Escenario

Crítica de "Luca": Los monstruos desconocidos y el monstruo interior

Calificación: Muy buena. Guión: Gal Jesse Andrews, Mike Jones. Dirección: Enrico Casarosa. Género: Animación. Emisión: Disney +.

Viernes 18 de Junio de 2021

Lo primero que surge al ver “Luca” es “Pixar lo hizo de nuevo”. Porque es otro golazo de la firma que no para de sumar éxitos. Pero esta historia - disponible desde este viernes en Disney + - tiene varios condimentos que le dan un punto a favor, no sólo desde la ambientación geográfica en plena Riviera italiana, sino también por el guiño a los amantes del cine. El director Enrico Casarosa, que integró el equipo creativo de “Ratatouille” y “Up: Una película de altura”, pasó gran parte de su niñez en los bellos paisajes de Cinque Terre y quiso mostrar ese lugar y esa respiración. Y vaya si lo logró. Pero también apuntó a que la animación sea disfrutable para los mayores de 50 o 60 años, que se sorprenderán al ver afiches de grandes clásicos del cine italiano de los años 50 como “La Strada” y “La princesa que quería vivir”. Hay una línea sensible que atraviesa toda la historia de “Luca”, en un relato que intenta visibilizar los procesos de transformación y búsqueda en tiempos de la infancia y preadolescencia. Luca es un pequeño monstruo acuático, que tiene una vida familiar supuestamente parecida a la que viven los humanos, pero, claro, sin demasiadas aventuras por descubrir. Sus padres no quieren que salga a la superficie y él no sabe a qué se debe esa prohibición. Hasta que un día se da cuenta que cuando sale del agua se convierte en un niño de carne y hueso, pero con una particularidad: cuando se pone en contacto con el agua, no sólo del Mediterráneo sino incluso con la lluvia, se vuelve a convertir en un animal acuático. Esa cualidad de ser diferente fue la que utilizó el director como disparador de toda la trama. Primero le puso la cuota necesaria de humor y después se lanzó a mostrar de qué manera se intenta ofender y aniquilar al que se muestra distinto, solamente porque su apariencia es desconocida o extraña.

77678342.jpeg

Luca conocerá a Alberto , quien también es un monstruo acuático pero ya vive hace tiempo en la tierra, y luego ambos se asociarán a Giulia, una niña italiana que busca formar un equipo para participar y ganar en una competencia típica de pueblo. Allí aparecerá el villano, que nunca falta en estas aventuras, y también el juego de roles derivado de la paternidad y los vínculos familiares, en un arco que aflorará la sobreprotección, los temores a que los hijos se alejen del nido y también la solidaridad, la complicidad y el amor atravesándolo todo. Como toda producción de Pixar siempre habrá un momento en que la lágrima se asoma, pero el componente emotivo caerá en el momento indicado, sin subrayados ni golpes bajos, en otra sutileza del realizador italiano. “Luca” sintoniza con el signo de estos tiempos, por más diversidad e inclusión. Para querer a los monstruos desconocidos y aprender a convivir con el monstruo interno.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario