Escenario

Crítica de los estrenos que renovaron la cartelera

Comentarios de "Las horas más oscuras"; "Pantera negra" y "El sacrificio del ciervo sagrado",

Domingo 18 de Febrero de 2018

"Las horas más oscuras", el hombre que dijo "no"

Calificación: ****. Intérpretes: Gary Oldman, Lily James, Kristin Scott Thomas y Ben Mendelsohn. Dirección: Joe Wright. Género: biográfica. Salas: Del Centro, Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

Para entender la lógica de Winston Churchill hay que situarse en un contexto crucial: la Segunda Guerra Mundial en el que Adolf Hitler iba camino a apoderarse de Europa y las potencias mundiales caían como moscas ante el nazismo. Bélgica se rinde, Holanda también, Francia está a punto de claudicar y el gobierno británico decide expulsar a su primer ministro y sustituirlo por otro, tozudo, que no goza de la simpatía de sus colegas partidarios ni los de la oposición. Ese hombre huraño y con un sentido del humor increíble es Churchill, que se encuentra en un cargo que es el sueño de su vida, pero a priori sus cartas están marcadas y tiene todo para perder.

   Joe Wright, el sutil realizador de "Orgullo y prejuicio" la tenía difícil, porque debía llevar adelante una trama con mucho texto, muy poca acción y ser fiel a la letra de la historia. Pero tuvo la suerte de contar con Gary Oldman, con una composición que de no ganar el Oscar al mejor actor habría que hacer un piquete en el ex teatro Kodak. "Las horas más oscuras" es un canto a la resistencia, a pelear por la dignidad hasta que el cuerpo aguante, a ese lema que sostiene que mientras la pelota está en juego el partido nunca se pierde. Y es un homenaje a tres palabras que dijo Churchill en el Parlamento el 13 de mayo de 1940, que aún hoy tienen vigencia para mil batallas humanas, más allá de la guerra: "Sangre, sudor y lágrimas".

Por Pedro Squillaci


"Pantera negra", un héroe actualizado

Calificación: ****. Intérpretes: Chadwick Boseman, Michael B. Jordan, Lupita Nyong'o, Forest Whitaker y Martin Freeman. Dirección: Ryan Coogler. Género: Aventuras. Salas: Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

A mediados de los 60, la misma época en la que el movimiento Panteras Negras empezaba a preocupar al gobierno de Nixon, Stan Lee y Jack Kirby lanzaron a Pantera Negra, el primer héroe de origen africano de la historia de Marvel Comics. Era cuestión de tiempo que una de las tramas más arriesgadas de Marvel llegara al cine. Y pasa en un momento clave, cuando Hollywood sigue reclamando una mayor racial y de género. “Pantera Negra” cumple con ambas premisas y suma otras capas de lectura. La 18ª película del Universo Marvel retoma al personaje que debutó en 2016 en “Capitán América: Guerra Civil”. Y ahora, como protagonista de su propio filme, se explica la verdad sobre su país, Wakanda, un estado africano que vive aislado del mundo.

   Los medios se refieren a Wakanda como un país pobre del Tercer Mundo. Pero no lo es y nadie lo sabe, y el objetivo es que las cosas sigan así. Su riqueza y su secreto es un mineral llamado vibranium que les permitió desarrollar una tecnología inimaginable. El filme comienza con la asunción del príncipe T’Challa tras la muerte del rey de Wakanda. Pero el poder no es fácil y las circunstancias harán que se replantee el hermetismo en el que vive Wakanda. Con un elenco de actores negros encabezado por Chadwick Boseman, Michael B. Jordan y Lupita Nyong’o y sólo un par de intérpretes blancos en roles secundarios, el filme no sólo reivindica los reclamos agrupados en el hashtag #OscarsSoWhite que irrumpió en 2015, sino que suma a los relacionados con los roles femeninos ya que ahora las mujeres son centrales en la trama, al tiempo que esboza ideas sobre dramas tan actuales como el de los refugiados o sugiere otras tan antiguas como el colonialismo.

Por Rodolfo Bella

“El sacrificio del ciervo sagrado”, una familia de temer
Calificación: ****. Intérpretes: Collin Farren, Nicole Kidman, Raffey Cassidy, Barry Keoghan, Sunny Suljic). Dirección: Yorgos Lanthimos. Género: drama. Salas: Monumental,Hoyt y Village.
En su afán de crítica y burla cínica a la alta burguesía y, porque no, de su visión repulsiva del género humano en general, el griego Lanthimos redondea en “El sacrificio…” un drama de horror difícil de tragar, y si su meta era hacernos enfrentar a nuestros propios demonios el final de la película encontrará a la mayoría de los espectadores al borde del hastío o del ataque de risa. El filme transcurre en una ciudad estadounidense y se focaliza en una pareja de médicos prestigiosos y sus dos hijos, de 14 y 12 años. Steven es un cirujano cardíaco, está casado con Anna, que es oculista. Desde hace algún tiempo, él tiene un vínculo secreto con un misterioso adolescente llamado Martin. Cuando el hombre decide invitarlo a su casa y presentarlo a su familia, arrancan los problemas por motivos que desconocemos pero que pronto descubriremos. Hasta ahí todo bien, pero la película ingresa a una etapa de actos terribles provocados por un pasado horrendo, pero el registro negrísimo de crueldad no se condice con la realidad sino que se impregna de un tono absurdo que sólo funciona en el terreno de lo metafórico. Sólo pensando al filme como una “metáfora” de la venganza bíblica y la culpa cristiana podremos evitar la sarcástica risa. O bien entenderlo a Lanthimos como al cineasta que está haciendo sus primeras arnas para seguir el paso de Stanley Kubrick.
Por José Cavazza

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario