Escenario

Darío Grandinetti recibió el máximo premio honorífico del Festival de Huelva

"Hay que seguir creciendo y aprendiendo a diario", dijo el actor rosarino tras recibir el galardón en el prestigioso certamen español

Lunes 13 de Noviembre de 2017

El reconocido actor argentino Darío Grandinetti recibió ayer el premio Ciudad de Huelva, el máximo galardón honorífico del 43ro. Festival de Cine Iberoamericano, que este año tiene a la Argentina como país invitado y que fue inaugurado en esa ciudad española con un homenaje póstumo al intérprete Federico Luppi, recientemente fallecido, con la presencia de su viuda, la actriz Susana Hornos.

Grandinetti recibió la distinción de manos de la actriz Ana Fernández, y acompañado en el escenario por el director Jaime Chávarri.

"Este premio me dice que ya han pasado los años y muchas películas", dijo el actor y aclaró que "sigo pensando lo mismo que cuando decidí dedicarme a ser otras personas, es decir, hay que seguir creciendo y aprendiendo a diario, igual que en la vida, sin importarte lo que hayas hecho ya".

"Mi oficio y mi vida se retroalimentan constantemente", destacó y agradeció la suerte de "poder disfrutar de trabajar con gente muy valiosa que me ha enseñado a confiar en mí".

Y confesó: "Este oficio tiene valor si lo hacés acompañado y si entiendes que eso que hacemos lo hacemos entre muchos". "Esto es la vida misma, siento que lo mío no es un trabajo" agregó emocionado y se mostró orgulloso de poder actuar en películas "que ilusionan a la gente, que muestran de qué manera podemos ser las personas y cómo descubrir a las malas".

En declaraciones a EFE, Grandinetti afirmó que "uno nunca es consciente de lo que hace, de lo que puede significar para los demás su trabajo, puede tener una vaga idea, pero siempre aparecen cosas que hacen reflexionar que lo que ha hecho es más grande de lo que cree".

"Trabajo para crecer como actor y persona y no planeo nada, no planifico, no pienso en que te pueden dar premios, son cosas que a mí me exceden. Cuando decidí ser actor ni en mis más febriles sueños estaba todo lo que he filmado, he viajado, he trabajado en otros países, lo que me ha pasado excede largamente cualquier sueño que pudiese tener cuando empecé", admitió el actor.

Durante el acto de apertura del certamen realizado en la Casa Colón de la ciudad de Huelva, visiblemente emocionada, Hornos dijo que su marido "nunca estuvo del lado del poder, siempre tomó las decisiones más difíciles y controvertidas pero nunca escondió la mano cuando tiró la piedra". Hornos también quiso dejar un mensaje a Huelva, una recomendación que siempre hacía Federico: "No bajen los brazos", y luego recordó que "el cine no puede ser complaciente, en el cine hay que atreverse, después en la vida cada uno decide pero hay que atreverse".

Durante la gala de apertura fue proyectada la primera de las películas de la Sección Oficial de Largometrajes, la película argentina "El Pampero", dirigida por Matías Lucchesi y protagonizada por Julio Chávez, Pilar Gamboa y el uruguayo César Troncoso, que estuvo en la sala para presentar el largometraje.

Con más de 30 años de carrera y más de 60 títulos en cine, televisión y teatro, Grandinetti, ganador de un Emmy Internacional, es una de las grandes referencias interpretativas de Iberoamérica gracias a la solidez de su trayectoria, marcada por la calidad de sus trabajos y por la versatilidad de sus papeles.

Entre otros, Grandinetti trabajó a las órdenes de conocidos directores de cine de una y otra orilla del Atlántico, como el argentino Eliseo Subiela ("El lado oscuro del corazón") o el español Pedro Almodóvar, en algunas de cuyas últimas películas ("Julieta" o "Hable con ella") participó con importantes papeles.

El actor rosarino, que actuó en "Fontanarrosa, lo que se dice un ídolo", trabajó junto a directores como los españoles Pedro Olea y Jaime Chávarrri y con los argentinos Alberto Lecchi y Alejandro Doria, con quien empezó su carrera cinematográfica en el año 1984.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario