Escenario

Dalma: "Quiero ser una buena actriz, y para eso no sirve ser la hija de Diego"

Dalma Maradona recién termina de rodar “La mosca en la ceniza”, película en la que personifica a una prostituta. Ya firmó contrato para una temporada en Mar del Plata con la obra Taxi junto a Carlos Calvo y Fabián Gianola. En una entrevista con la revista Gente, habla de todo eso, de su padre y de su novio. Y revela que haría un desnudo total "si el guión es bueno y la escena vale la pena". 

Jueves 23 de Octubre de 2008

Dalma Maradona recién termina de rodar “La mosca en la ceniza”, película en la que personifica a una prostituta. Ya firmó contrato para una temporada en Mar del Plata con la obra Taxi junto a Carlos Calvo y Fabián Gianola. Está en segundo año de la Escuela de Arte Dramático. En una entrevista con la revista Gente, habla de todo eso, de su padre y de su novio.

–¿Cómo nació esa pasión por ser actriz?
–Se lo recomendaron a mi mamá en el colegio cuando yo tenía siete años. Era una chica muy tímida. Sólo hablaba cuando la maestra me preguntaba y no tenía más remedio que contestar.
–¿Siguiente paso?
–Empecé a estudiar un año después. Cintia, una amiga, me pidió que la acompañara a un casting de Cebollitas y al final… ¡quedé yo! Así empezó mi carrera. Después, en el 2006, hice El refugio y me anoté en la Escuela de Arte Dramático para seguir la carrera, pero en serio. Estoy en segundo año…
–Mar del Plata, verano, teatro con Gianola y Carlín Calvo… Un gran salto. ¿Qué te corre por la piel?
–Alegría, porque es algo distinto. Una comedia de enredos, que me encanta, y una buena oportunidad para mostrarme, aunque tenga que sacrificar mis vacaciones...
–¿Por ser la hija de Diego todo es más fácil? ¿Tu apellido vende?
–No sé… Soy muy responsable y exigente conmigo. Por más que sea la hija de Maradona, no me permito no saber la letra o llegar tarde a un ensayo. Esta profesión tiene códigos sagrados, y yo los cumplo…
–¿Eso lo heredaste de Claudia, tu madre?
–¡No, mamá llega tarde a todos lados! Creo que es algo natural. Cuando yo iba al colegio, mamá estaba encima, pero eso me ponía muy mal…
–¿Gianinna es igual que vos?
–No, nunca me llevé una materia en el colegio, mientras que Giani… ¡las coleccionaba! (carcajadas). Es muy inteligente, pero es más vaga.
–¿Qué dirá tu hermana cuando lea esa definición?
–¡Me va a sacar el madrinazgo de su futuro hijo, mi sobrino!
–¿El madrinazgo está confirmado?
–¡Sí, claro! ¡Ponélo, así le llevo la revista cuando nazca! Poné eso, y algo que me pidió mi hermana: una primicia…
–¿Qué?
–Primero, que todavía no saben si será nena o varón. Segundo, que si es varón, no se llamará Diego ni Leonel. ¡Mirá qué notición!
–¿Y vos? ¿No tenés ganas de casarte y ser madre?
–No… Aunque gano mi plata y estoy enamorada, sigo viviendo en casa con mamá. Está todo bien…
–¿Cuánto hace que estás de novia?
–Seis años, desde los quince. Fernando fue mi primer gran amor. Es productor, fanático de River, pero como él no quiere aparecer en los medios, prefiero no hablar.
–Algo difícil… Te llamás Maradona…
–Sí, pero trato de preservarlo, porque él no quiere. Y te digo algo: es una de las cosas que me hacen estar con él. No me gustaría estar con un famoso, loco por las cámaras y las luces. Ya tuve demasiado de todo eso…
–¿Es celoso?
–Un poco, pero se la banca bastante bien. Por ejemplo en 2006, cuando hacía El refugio, tuve que besarme con varios chicos ante cámara. Era difícil… Además, Fernando trabajaba en Canal 13, donde se hacía la tira, y los amigos lo volvían loco…
–Elegiste una profesión no apta para celosos…
–Sí, es cierto. Pero igual la llevamos bien. ¡Hasta que haga una escena de sexo ...
–¿Te propusieron algo tan jugado?
–No tanto. Aunque en La rabia tenía que hacer una escena –no se veía nada, porque me tomaban de espaldas– donde quedaba en bombacha… y sin corpiño. ¡Fue terrible! ¡No me podía sacar el camisón! Pero al final salió, y creo que fue un gran paso en mi carrera. Un escalón de crecimiento.
–¿Harías un desnudo total?
–Hace un tiempo hubiera dicho que no, pero hoy… lo pensaría. Si el guión es bueno y la escena vale la pena…
–¿Actriz para siempre, o…?
–Parece que sí. Por suerte tengo representantes que me acercan proyectos muy buenos y me guían. Pero como no tengo necesidad de laburar para vivir, soy libre y puedo decir que no si algo no me gusta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario