Escenario

Coki Debernardi se presenta esta noche con la ciudad como musa cotidiana

“Viva Rosario!” es el nombre del nuevo y primer DVD en vivo de Coki Debernardi & The Killer Burritos, que presenta hoy, a las 21, en McNamara (Tucumán 1016), en el segundo show de la semana.

Viernes 21 de Diciembre de 2012

Con los pies en el charco cerca del carrito del Monumento, sentado en la platea de su querido Rosario Central o paseando en la peatonal Córdoba con su hija de la mano, Coki es él y su circunstancia, como tantos otros. Pero su dimensión como artista está a pleno cuando pisa un escenario. Y lo bien que le hace al rock de la ciudad.

“Viva Rosario!” es el nombre del nuevo y primer DVD en vivo de Coki Debernardi & The Killer Burritos, que presenta hoy, a las 21, en McNamara (Tucumán 1016), en el segundo show de la semana. “No es un eslogan político ni mucho menos, es una expresión de deseo”, dijo Coki sobre el título del DVD, que saldrá solo y también en la versión DVD+CD.

De lentes oscuros, sombrero y saco rocker, Coki se presta al diálogo con Escenario mientras apura un tostado mixto con manteca y una Coca Cola en un bar céntrico. El bullicio se apodera del lugar que suele ser silencioso y a él no le molesta en absoluto. “Ni me había dado cuenta del ruido”, asegura. Orgulloso de ser parte de una ciudad donde conviven músicos de estéticas variadas, Coki se autodefine como un tipo que no tiene paciencia, pero sí constancia y perseverancia para llegar a dónde quiere con sus canciones. Basta verlo y escuchar “Viva Rosario!” para darse cuenta que logró su objetivo, aunque asegura que no se cree nada y que rinde examen todos los días con la música.

—¿Por qué le pusiste “Viva Rosario!” a tu primer DVD?

—No tiene que ver con un eslogan sobre la ciudad, sino que es una expresión que se usa mucho. Muchas ciudades tienen el «viva» adelante, es una especie de guiño al «Viva Las Vegas» de Elvis. Está hecho un poco en broma y es también un resumen de los temas que están en el DVD, porque es una especie de recopilación de canciones que tienen mucho que ver con espacios y gente de la ciudad. Por eso se me ocurrió ponerle «Viva Rosario!» como una expresión de deseo, y como que la ciudad también es de todos, es nuestra, no tiene que ver con un eslogan político, es una expresión de deseo.

—En “Rosario de pasiones” decís que Rosario es casi un tango.

—Es viejísima esa canción, es de Punto G, rescatamos ponerla ahí, y habla incluso de La Liga de la Decencia, dice “La LDLD entra a palos a tu casa” y nos quedaba bien para ponerlo en el disco, nos gustó.

—¿Tenés algo pasional con la ciudad?

—Me gusta la ciudad, no digo que me gusta como está ni nada, siempre me gusta la ciudad, me gustan los barrios, la idiosincracia, hay gente y cosas que no están bien, como en todos lados, pero me gusta.

—¿Sentís que la gente te dio un lugar y te respeta como artista?

—Sí, yo sigo rindiendo examen todas la veces que me subo a un escenario, trato de hacer lo mejor cada vez que toco y no me creo nada de lo que haya hecho hasta ahora. Y además me gusta poder seguir haciendo esto en este lugar, de una manera independiente también, y noble, ¿no?

—Con una mano tomás la guitarra y con la otra a tu hija. ¿Es fácil ser padre y músico en esta ciudad?

—La mayoría de la gente que hace música es padre, como la mayoría de los médicos, abogados y los que trabajan en almacenes, no hay mucha diferencia entre tocar y hacer otra labor para la función de ser padre. Supongo que no soy ni mejor ni peor que cualquiera que está en otra profesión. A ella supongo que le divertirá mucho más tener un papá payaso que un papá médico, aunque no sé económicamente.

—¿Es difícil remarla como artista todos los días?

—Es difícil, pero no es una cosa que uno tiene o no tiene, vos podés elegir ser músico, pero cuando uno se da cuenta que tiene la facilidad para hacer algunas canciones no lo está eligiendo como un medio de vida. Uno lo va haciendo y si es un medio de vida mejor.

—¿Hoy la música es tu medio de vida o tenés otra actividad, como la docencia, por ejemplo?

—No, no tengo otra cosas, no podría ser docente, no, no, no, no podría enseñarle nada a nadie, no creo que sea mi lugar en el mundo la docencia, no sé, no sabría cómo explicarle cómo se hace una cosa a alguien, es una cosa tan mágica la música para mí.

—Al ver y oír este DVD queda muy claro que tenés un sello a través de tus canciones, algo muy difícil de lograr.

—Sí, claro, el DVD es como que te agarra la tormenta en un bosque oscuro, es una tormenta eléctrica y de luces, van apareciendo rostros, no tiene nada que ver con un DVD tradicional, es poco comercial visualmente, y por momentos te agobia porque es demasiada información de música, energía y electricidad, por momentos a mí me asusta.

—¿Por qué te pasa eso?

—Es que a la mitad lo tengo que parar y descansar un rato de verlo, pero está buenísimo, porque no tiene sobregrabaciones ni nada, he capturado una noche de energía eléctrica importante, y no sucede muchas veces. Tiene la energía que queríamos que tenga, es la primera vez que tengo un DVD y un disco en vivo, no creía mucho en los discos en vivo, pero estoy muy orgulloso, no creía que se podría lograr la esencia de un concierto, tenía la duda.

—¿Te sentís integrante de cierta tradición musical de la ciudad, con una estética propia en sus canciones?

—Yo no sé, me siento muy contento de pertenecer a un lugar musical donde conviven Planeta X, el sello Soy Mutante, punkies, rockeros, los que vienen del funk, gente que hace los ciclos de poesía como Ciclotimia, de gente que hace buenas cosas en música electrónica, me siento contento de pertenecer a esa comunidad de músicos, con gente que hace música para el futuro, no que hace música para atrás.

—¿Hay nuevas generaciones en Rosario que siguen tu estilo?

—Ojalá que no sigan nunca, se van a aburrir, no sé, no lo podría decir yo, me costaría mucho decirlo.

—¿Cuando ves bandas nuevas de la ciudad te llega su frescura o las entís muy verdes?

—Está bueno estar verde, es el mejor estado que puede tener un músico o un artista. Yo veo que los chicos que empiezan ahora tienen mucho entusiasmo y ganas, y esto es para largo, es para toda la vida. Cuando abrazás la música no la abrazás para una temporada para ver si la pegás o no, si la abrazás para siempre también tenés que tener para siempre el objetivo para que te sea más amable todo el camino.

—Y armarse de paciencia para...

—(interrumpe), yo no tengo ninguna paciencia, para nada.

—Bueno, pero sos consecuente con tu música.

—Pero no tengo paciencia, paciencia no, será otra cosa, ¿ves, yo dejo los cigarrillos por la mitad, los sándwiches por la mitad, ves? (muestra dos tostados sin terminar) No tengo paciencia para grabar un disco, para mezclarlo, no tengo paciencia (sonríe). Lo que sí tengo es mucha constancia y perseverancia para construir lo que quiero y lo que tengo en la cabeza, para ver adónde quiero llegar con la música, con las canciones y los sonidos. Ahí sí tengo constancia, pero paciencia no.

Los clásicos que invitan a cantar

  “Viva Rosario!” tiene una selección de lo mejorcito de la carrera de Coki,  incluso de su etapa con Punto G. Acompañado por los eternos Killer Burritos, se destacan “Joselito”, “Un millón de dólares”, “Linyera”, “El perfume”, “Baila”, “La moneda” y “Perdida”. Bonzo Morelli y Gonzalo Aloras tocan como invitados. El DVD fue grabado en McNamara.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS