Escenario

Daffunchio: "Nada me fue fácil; tuve que ver caer a muchos amigos en la batalla"

Las Pelotas por partida doble: realizarán dos shows, esta noche y mañana en Willie Dixon. Daffunchio habló de los recitales, del nuevo disco y dijo que el grupo "está más fuerte que nunca".

Viernes 15 de Mayo de 2009

Uno de los sellos fuertes del rock de los últimos 20 años fue el clima celebratorio de los shows, el ritual multitudinario y los aires de gran fiesta. Entonces, cuánto más grande es el escenario y cuánta mayor distancia hay entre artista y público, mucho mejor. Las Pelotas, que sabe lo que significa tocar en grandes espacios, vuelve a Rosario con dos recitales, hoy y mañana, en Willie Dixon. "Tocar allí es volver a sentirse cerca de la gente y tener una conexión más íntima con el público", explica Germán Daffunchio, líder de la banda, que habló con LaCapital en un intervalo de la mezcla del próximo disco de Las Pelotas.

—¿Estás cansado de los festivales y los grandes shows?

—Son cosas diferentes. En este momento tenemos ganas de tocar así. Un lugar más grande te exige otro tipo de puesta y es más complicado. En cambio el Dixon te permite un show más íntimo y a nosotros nos gusta también tocar en lugares así. La gente se acostumbró al supershow. Tampoco hoy, por la situación social del país, me parece que no da para hacer shows de estadio.

—En diarios y revistas aparecieron notas que hablan del fin de una era en el rock argentino basadas en que la mayoría de las bandas más convocantes viven distintas situaciones de crisis, desde Los Piojos a Bersuit pasando por Attaque 77, Intoxicados y también Las Pelotas. ¿Cuál tu opinión?

—Creo que el estado de crisis es mundial y excede a la música. Por otro lado, cada banda tiene una historia de vida distinta y es bastante común que en algún momento sus integrantes se saturen, se cansen, se dejen de ver y que después pasen cuatro años y tengan otra vez la necesidad de tocar juntos. Siempre ocurrió eso y no sólo con el rock de acá. También es cierto que a veces algunos periodistas exageran hablando del fin de una generación. ¡Me parece tan relativo ese tipo de pensamiento y tan prensa amarilla! El caso de Pity, de Intoxicados, es patético y casi morboso, porque la misma prensa que hoy dice que Pity está mal y que separó al grupo en los últimos años se la pasó escribiendo loas y cagándose de risa de un tipo que se estaba matando en un escenario. Me tiene sin cuidado ese tipo de análisis; tengo claro que yo voy a dejar de tocar el día que me tengan que cambiar los pañales. Alejarse de la música es para mí algo inconcebible.

—Por la situación social y por esta supuesta crisis que atravesó Las Pelotas incluida la muerte de Alejandro Sokol, ¿significó una merma en la convocatoria de la banda?

—Nuestra situación es distinta y no me incluyo en esa lista de grupos en crisis. Estamos más fuertes que nunca. Todas las cosas, aún las más dolorosas, pueden servir para fortalecer tu espíritu. Nuestra frase cotidiana es que lo único que puede hablar por nosotros es la música. Si hay música es que hay cosas para decir. Por eso estamos trabajando muchísimo, porque amamos lo que hacemos. Personalmente nada me fue fácil: tuve que enterrarlo a Luca (Prodan), tuve que ver partir a Alejandro (Sokol), ver caer a muchos amigos en la batalla y empezar de nuevo. Yo creo en la actitud del guerrero, en levantarte, alzar tu escudo, tu lanza y seguir adelante. Y eso es lo que estamos haciendo. La historia de Alejandro con Las Pelotas sabemos bien cómo fue, pero las historias personales son eso, historias personales. Lo importante es estar en paz y desear que su espíritu también lo esté.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS