Escenario

Crónica de un delirio colectivo

Martín Bossi estrenó su nuevo show en el Rosario y brilló con su stand up. actúa hoy a las 21 y 23.30 en el Teatro Broadway.

Sábado 05 de Mayo de 2018

Ecléctico y eléctrico, Martín Bossi estrenó su nuevo espectáculo en Rosario el jueves en el teatro Broadway a sala llena. "Bossi Master Show", que sube a escena hoy, a las 21 y a las 23.30, muestra al cómico en su mejor momento con el stand up como leit motiv de su obra.

El show comenzó con su caballo de batalla más fuerte: los cuadros musicales y el Bossi de siempre imitando a héroes de la música internacional como Mick Jagger, Elvis Presley, Freddie Mercury, Paul McCartney, los Bee Gees, Bob Marley, Steve Wonder, Kiss y Prince.

La banda conformada por más de 6 músicos acompaña al actor desde su anterior versión "The Big Band Show" y se destaca dándole ritmo y dinamismo a las escenas perfectamente escrita y dirigida por Emilio Tamer y Manuel Wirtz.

Hasta acá nada había cambiado del show anterior donde las imitaciones lideraban la puesta. Pero como bien su protagonista lo afirmó en su reciente entrevista con Escenario: "Esta vez soy yo parado frente a todos", la obra tomó otro rumbo. A los 30 minutos del show, Bossi se despojó de los trajes y se puso en su piel para hablar de sus pecados tecnológicos. "El celular es una gran adición", afirmó, y propuso usar el teatro como una gran granja de rehabilitación. Así, se transformó en un pastor evangélico, bajó a la platea para dialogar con su público e hizo propuestas muy lúdicas para interactuar con el auditorio.

Así, desde esta internación colectiva, casi como una parodia de la realidad, Bossi buceó por un universo que ya conocía, el del monólogo, pero totalmente recargado. El actor transita por temas profundos como la injerencia de la tecnología en la vida moderna y el marketing, que manipula la percepción del ser humano para hacerle sentir algo que no necesita. También habla de los recuerdos, la infancia, el tiempo, el sexo y el uso de Tinder, la aplicación de citas 2.0.

Con su destreza se ganó los aplausos del auditorio una y otra vez. La interacción con el público es clave y el actor hace subir a la gente al escenario y monta escenas cinematográficas. Tal fue la casualidad, que Bossi hizo subir al futbolista de Rosario Central, Germán Herrera, para que actúe de villano.

Sobre el final de la puesta llegaron los homenajes y los que están en el cielo bajan a la tierra. Uno de los momentos más emotivos del espectáculo es cuando Bossi recrea junto a Jorge "Carna" Crivelli un encuentro en el cielo, donde interpretan al Negro Olmedo, que sale a caminar por calle Corrientes, junto a Javier Portales. Carna, que se destaca por su particular humor, interpreta a Portales y también a Jorge Porcel.

En la despedida, Bossi se calza los trajes nuevamente y le rinde homenaje a grandes de la cultura musical como Facundo Cabral, Luis Alberto Spinetta y Gustavo Cerati.

Si bien el humorista demostró que puede hacer todo con gran destreza, su rol como monologuista es el más fuerte. Las imitaciones ya deberían ser parte del pasado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario