Escenario

De cómo convertir un escenario en pantalla

El martes, Canal 3 emite la última parte de "Espontáneo", el envío que fusiona periodismo y teatro.

Domingo 25 de Febrero de 2018

Primero vienen las anécdotas, vivencias o recuerdos. Héctor Ansaldi se acuerda de cómo fundó su teatro Caras y caretas y su personaje Piripincho; Sonia Tessa de por qué se transformó en una referencia del periodismo con perspectiva de género; y Coki Debernardis se remonta a las artes, pintura y música, que le dieron nombre. Como inserts, un grupo de teatro espontáneo va reinventando esos relatos, poniéndoles el cuerpo, y convirtiéndolos en teatro. Y si bien ya tiene más de dos años en Rosario, esta es la primera vez que la experiencia salta de un escenario a una pantalla de televisión. Así nació "Espontáneo: periodismo & teatro", un programa original, creativo e innovador que mostrará su último capítulo esta semana.

   Según sus hacedores, tanto el teatro como el periodismo se basan en contar historias y ambos se potencian cuando se fusionan. Y creen que el reflejo escénico de la entrevista le ofrece al espectador una visión más pulida de aquello que se dice.

La dinámica del programa se desarrolla entonces a través de un reportaje que, con marcaciones de la directora, irá mutando en un relato corporizado por los actores y las actrices del grupo de teatro espontáneo Nómades.

En el aire. El programa contó con cuatro envíos al aire todos los martes de febrero. Los entrevistados fueron el actor Héctor Ansaldi, la periodista Sonia Tessa y el músico de rock Coki Debernardis. Para el último, que se verá pasado mañana a las 14:00, está prevista la presencia de la cantante y multiinstrumentista Sandra Corizzo.

   Tras las presentaciones de gentileza, los conductores del programa, la psicóloga y directora de teatro Ana Otto y el periodista Damián Schwarzstein entablan un diálogo con su invitado ante la atenta mirada de los integrantes del grupo de teatro —Camila Di Mónaco, Karina Espinoza Contreras, Luciano Fernández, Bernarda Guerezta, Valeria Rico Streiger y José Scharr— que luego improvisará su actuación inspirada en los detalles de la entrevista.

   Así, se genera un continuo ida y vuelta en el que se van amalgamando vivencias y espontaneidades en el que juega un importantísimo papel las improvisaciones musicales de Daniel Migliorelli.

Doble desafío. Como el envío merece mucha atención por parte del espectador para digerir el formato y asociar el relato del invitado con la escenificación teatral quizás éste no sea el horario más conveniente. De todos modos, en el relato está el germen de la atracción del programa, alimentada con creces por la relevancia de los convidados, y no en las actuaciones que pueden resultar estructuradas o infantiloides en su concreción.

Y es allí donde se funda el desafío de que la acción de los intérpretes tome por asalto el relato y lo convierta en teatro. Ese reflejo a veces es luminoso y acorde a la ocasión, y otras opaco y manido.

Aunque ese es el reto de la propuesta en sí misma, cuando "Espontáneo" debió afrontar uno mayor: convertir un espacio de intercambio personal, cercano y casi terapéutico, en un programa de televisión.

Con un buen trabajo de producción y sobre todo de grabación a seis cámaras (cuatro fijas y dos móviles) y una consola de once canales, y con un timming cansino pero propio del formato de entrevistas, el programa va conformando un ámbito —en el marco de un espacio de gran valor simbólico como el Teatro Municipal La Comedia— de recreación y ensoñación en el que tanto propios y ajenos se sienten cómodos.

Así "Espontáneo" se erige como un formato novedoso y una propuesta amistosa, quizás de lenta absorción, pero que cumple con su cometido de interesar con sus invitados y hacer de sus relatos una obra de teatro tan sencilla como cálida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario