Escenario

"Como el personaje de esta obra, yo también nací para ser feliz y lo logro"

Claudia Lapacó dijo que "Tres viejas plumas" reafirma la poderosa influencia de los afectos La obra con la cual volvió al teatro es una comedia dramática estrenada en el Maipo porteño

Sábado 24 de Enero de 2009

Claudia Lapacó es la protagonista de "Tres viejas plumas", de Claudia Piñeiro, una comedia dramática que apela a los sentimientos al mostrar la presencia intangible de una madre muerta que desde el más allá sigue luchando por ayudar a la integración de su familia.

La pieza, que se estrenó en el teatro Maipo de Buenos Aires, cuenta con la dirección de Marcelo Moncaz y la actuación de Julio López como el padre y Adrián Navarro y Marcos Montes como los hijos de la protagonista.

"Mi personaje está muerto —comentó Lapacó— pero es una presencia tan fuerte que quizá tiene más peso que si estuviese viva". La condición del personaje hace que la actriz se aleje del realismo llano para interpretar pequeños monólogos que no son escuchados por los otros personajes pero sí por el público.

Lapacó es dueña de una sólida formación que le permitió brillar en la comedia musical y también protagonizar teatro de texto de la estatura de "Las corpiñeras", "Las tres hermanas" y "Doña Rosita la soltera".

"Casi toda la obra me toca escucharlos y mirarlos —reveló— y estoy muy orgullosa de mis compañeros porque todos están tan bien que es un placer para mí. Yo vengo de hacer papeles de protagonistas totales hablando hasta por los codos y me hace muy bien estar desde otro lugar".

Con referencia a las exigencias actorales que le impone su rol, Lapacó comentó que hay pequeños momentos en que vuelve a su juventud y le da la oportunidad de ser un poco más vital, pero en el resto de la obra no puede hacer gestos cotidianos como arreglarse el pelo o tocarse la cara. "Pero es tal la emoción —reconoció— que me cuesta controlarme y eso no debe pasar. Mis monólogos en cierta forma son como una forma de pensar en voz alta".

A la hora de definir su personaje Lapacó señaló: "Es una mujer que supo ser feliz con poco —sostuvo—, construyó una vida hermosa y por eso ayudó a sus hijos a pesar que la perdieron cuando eran chicos y cada uno tiene su vi da y siguen adelante sin ser resentidos ni amargos".

En esencia es una comedia dramática con escenas en que la gente se ríe muchísimo y otras en que el público llora porque toca el sentimiento. Finalmente Lapacó sostuvo que "no es una madre que ha tenido la felicidad total pero sin embargo la ha encontrado. Yo creo que uno decide si va a ser feliz o no en la vida. Me encantó la visión de la obra porque yo también nací para ser feliz y lo logro".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS