Escenario

Cómo renovar un clásico y no morir en el intento

En Amigos del arte se monta "Romeo y Julieta: historia de tres amores", dirigida por Julio Chianetta.

Domingo 01 de Abril de 2018

Un juglar canta una historia de amor y de odio, de romance y venganza, de vida y muerte. Se refiere dos familias que se rechazan mutuamente y a la tragedia que caerá sobre ellas cuando sus hijos se entreguen a la pasión. Se trata de un relato archiconocido del escritor inglés William Shakespeare al que, para presentarlo en sociedad, hubo que adaptarlo. Y no solamente eso: sino convertirlo en una obra teatral y musical. Asumiendo ese riesgo como tal, el director Julio Chianetta montó "Romeo y Julieta: historia de tres amores" que se presenta desde el 03 de marzo en la sala Amigos del Arte (3 de Febrero 755) y que se podrá ver en abril y mayo.

   La propuesta, de difícil implementación debido a los cruces musicales y un trabajo de exhibición en diferentes planos, tuvo una puesta a punto con funciones en las ciudades de Concordia y Concepción del Uruguay (Entre Ríos) para luego sí mostrarla en Rosario.

Gran adaptación. La obra se asienta sobre un estupendo trabajo de adaptación del libro publicado en 1597. Y con las premisas de condensar la historia en ocho de la treintena de personajes que tiene la original y de acercar a Shakespeare a un lenguaje más actual, se dedicaron a dicha adecuación Inés Garrigos y José María Britos, ambos expertos en Letras y docentes de la ciudad cordobesa de Marcos Juárez.

   De aquella localidad es también un muy cuidado vestuario, diseñado y realizado por Beatriz Miguel, que remite al fasto de la época en las familias poderosas de ese y otros ricos burgos de la península itálica.

La puesta está complementada con una pantalla gigante que en principio muestra los edificios del lugar —un dibujo de actriz protagonista, también artista plástica—, y donde luego ruedan escenas complementarias.

Ese recurso multimedia forma parte de una estrategia de captación de la atención de la platea, promovida por el director, a través de la cual se van superponiendo los eventos, generando un efecto de expectación múltiple y continua, en la que además se utiliza el proscenio y la sala en general para la representación.

Además, esta "Romeo y Julieta" tiene música original compuestas por Marcos Comba y Rodolfo Ferrando, y letras del mismo Britos que hizo la adaptación.

Reinvención. Más allá del tono formal de la obra y la tragedia en ciernes, son Natalia Rateni y Marcos Franchie, en los roles de Ama y Mercuccio, a quienes les toca descomprimir la tensa trama con humor y simpatía aunque no con menos solidez. En ese mismo registro compone su papel de Fray Lorenzo el también director de la obra, sumándole a veces distensión y en otras el dramatismo que el relato requiere.

Y si bien todos los intérpretes se lucen como cantantes, sobresale por la presencia de su voz Dardo Varela como el príncipe de Verona y a la vez el narrador de la historia. Acompañan Marcos Vidallé como Benvolio y Flavio Esteban como el cascarrabias y violento Teobaldo, quien al enfrentar a los Montesco con el corazón roto por el amor imposible de su prima, desata la fatalidad.

   Por su parte, los protagonistas llevan el peso de la historia y de las infinitas versiones sobre la conocidísima batalla de familias. Ludmila Almoualem es una Julieta dulce y ajustada a su personaje, mientras que Hernán Olazagoitía lo encara con rudeza y ternura. Ambos se encuentran en escena pero también en las buenas performances vocales.

   Con todo, "Romeo y Julieta: historia de tres amores" se transforma en una interesante manera de revitalizar un clásico, reinventándolo, actualizándolo y acercándolo a los nuevos publicos a través de un gran trabajo de adaptación, con música y buenas interpretaciones. Sin dudas, Sir William aprobaría.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario