Escenario

Coco Sily presenta en El Círculo "La cátedra del macho 2"

El actor es el ideólogo y alma mater de este espectáculo en defensa del marco argentino. Dijo que está “aburrido” de explicar que no está en contra de la comunidad gay.

Sábado 26 de Abril de 2014

Macho no se hace, se nace. Esto se desprende del espectáculo “La Cátedra del Macho 2”, que ya apunta a convertirse en una saga de película, aunque por cuestiones lógicas, más cerca de “Rocky” y “Rambo” que de “El hombre araña”.

   Coco Sily es el ideólogo y alma mater de este espectáculo en defensa del macho argentino y en contra de “los metrosexuales y los modernos”, cuya secuela debuta hoy, a las 21.30, en el teatro El Círculo (Laprida y Mendoza).

   Crucificado, Coco arranca el show sobre una voz en off, en la cual Dios se manifiesta hacia la especie humana y reza, irónicamente, como debe ser: “La putez organizada, con su brazo armado, los metrosexuales y los modernos, capturaron a mi hijo y lo crucificaron. Y él, en un acto de amor supremo desde esa cruz, pide cada día una nueva oportunidad para salvar a su especie de la extinción. Y yo, la verdad, no sé qué hacer”.

   En diálogo con Escenario, Sily dijo que no se cansará de explicar que no tiene nada en contra de la comunidad gay, que su lucha es contra los “comesushi” y hasta adelanta de qué se trata el espectáculo que estrenará a fin de año en el que, otra vez, se escuchará la voz de Dios. “Hay miles de homosexuales que pertenecen a la Cátedra del Macho porque tienen códigos y porque no son modernos”`, disparó sin titubear.

   —¿Después de cuatro años con “La Cátedra del Macho” y más de 150.000 espectadores que te vieron, qué más se puede decir que no se haya dicho ya en la segunda parte de este espectáculo?

   —Esto es un espectáculo y no es una conferencia sobre un tema en particular, es un espectáculo que tiene humor, que va variando y creo que es inagotable en virtud del recurso humorístico que se le pueda poner.

   —¿La modernidad es un punto de inflexión de este nuevo espectáculo?

   —La modernidad es el punto constante, es el enemigo de los machos, humorísticamente hablando. Cuando hablo de putez, de amariconamiento, estoy hablando de la modernidad, del metrosexual, y de toda esta nueva manera de ver la vida, que tiene una cosa muy edulcorada. Lo que hacemos nosotros es resistir a este tipo de cosas.

   —¿No te cansa tener que explicar una y mil veces que no hay ninguna cuestión peyorativa con la comunidad gay cuando decís “aputasado”?

   —Sí, yo estoy aburrido de explicar, sobre todo porque lo explico a los que no se los tengo que explicar. Porque no he tenido nunca ningún problema con ningún integrante de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA). Es más, pertenezco emocional y afectivamente a un grupo que se llama Los Osos, que integra la comunidad homosexual, con quienes hice 120 notas a lo largo de los últimos 6 años, me he ido a comer, he salido, he ido a bailar, milité en la unión civil acompañando al CHA desde el principio de esta movida...

   —O sea que encima diste sobradas muestras de tu posición.

   —Claro, pero siempre hay un gil que con tal de armar un poco de revuelo habla demás. Y bueno, si yo me tengo que tomar ese trabajo me lo tomaré. Siempre digo lo mismo: Cuando yo digo la palabra puto, que la digo mucho en el espectáculo porque es una palabra de alto contenido humorístico, la digo sin ningún tipo de connotación sexual, hablo de la modernidad del depilado, del “comesushi”, del que no tiene códigos, pero no de una elección sexual. Y lo he dicho cien millones de veces, y hay miles de homosexuales que pertenecen a la Cátedra del Macho porque tienen códigos y porque no son modernos.

   —¿No te parece que hay una tendencia mediática a criticar determinadas expresiones públicas y tildarlas de reaccionarias o de apología de esto o aquello, generalmente fuera de contexto?

   —Pero porque en este momento, sobre todo a la televisión, le está garpando mucho la confrontación y hay que buscar temáticas que sirvan para confrontar, entonces se generan estas dicotomías que no tienen mucho sentido.

   —¿Te sentís cómodo con este formato en teatro que, de seguir así, vas camino a hacer algo similar a lo que llegó a generar Enrique Pinti con “Salsa Criolla”?

   —Me siento muy cómodo, pero me ponés la vara muy alta. Enrique es el padre de los monologuistas teatrales y ojalá me pase lo que le pasó a él con “Salsa Criolla”. Bueno, yo voy caminando por ese lado, he tenido mucha suerte con mi primer espectáculo, que llegue a casi doscientos mil espectadores, y éste arranco mejor que el primero, de una manera espectacular. Vamos caminando, adónde llegaremos sólo Dios lo sabe, ojalá que podamos seguir caminando.

   —¿Qué diferencias ves entre el monologuista y el que hace stand up. Creés que los “standaperos” les quitaron trabajo a ustedes?

   —No, no me parece que le saquen trabajo a nadie, no estoy en contra del stand up, pero a mí no me hacen reír. Tienen un tono muy monocorde, la verdad es que no es un estilo de humor que a mí me gusta, salvo honrosas excepciones, pero es porque el talento de los tipos excede el rubro, aunque son muy pocos los casos. Yo veo que normalmente el stand up está poblado de gente que escribe dos cositas, que tuvo un problema al desayunar y con eso hacen un monólogo. La verdad que no es gracioso.

   —¿Después de “La Cátedra del Macho 2” hay otro proyecto en las gateras?

   —Estoy escribiendo un espectáculo nuevo que me tiene súper entusiasmado, y que va a funcionar en paralelo a éste. No tiene que ver con “La Cátedra del Macho 2”, pero sí es un monólogo, y sí es un unipersonal que contará con la presencia de Dios. Y no te puedo contar mucho más porque tiene un efecto sorpresa para el público, que no puedo revelarlo porque cago la sorpresa, pero Dios estará en el escenario con un efecto que estamos comprando en Estados Unidos, y será un diálogo en el cual lo tengo que convencer a El que me deje pasar al Paraíso. Y para eso lo voy a tener que hacer divertir. No tengo el nombre, sino te lo diría encantado, la idea es que se estrene en septiembre, de una manera íntima. Si no se puede pasará para el año que viene, porque es un trabajo que lo estoy haciendo con un equipo y lo queremos cuidar mucho. Además, “La Cátedra del Macho 2” está funcionando muy bien, así que no tenemos ningún apuro.

   —¿Qué es el humor en tu vida?

   —La energía vital, la nafta del auto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario