Escenario

Ciro, Skay y Las Pastillas brillaron en un festival con música de alto vuelo

Las Pelotas y Credence Clearwater Revisited, también fueron figuras. Y se destacó la variedad y calidad en propuestas menos conocidas.

Lunes 12 de Febrero de 2018

Siempre es bueno volver a Cosquín Rock. Las rutas cordobesas encierran un misterioso sentido de pertenencia de miles de espíritus jóvenes que año tras año invaden los caminos que conducen hacia el aeródromo en Santa María de Punilla, donde se realiza el festival de rock con más años de permanencia en la historia.

En esta decimoctava edición, la cantidad de bandas participantes es la misma que el año anterior, pero conjugada en dos días y no en tres como se acostumbraba. Por consiguiente, ya desde Carlos Paz, se puede vislumbrar el desfile de personas ansiosas por llegar al comienzo de la intensa jornada.

Esta modalidad de condensar muchos conciertos en dos días, desnudó otra particularidad atípica; bandas de renombre y mucha historia, se presentan en horarios poco habituales para su cartel.

De este modo, a las 18:30 Las Pelotas -la única banda que se presentó en todas las ediciones- subió a escena en el escenario principal ofreciendo un soberbio concierto que se extendió por casi dos horas y tuvo su punto de ebullición con canciones como "Ya no estás" y sobre todo "Capitán América".

Pero también tuvieron lugar perlitas escondidas en la extensa discografía como "El ñandú", "No me acompañes" o "Tormenta en Júpiter", no tan habituales en un listado convencional.

Pero de eso se tratan las presentaciones de Las Pelotas: tienen temas de sobra para armar un set repleto de hits al palo, sin embargo, optan por un puñado de canciones que los representen en la actualidad, y en el balance final, eso termina redondeando un concierto ideal. Raly Barrionuevo fue invitado a cantar "Esperando el milagro" en el cierre, de alguna manera uniendo los dos festivales más famosos de Cosquín.

Apenas unos minutos después, en el mismo tablado subía Ciro junto a Los Persas, para desplegar toda la impertinencia, arrogancia y liderazgo que un rockero puede tener sobre el escenario.

Acá sí hubo una catarata de hits, incluidas canciones características de Los Piojos, su ex banda: "Taxi Boy", "Luz de marfil", "Como Alí", "Tan sólo" y un combinado entre "El farolito", "El balneario de los doctores crotos" y "Muévelo" fueron de las más celebradas por un público que cada vez más prolonga la pasión piojosa en la carrera solista de Ciro.

Durante el recorrido de las diez hectáreas que tiene el predio, los espacios Quilmes Garage y Universo Geiser están invadidas por el público ávido de novedades y gustoso de músicas que no son las más difundidas por los medios, pero que despiertan el interés de mucho público.

Allí se pudo disfrutar de los buenos shows de Todo aparenta normal, Octafonic o Violeta Castillo —de las pocas presencias femeninas- Limón, Rayos Láser o Francisca y los exploradores en el Geiser.

En estos dos espacios, también participaron bandas con más años y renombre, como Pez y Massacre. En cuanto a las presencias internacionales, Creedence Clearwater Revisited le aportó nostalgia y el coro eterno de "una que sepamos todos" al festival. A pesar de tocar con un volumen excesivamente bajo, lo que hasta hizo dificultosa la audición, fue sorprendente cómo los jóvenes cantaron canciones como "Bad Moon Rising" o "Green River".

En tanto, en el escenario temático, Roddy Radiation de los Specials dejó en claro por qué la banda inglesa hizo escuela influyendo a miles de músicos que se decidieron a tocar ska por sus melodías, más allá de algunas quejas por el sonido que en tramos se mezclaba con el espacio Córdoba Rockea.

Fue The Flying Eyes lo más destacado: increíble banda que llegó desde Estados Unidos transitando por el stoner rock, el blues psicodélico y un ritmo sucio y frenético al que poco estamos acostumbrados.

El cierre de la primera jornada tuvo a Don Carlos en el temático, cuando ni se imaginaba que podría ser noticia por un accidente de tránsito (ver aparte) y a Las Pastillas del Abuelo y Skay en el principal.

El ex guitarrista de los Redonditos de Ricota nunca falla. Tiene una banda que suena increíble, un repertorio que la gente conoce profundamente y lleva adelante su show sin caer en tocar en exceso canciones de su ex banda.

Incluso "Ji Ji Ji", el mayor hit ricotero, aquel que motivó a generar el pogo más grande del mundo en los shows del Indio Solari, fue una de las primeras canciones de la lista.

La leyenda jamaiquina, ex vocalista de un clásico como Black Uhuru, tocó ante muy pocas personas y acosado por la amenaza de lluvia.

Mientras tanto Las Pastillas del Abuelo salieron a escena y se brindaron francamente ante muchísimo público, que los esperó durante toda jornada, y que ni la lluvia que cayó en gran cantidad pudo mover de su lugar, a pesar de que abruptamente tuvieron que terminar el show unos treinta minutos antes de los previsto.


Vuelco en la ruta

El motorhome que conducía a la banda del cantante jamaiquino Don Carlos volcó en la madrugada del ayer en la autopista Córdoba-Rosario, en las cercanías de la localidad de Bell Ville, tras la presentación en la primera noche del Cosquín Rock. En el móvil se desplazaban 13 personas, entre las cuales 5 recibieron heridas leves y se encuentran fuera de peligro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario