Escenario

Cuando nadie se lo esperaba, Charly volvió con un minishow en Luján

Tocó al aire libre en la plazoleta que lleva a la Basílica de Luján. Abrió con "Demoliendo hoteles" y cerró con el Himno Nacional Argentino. En el escenario estuvo el Zorrito Quintiero y lo acompañó la banda que lo secunda desde 2001, los chilenos The Prostitution.

Lunes 30 de Marzo de 2009

Buenos Aires.- Charly García volvió hoy a presentarse con su banda en público tras los incidentes del 9 de junio de 2008 en un hotel de Mendoza, que derivaron en su internación, y brindó un show al aire libre en la plazoleta que lleva a la Basílica de Luján.

García, quien llegó al escenario junto a Ramón Palito Ortega, estuvo acompañado por la banda chilena The Prostitution, con la que toca desde 2001, y en teclados lo secundó Fabián Zorrito Quintiero, ex músico de Soda Stereo y bajista de Los Ratones Paranoicos.

El recital que abrió cerca de las 18 con “Demoliendo hoteles”, el tema que abre “Piano Bar”. El segundo tema, con un García lento en movimientos y vestido con saco oscuro y corbata, ejecutado en el teclado blanco, fue “Promesas sobre el bidet”, para seguir con “No me dejan salir”.

A mitad de la presentación, el músico le llamó la atención a un grupo de seguidores que se avalanzó sobre las vallas y provocó  su desplazamiento. “Tranquilos que nosotros vamos a seguir rockeando”, dijo el intérprete, para dar paso al tramo final del minishow con el clásico “Cerca de la revolución”, “Influencia” y “No voy en tren”.

El encuentro culminó con García interpretando junto a Kiushe Hayashida en guitarra y coros, Tonio Silva Peña en batería, Carlos González en bajo, y Quintiero en teclados y bajo, su particular versión del Himno Nacional.

García, quien está alojado en la quinta de Ortega en esa ciudad, el 22 de enero concretó su primera salida al asistir al recital del cantante inglés Elton John en el estadio de Boca. Tras esa fugaz incursión en La Bombonera, García asistió a la avant premier de la película “Mundo Alas”, de su amigo y colega León Gieco.

Luego presenció la obra “Más respeto que soy tu madre”, que protagoniza Antonio Gasalla, y estuvo en Vélez para ver a Peter Gabriel y en el para asistir al show de los británicos Radiohead.

Charly sigue instalado en la quinta “Mi negrita”, de la familia Ortega, en Luján, en el marco de su proceso de externación, tras ser asistido en la clínica psiquiátrica Avril.

El músico, con varios kilos de más debido al tratamiento para abandonar las adicciones, controlado por el juzgado de María Rosa Bosio, tocó por primera vez desde el incidente provocado el 9 de junio de 2008 en el Hotel Solar de Los Andes de Mendoza, luego de un concierto en esa provincia.

Luego el músico fue internado en la Clínica Cuyo a raíz de las lesiones sufridas, una herida cortante leve al golpear a un colaborador y destruir parte de las instalaciones del hotel. Además, en esa clínica se le diagnosticó y se lo trató por una neumonía.

Recuperado de esa enfermedad pulmonar, el creador de “Say no more” fue trasladado el 12 de junio en un avión sanitario al  hospital Argerich de Capital y se lo ubicó la sala Presidencial de internación.

Tras varios días de tratamiento, García dejó de ser sedado y su respuesta fueron amenazas con el fin de abandonar el hospital, que derivaron en lesiones en su cuerpo e intentos de quitarse la vida.

Eso motivó que autoridades de Argerich denunciarán a García en el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil Nº 92, a cargo de la jueza Bosio, quien ordenó el 14 de junio de ese año la internación del músico en la clínica psiquiátrica Dharma del barrio de Parque Patricios.

Debido a la buena evolución y a pedido de familiares y amigos el juzgado ordenó, tras una evaluación médica, la externación de García a una quinta en Luján propiedad de Ortega.

García volvió a ser internado en el Sanatorio Güemes debido a un agravamiento de la neumonía, de la cual se recuperó, tras lo cual solicitaron a la jueza que dispusiera sobre el músico y la continuidad del tratamiento psiquiátrico.

La jueza Bosio, cuando se inició la causa, recibió a la madre del músico, Carmen Moreno, con el fin de interiorizarla sobre la situación judicial, encuentro del que surgió que la magistrada sometiera a García a un tratamiento contra su adicción a las drogas.

La tutela judicial cesará una vez que los médicos consideren que el músico está recuperado. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario