Escenario

Cine/Crítica: "Los caminos que no escogemos": La demencia de un padre, en una malograda historia

Calificación: Regular. Intérpretes: Elle Fanning, Javier Bardem, Salma Hayek, Laura Linney, Chris Rock. Dirección: Sally Potter. Género: Drama. Emisión: Amazon Prime Video.

Domingo 04 de Abril de 2021

Leo está perdido dentro de su propio mundo y no encuentra consuelo a su angustia. Sally Potter, la directora británica que en 1992 descolló con “Orlando”, empezó a escribir este guión hace cinco años tras la muerte de su hermano por demencia. Y ese factor emocional fue un buen disparador pero no tanto para coronar una buena película. El acierto fue buscar a un todoterreno como Javier Bardem, quien desde “Mar adentro” para acá dio pruebas de que no hay papeles difíciles para este actor español. El problema fue que la trama tiene tantos cruces temporales y de ciudades, que ni el brillante elenco pudo sacar a flote esta película. Leo (Bardem) no sabe bien en dónde vive, aunque su hija Molly (Elle Fanning) le repite una y otra vez que está en su departamento de Nueva York y que todo está bajo control. Pero la cabeza de Leo va y viene. Entonces aparecerá su vínculo con Dolores (Salma Hayek) en México y asomará una tragedia que no queda del todo clara, pero que los arrastra a ambos hacia el sufrimiento. De allí Leo volverá a una escena doméstica en el dentista, junto a Molly en Nueva York, y su problema mental volverá a emerger pese a la negación de su hija y la dureza de Rita (Laura Linney), su mamá, que pone blanco sobre negro al revisar el pasado de su ex esposo. Otro viaje en el tiempo y de escenografía lo llevará a una paradisíaca isla de Grecia, en la que Leo, ya en pose de galán, intentará seducir a una turista para que ella le dé una idea para terminar la novela que está escribiendo. Poco después aparecerá al borde de la muerte en una canoa, y de ahí vuelta a Nueva York, y así. Mucho drama y poca ilación emocional y argumentativa para que las situaciones dramáticas, justamente, justifiquen el peso de esa palabra y ese sentir. Sólo al final, gracias al vuelo actoral de Elle Faning, habrá una conexión sensible entre padre e hija, que llevará a un cierre inteligente, donde por fin se ve la mano de la directora. De todos modos, en un guiño al título, es evidente que la historia de Leo no escogió el mejor camino en este filme.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS