Escenario

"Cuando aplicás el ojo por ojo ya no hay freno para la violencia"

Mañana llega a Rosario “Sicario”, la película que se centra en una operación encubierta de EEUU para atrapar a un capo de la droga. El director y el actor Benicio del Toro hablaron sobre los dilemas morales del filme.  

Miércoles 07 de Octubre de 2015

La violencia diaria que envuelve la frontera entre Estados Unidos y México ha inspirado decenas de películas, pero "Sicario", que se estrena mañana en los cines de Rosario, llega con la voluntad de convertir este oscuro universo en una metáfora sobre cómo es el mundo de hoy. De la mano de la agente del FBI Kate Macer (Emily Blunt), el espectador se adentra en una operación encubierta para atrapar a un capo de la droga en la localidad mexicana de Ciudad Juárez. Pero su ética y sentido de la justicia se ven totalmente confrontados con la manera de trabajar de Matt Graver (Josh Brolin), el líder del operativo que se mueve al margen de las leyes. Junto a él está Alejandro (Benicio del Toro), un ex fiscal colombiano ávido por vengar la muerte de su esposa y de su hija, que actúa como sicario con el beneplácito del ejército estadounidense.

La película ya cosechó excelentes críticas y compitió por la Palma de Oro en el último festival de Cannes. El cineasta canadiense Denis Villeneuve, que se destacó por filmes como "El hombre duplicado" y "La sospecha", buscó en "Sicario" plasmar, ante todo, "el violento contraste" que en su opinión separa a EEUU de México. "Una sociedad protege y la otra sociedad se somete, una es responsable de la violencia que llega a la otra", explicó el director. "Esta frontera dice mucho de nuestro mundo y de lo que puede pasar mañana", señaló. "Sólo hace falta mirar alrededor. Europa está hundida en una crisis por el éxodo masivo de inmigrantes y Occidente está metido en una guerra contra el Estado Islámico", ejemplificó. "La clase política, además, se empeña por simplificar las cosas como vía para solucionar los problemas, y así convierte al mundo en blanco y negro", subrayó.

A través de la sinergia que se da entre los protagonistas de "Sicario", Villeneuve también pone de manifiesto las debilidades de Estados Unidos para gestionar sus propios asuntos. "La película plantea preguntas sobre la forma en que los estadounidenses solucionan sus problemas con la frontera, muchas veces al margen de la ley", comentó. "Si la gente va al cine esperando aprender algo nuevo sobre los cárteles, se llevará una decepción", avisó.

Escenario real. El filme encontró en Ciudad Juárez el mejor escenario para desarrollar la trama, pero al mismo tiempo puso en jaque la integridad del rodaje. Con 1,3 millón de habitantes y fronteriza con Estados Unidos, Ciudad Juárez se convirtió hace algunos años en un campo de batalla entre los cárteles locales y los de Sinaloa, que en sus luchas internas y contra las autoridades dejaron miles de muertos. Aunque los homicidios han descendido desde 2010, la ciudad sigue siendo una de las puertas de acceso de la droga hacia el norte.

En este contexto de inseguridad, el comando liderado por Matt Graver se mueve con total libertad para desmontar una red de narcotraficantes y procesar a los cabecillas ante la justicia estadounidense. La agente Macer encarna "lo correcto", pero se enfrentará a Graver y sobre todo a Alejandro, el mercenario que encarna Benicio del Toro. El puertorriqueño, que en 2001 ganó un Oscar como mejor actor secundario "Traffic", podría quedar nominado una vez más para los premios de la Academia por su brillante actuación en "Sicario".

"Puedo entender a mi mercenario, su frustración, su dolor", dijo Del Toro en una entrevista. "Comprendo a la gente que está a favor de la pena de muerte y no creo que sean malas personas. Quién soy yo para decirles que están equivocados cuando han pasado por el sufrimiento de perder a alguien querido. Sin embargo, estoy en desacuerdo con el ojo por ojo porque cuando lo aplicás ya no hay freno para la violencia. Además, creo en las normas, y acá los protagonistas trabajan por encima de la ley", aclaró.

El personaje de Del Toro es misterioso, oscuro y cerrado. "He conocido a gente que ha vivido tragedias al nivel de mi rol y no se abren en 15 minutos ni en 24 horas para contarte la historia de su vida. Y es cierto que hay algo bíblico en su forma de comportarse y en cómo evoluciona", señaló el actor.

Movimiento desesperado. En algunos pasajes, "Sicario" funciona muy bien como metáfora de la futilidad de la guerra contra las drogas. "En los últimos 30 años, ni la producción de drogas, ni el tráfico ni el consumo han disminuido", aseguró Del Toro. "Los seres humanos aman alienarse y escapar. El problema de todo esto es la violencia, que en ciertas partes de México se ha convertido en un infierno. La película, en concreto, retrata la batalla del buitre de la guerra americana contra las drogas, esto es, un movimiento desesperado, más violento, que no creo que sea la solución", afirmó.

Sobre el flagelo del narcotráfico, la estrella reflexionó: "Mi opinión sobre el problema se resume en una carta que Rubén Blades escribió sobre el pico de violencia en México cuando 43 estudiantes desaparecieron en Iguala. Muy sabiamente decía: «Todavía es un problema del gobierno, pero ha empezado a convertirse en un problema no sólo del pueblo mexicano, sino de todo el mundo». Lo único que me hace sentir esperanzado es que en Colombia este problema sucedía en los ochenta, las cosas estaban muy mal, y han mejorado. Tal vez Colombia es un modelo de una senda a intentar. Y, quizás, también hay una gran discusión pendiente sobre la legalización de ciertas drogas", concluyó.

En busca del primer Oscar

En “Sicario”, Denis Villeneuve volvió a trabajar con Roger Deakins, uno de los directores de fotografía más célebres de Hollywood. Su firma está en películas como “Operación Skyfall” y “No Country For Old Men”, entre muchas otras. “Sicario” podría ser el filme que finalmente arregle una de las grandes injusticias del cine y le dé al director de fotografía de 66 años su primer Oscar. Deakins fue nominado 12 veces y es reconocido como una de las mentes visuales más maravillosas del séptimo arte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS