es positivo o negativo?

—Ni hablar, todo el tiempo para adelante y todo el tiempo hacer el bien. Aparte, somos súper conscientes de que el que canta tiene una responsabilidad cuando tiene un micrófono porque es la garganta y la voz de un montón de gente. Cantar fuerte y no cantar al pedo, como alguna vez me dijo Rubén Patagonia, se hizo premisa para Patagonia Revelde. Y creo que el mensaje que sea, que puede ser una crítica, o que alguien se banca tu letra o tu canción en la nuca, siempre tiene que ir para el lado positivo.

—¿Y qué opinás de los que le cantan al amor y no mezclan lo que piensan de la realidad social en su música?

—Súper respetable, pero yo no lo haría. Yo no haría esa cuestión de "esto no lo digo" más si a mí me parece que las cosas son A y no son A, no metería una patita en A y otra en B para ver qué pasa. Eso es lo que pienso y es lo que me define también. No decirlo también marca la cancha, por acción o por omisión. El tipo que no se compromete, cuando hay que meterle el cuerpo, también habla de él, no sólo de su arte.

—¿A 13 años del primer disco, esta es la crisis más grave del país que les tocó atravesar?

—Esto es mucho más bravo que el 2001. Yo tengo 40 años, viví Alfonsín, viví Menem, pero esto es más bravo que todo. Es que hay una anestesia y una complicidad tan grande desde tantos lugares, que encontrás aire cuando ves algunas pocas cosas que te alumbran un poco.

—En los 70 los que cuestionaban la realidad social eran llamados cantantes de protesta. ¿Ustedes se sienten en ese mismo lugar?

—No, no es que Patagonia Revelde es una banda de protesta, no es así. Patagonia marca la cancha y se para donde se para, nosotros somos una banda que le pone el cuerpo todo el tiempo a las cosas que pasan, o sea, no nos cagamos de poner el cuero, porque venimos de ahí, tenemos las patas llenas de barro, por andar y caminar, y las tenemos caminadas, nadie nos puede decir lo contrario. Desde ese lugar hacemos lo que hacemos, otra cosa no nos sale.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario