Escenario

Cine/Crítica de "Corazón loco": Lo grave después de la risa

Calificación: Dos estrellas

Domingo 13 de Septiembre de 2020

En tiempos de pandemia, una comedia de Suar se recibe como una propuesta de entretenimiento liviano. Esas que sirven para distraerse de las cifras de muertes por Covid y poner el foco en algo que te haga reír sin pensar demasiado. El tema viene después, cuando la película de Marcos Carnevale llega a los títulos finales y uno empieza a decodificar las situaciones graciosas y deviene la misma sensación de la risa contenida de cuando vemos que alguien se cae por pisar una cáscara de banana. La historia parte de un suceso inverosímil: la bigamia de Fernando Ferro, quien tiene un matrimonio con Paula, y es padre de dos hijas adolescentes hace 19 años en Mar del Plata; y otro matrimonio de 9 años con Vera, con un hijo pequeño, en Buenos Aires. Cada jueves, de los últimos 9 años, el doctor Ferro viaja 418 kilómetros desde Mar del Plata hasta Buenos Aires, previa pausa en un conocido parador de ruta, en donde se cambia de calzado, de campera, de camisa y de auto para ser el mismo doctor Ferro, pero distinto, valga la paradoja. Hasta los primeros cuarenta minutos la cosa funciona. La película está bien filmada, con un elenco de buenos comediantes, especialmente los protagónicos de Gabriela Toscano (Paula) y Soledad Villamil (Vera). Pero todo derrapa cuando ambas se asocian para vengarse del “sorete”, como llama Vera a su marido engañador, que no es otro que Adrián Suar en una mueca de personajes anteriores.Si los guionistas Suar y Carnevale se animaban a la comedia negra era un golazo. Pero cayeron en una resolución fallida y chabacana y, lo peor, dejaron el mensaje de que el victimario se presenta como víctima por amar demasiado, algo muy grave desde lo conceptual.

Dejanos tu comentario