Escenario

Cine / Crítica de "Planta permanente": De méritos y discursos vacíos

Calificación: Buena. Intérpretes: Liliana Juárez, Rosario Bléfari, Verónica Perrotta, Sol Lugo, Nina Suárez y Horacio Camandulle. Dirección: Ezequiel Radusky. Género: Drama. Emisión: Cine.ar.

Viernes 30 de Octubre de 2020

“Quiero que sepan que no voy a cambiar nada de lo que estuvo bien hecho; nadie va a perder su trabajo, yo vine a hacer lo que hay que hacer”. Con esa frase hecha, similar a la mayoría de los discursos políticos de flamantes funcionarios de cualquier área, comienza “Planta permanente”. En este caso se trata de una recién asumida directora del Ministerio de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires. Y la frase, por supuesto, decepciona a la mayoría porque, como dice un empleado de Recursos Humanos del ministerio, “siempre echan más gente de la que toman”. La prueba de la hipocresía del discurso la dan las dos protagonistas: una empleada de limpieza y la funcionaria. “Qué lindo discurso”, dice la empleada. “La verdad que no sabía qué decir”, responde la directora. “No se notó, parecía muy real”, cierra la primera.

The Lunchroom (Planta Permanente) by Ezequiel Radusky - International Trailer

El filme enfrenta las primeras palabras conciliadoras con una estructura burocrática que permite que desde hace décadas funcione de manera irregular un comedor para el personal, gestionado por dos amigas y empleadas del organismo, y montado en un depósito abandonado del ministerio. La nueva directora lo descubre al recorrer el edificio. Primero con reparos permite su continuidad y finalmente llama a licitación para formalizar el funcionamiento del lugar, más que por solidaridad, para sumar puntos a su gestión. El dilema para las dos amigas que llevaron adelante el proyecto hasta ese momento es que para participar de la licitación no deben ser empleadas del ministerio. Y, como dice un refrán, “el hilo siempre se corta por lo más delgado”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS