Escenario

Cine/Crítica de "El imperio de los sentidos": Una erótica de culto que ya hizo historia

Calificación: Muy buena. Intérpretes: Eiko Matsuda, Tatsuya Fuji, Aoi Nakajima, Taiji Tonoyama, Kanae Kobayashi, Melka Seri. Dirección: Nagisha Osima. Género: Erótico/Drama. Sala: Cines del Centro.

Sábado 18 de Septiembre de 2021

Las películas de culto pueden verse en cualquier momento, incluso décadas después, y nunca pierden esa condición. Es el caso de “El imperio de los sentidos”, el polémico y censurado filme del realizador japonés Nagisha Osima estrenado en 1976 y que esta semana volvió a las salas de cine, en versión remasterizada y en 4 K. La historia basada en un caso real ocurrido en Japón en los años 30 cuenta el derrotero de una pareja integrada por Abé Sada, una prostituta, y Kichi-San, un hombre casado y de buen pasar.

imp2.jpg

Osima planteó un vínculo pasional, en el que una pareja se mueve exclusivamente por el deseo y siempre va por más, tratando de superar sus propios límites con el objetivo de obtener más placer. En su momento el filme fue censurado en la Argentina en las salas comerciales y pudo verse sólo en salas más pequeñas y de exhibición condicionada, como por ejemplo le ocurrió a otras películas de fines de los 70 como es el caso de “Calígula”, de Tinto Brass. En “El imperio de los sentidos” hay escenas de sexo explícito que accionan como una manera disruptiva de Osima de querer romper con cierta pacatería de la fimografía de su país, que nunca autorizó la película y sólo la pudo editar y lanzar en Francia gracias a una coproducción. Lo cierto es que, salvo una breve y evitable escena en donde la protagonista comete una acción rayana con el abuso hacia un niño, el filme logra transmitir esa pasión descontrolada al espectador. El realizador no se ocupó de mostrar demasiado la historia de cada uno de los protagonistas. Sólo hizo foco en una mujer que supo enloquecer a sus clientes por su forma desprejuiciada de tener sexo y en un hombre que no le importó arriesgar su matrimonio y apostar por una persona que lo convertirá en esclavo de su deseo. Todo eso ambientado en la moral represiva de un Japón imperial de los años 30. En ese contexto, Nagisha Osima también acertó en mostrar los genitales masculinos y femeninos sin tantos pruritos, y desde ahí pivoteó en alguna escena de lesbianismo, de sadomasoquismo y hasta otras en las que hasta la comida se roza con los genitales como parte de ciertos rituales en los que todo vale. En síntesis, “El imperio de los sentidos” es un filme de culto que sigue haciendo historia.

EL IMPERIO DE LOS SENTIDOS mp4

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario