Escenario

Cristian Castro hizo "llover estrellas" en Rosario

El cantante mexicano sedujo durante dos horas a casi 2 mil personas en el City Center. Haciendo gala de una voz impecable y una banda que acompañó con precisión, Cristian dejó claro que su feeling con las rosarinas está en su mejor momento.

Sábado 21 de Abril de 2012

Cristian Castro entregó anoche una velada romántica a sus seguidoras rosarinas que nuevamente coparon el salón de CityCenter. Simpático, histriónico y seductor enamoró a sus fans, las que corearon y bailaron todos los temas. 

El mexicano cantó dos horas. Disfrutó y recorrió de punta a punta el escenario en el que se desenvuelve con naturalidad, un espacio en el que seduce y contagia pasión, tanto a sus chicas, como a sus madres y abuelas.

Castro sabe cómo generar el clima ideal. Recorre todos los tonos con su voz y cuando lo desea busca esas armonías que le permiten, sin estridencias, captar al auditorio en una intimidad cómplice.

Su banda, a la que presentó como "los muchachos de U.S.A", integrada por músicos de Estados Unidos, acompañó con precisión y energía. Lo mismo que las exhuberantes chicas del coro y las dos bailarinas —que se presentan en algunos temas— y arremeten con sus danzas sensuales.

Arrancó bien arriba con “No podrás”, enfundado en un saco blanco con camisa lila y pantalón azul, para luego enganchar el primer medley en el que incluyó “Nunca voy a olvidarte”, “ Para ti”, “Por amor a ti” y “ Agua nueva”. Terminó esa primera tanda rodeado de las dos esculturales bailarinas, cantando la ya célebre “Lloviendo estrellas”.

Después se desató con un look onda marinero que coronó con una vincha rayada roja y blanca. Cristian les reclamó a sus fans que no estuvieran ataviadas con “bandanas” (como le dice a las vinchas) pero las mujeres que colmaron el salón de CityCenter definitivamente estaban demasiado producidas para la ocasión, tal vez, con el íntimo deseo de que surja la oportunidad de conquistar al artista. Todos juntos entonaron “Vuelveme a querer” y la química fue total.

La fiesta se armó con “Cuando me miras así”, “Amor”, “Una canción para ti” y "La despechada". También brilló con “No me casaré” acompañado del grupo de rosarinos "Mariachi Rey", que el público identificó enseguida. Los encendidos aplausos celebraron el encuentro.

El momento más íntimo llegó con un nuevo cambio de ropa, Cristian apareció de impecable traje negro con galera, moño y hasta faja. Fue entonces cuando las pequeñísimas bombachas de todos colores que le arrojaron las más osadas rociaron el escenario. El hijo de Verónica Castro no dudó en imaginar juegos sexuales y una vez más decirle a las rosarinas cuanto las quería.

“La nave del olvido” trajo una nueva intimidad y más romanticismo. Allí aparecieron la infaltable “Amor, Amor” (un himno de El Príncipe de la Canción José José), “Gavilán”, “ Si me dejas ahora”, “Lo que no fue no será” y “Lo pasado, pasado”. El mexicano dedicó a todos los nostálgicos de la noche su canción “El triste” y luego, para quienes estaban felices, “Buenos días amor”.

Excéntrico y con el ego por las nubes (un detalle que compensa con la simpatía propia de un gran artista), Cristian deslumbró con un nuevo cambio de vestuario. Para el tramo final del show que se extendió hasta que el público quiso, el muchacho de 37 años eligió un saco rosa de tercipelo con una camisa blanca de seda adornado con flores al tono y pantalón blanco. Su look despertó fantasías. Fue en ese momento, con “La llave de tu corazón”, el tema que se impuso a pesar de acompañar a la malograda novela “Lobo”, que volvió a subir la temperatura. 

A partir de ahí, se inició un tiempo de conexión con las mujeres que dominaron la escena y fueron eligiendo los temas siguientes: “Después de ti”, “Lo mejor de mí”, “Por amarte así”, “Ángel”, “Yo quería”, “No hace falta”, “Mañana, mañana”.

Y se vino el final con la alocada “Es mejor así”, “Lo voy a intentar” y por supuesto “Azul”.

Cristian Castro dejó a Rosario con ganas de más. Hizo "Llover estrellas" y dejó a todas contentas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario