Escenario

Cuando el horror invade las salas de cine

Las películas de terror argentinas marcan tendencia. ¿Cómo funciona el arte del miedo? Los directores Héctor Molina, Gustavo Postiglione y Ezio Massa develan la incógnita.

Domingo 24 de Diciembre de 2017

El éxito de "It", dirigida por el argentino Andrés Muschietti, fue un boom ya que lideró la taquilla argentina durante gran parte del año y se convirtió en la película de terror más exitosa de la historia del cine mundial, con una recaudación de 500 millones de dólares. Y superó al récord que hace 44 años marcó "El exorcista", el primer filme de terror que alcanzó los 441 millones de dólares.

   En el marco de este éxito, uno de los referentes del cine de terror en Argentina, el porteño Ezio Massa y los directores rosarinos Héctor Molina y Gustavo Postiglione, analizaron el fenómeno con Escenario: los secretos del género, el arte del miedo y la escena a nivel local.

    Massa, quien lleva tres películas de terror editadas y 2 como productor, cuyo último filme fue "5 AM", destacó que en los últimos cinco años hubo un boom del cine de terror, que llevaron más de 30 filmes nacionales de este género a las salas de cine comercial. Incluso en Italia, que fue epicentro del cine de terror, con referentes como Dario Argento, los directores dicen que "en diez años no llegan a hacer la misma cantidad de producciones que en un solo año hacen los realizadores argentinos".

    Sin embargo, asegura Massa, sigue siendo muy difícil conseguir sala en los cines del país, ya que los tanques de Hollywood ocupan esos lugares.

    "Como en un momento lo fue el cine coreano, ahora se habla del boom del cine de género de Argentina", contó Massa. "Andrés Muschietti estuvo en un mono-ambiente en Nueva York durante 4 años después de lanzar su primera película, "Mama", que fue un éxito de taquilla. Y le metió mucha garra hasta que salió "It". Antes de que se estrene le dije que la iba a romper fruto de su esfuerzo y su laburo artesanal", contó Massa sobre su colega y amigo.

   Massa también destacó que "no es irónico que justo el director argentino que triunfa en Hollywood sea justo un director de cine de género, ya que éste fue el que más creció en los últimos años en Argentina".

    Postiglione concuerda con que el éxito del cine de terror en el país es rotundo: "En Buenos Aires se hace todos los años el Festival Rojo Sangre en noviembre, uno de los más importantes del género. Y en el Festival de Mar del Plata también a través de la sección Ventana Sur o la Blood Window en el Festival de Cannes".

   En esta última edición del Rojo Sangre, la gran ganadora fue "Aterrados", un filme de terror psicológico de Demian Rugna, que además tuvo un exitoso paso por el Festival de Cine de Mar del Plata. Pronto se estrenará en los cines comerciales.

Amplitud de género. Todos coinciden en que el género de terror es tan amplio como diverso. Para Molina, hay que entender que el concepto terror es muy amplio, y propuso el ejemplo de "Drácula", de Coppola, que de por sí es una historia romántica, pero en el marco del relato de un conde que vivía en Rumania y empalaba a sus enemigos. Y aclara: "Una cosa es «El exorcista» y «Alien» es otra. Me gusta mucho pensar que películas que son anodinas se ponen en un lugar de terror. Cualquier película que toque el tema de la dictadura o la crueldad, me produce terror".Además, Molina destacó que hay "claves de reconocimiento": "Están las de Dario Argento, que instaló lo que hoy se llama el gore y también las hay las mal llamadas bizarras, que es un neologismo, porque si uno se remite al diccionario significa valiente".  

Postiglione, quien realizó el filme de terror "Tremendo amanecer", estrenado en 2004, aseguró que no vio "It" porque le tiene idea a los payasos. "El género abarca un público muy grande. Y las que realmente me atrapan son las que se abocan a lo sobrenatural, porque trabajan sobre los miedos reales de la gente", indicó.

¿Un género bastardeado? El género de terror siempre ha sido uno de los más maltratados por la "prensa especializada", argumentando que es un género dedicado a un público juvenil con bajas exigencias y fácil de entretener. Sin embargo, existe un reducido conjunto de películas que, caprichos del destino, consiguieron contentar tanto a crítica como a público.

   Para Massa, quien es el productor de "La valija de Benavidez", un thriller psicológico protagonizado por Norma Leandro y Guillermo Pfenning, "en una época se decía que hacer cine de género era casi como hacer cine pornográfico". Añadió que "a la hora de la verdad, la base de cualquier película de cine es que te entretenga y que sea impredecible, y justamente en esto se sostienen los filmes de terror, como un buen truco de magia. No voy al cine a que me arreglen la vida, sino a que me entretengan, y eso puede suceder con «La lista de Schindler» o «Nueve reinas»".

   Molina es rotundo: "Es como en el cine de Hollywood, hay películas buenas y malas. De las 200 que se estrenan en Hollywood por año, siendo generosos, 15 son buenas. Hay excelentes películas y después tenés otras que son una porquería y no es que tenga una postura anticolonialista". Además, dijo que para que un filme sea exitoso se necesitan varios condimentos: "Las películas de terror de Hollywood tienen todas las mismos ingredientes, la chica que corre y se cae, la rubiecita que se salva. En ese sentido, las películas que parodian a las de terror, son bastante inteligentes. Incluso hacen catálogos de los lugares comunes y resultan bien radiografiados".

    "Lo principal es que sea impredecible, como cualquier película. Se necesita la sorpresa y la emoción. El espectador es generoso, no hay que traicionarlo. A veces la clave es contar la historia en el tempo y el latido correctos. Y hay que saber construirlo, tiene que tener un tempo, un latido narrativo. Una película tiene que lograr tenerte del forro del culo todo el tiempo. Quiero cagarme todo cuando vea una película de terror. Hace un tiempo un poeta medio bizarro dijo: «No hay peor horror que el que se vive a plena luz del día». Es fácil cagarte de noche porque la oscuridad trae consigo la posibilidad de la soledad, el desamparo y el acecho. Pero ver cómo maltratan a un pibe a la luz del día es más que terrorífico, es obsceno", concluyó Molina.

   Para Postiglione, que estrenará a fin de año el filme de terror "Perla negra", "se trata de un género popular y debe responder a lo que se quiere ver". Al haber tanta producción de películas de terror, es más fácil encontrar malas. Para el director local, es un género que se consume más en la televisión o en DVD que en las salas comerciales.

¿Cambiaron los miedos? Hay miedos que no son propios de una época, sino inherentes al espíritu humano, como lo sobrenatural, y lo religioso, y hay otros, que sí se basan en contextos históricos, y van cambiando al ritmo de la sociedad. Y los directores de cine de terror están atentos a captarlos y transformarlos en historias espeluznantes. Así como en la época de la guerra fría el terror se centraba en marcianos que invadían la Tierra, representando al comunismo, en la década del 70 fueron un boom los filmes relacionados con la religión como "El exorcista" o "El bebé de Rosemary", más tarde las relaciones con catástrofes naturales como "La tormenta perfecta" o "El día después de mañana", o criaturas maléficas como "Alien", pasando por muñecos demoníacos como "Chucky" o la más reciente "Annabelle". Actualmente, el miedo está más relacionado a lo psicológico, a los miedos más reales del ser humano. La nueva temporada de "American Horror Story", por ejemplo, se centra los miedos que provee la política en la era de Donald Trump, ya que el malo es un "fan conservador".

   Massa dijo que "los miedos cambian constantemente y que los directores están atentos a ello". Para Postiglione, el director de "El asadito", los miedos cambiaron y ahora el público disfruta de otra cosa: "Antes, el terror estaba vinculado a lo que te daba miedo, hoy se amplió tanto, que el público disfruta de otros aspectos, como ver cómo le serruchan la cabeza a alguien".

   ¿Cuál sería el escenario rosarino ideal para una película de terror? "Me pones en un aprieto -se atajó Molina- me tendría que sentar a escribir". "No tenemos una ciudad lúgubre, por eso el terror transcurriría en lugares cotidianos. Lo haría en lugares urbanos, donde todos creen que nada pasa. El terror rosarino estaría en cualquier esquina. Creo que lo vincularía a la mirada infantil, no sé si las víctimas serían niños o sería desde el costado infantil irresuelto", deslizó.

   Para Postiglione "Rosario da para una película de terror tranquilamente". "Si paseas por la ciudad, te podes encontrar con lugares o personas que te den miedo. Puede ser sobre una familia que viva en una de las torres frente al río y de repente se corte la luz, empiecen a escuchar ruidos y no puedan bajar. Y ahí iría por la parte sobrenatural o el psicópata asesino medio Jason". Claramente, a Rosario este personaje le calza perfecto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario