Escenario

Cinco claves para entender el fenómeno de Taylor Swift

Su nuevo disco, "Folklore", batió récords de ventas y recibió excelentes críticas. A los 30 años, es la cantautora más exitosa de este siglo.

Domingo 16 de Agosto de 2020

Sin previo aviso, Taylor Swift volvió a sacudir el tablero de la música. Su nuevo disco, “Folklore”, fue una sorpresa en todos los sentidos: anunciado sólo 15 horas antes de su edición, el álbum mostró una faceta desconocida de la cantautora más exitosa de este siglo. Es un disco de folk intimista, grabado durante la cuarentena, que se aleja del pop de sus últimos trabajos y la acerca a un sonido y una estética “indie”. En cuestión de horas y días “Folklore” se convirtió en un golazo: superó los dos millones de copias vendidas en su primera semana, generó más de 500 millones de reproducciones en internet y alcanzó el número uno en los ránkings de 85 países. Swift también batió el récord del mejor debut para una cantante en Spotify, con 80,6 millones de escuchas en un día, y otras 35,4 millones en Apple Music. Estos números le alcanzan para ubicarse muy por delante de otros grandes estrenos musicales de este año, como el “Chromatica” de Lady Gaga, que vendió casi 300.000 unidades en sus primeros siete días.

Cuando Taylor Swift editó su quinto disco, “1989” (2014), la prensa decía que semejante éxito iba a ser difícil de repetir. Pero después lanzó “Reputation” (2017) y “Lover” (2019) y los dos fueron un bombazo, y ahora “Folklore” repite la repercusión y hasta la supera. El reconocimiento de la crítica también está de su lado. “Folklore” recibió elogios de los críticos y medios más diversos. “The Guardian”, “Entertainment Weekly” y “The Telegraph” no dudaron en darle el puntaje máximo: 5 estrellas.

   ¿Por qué el fenómeno de Taylor Swift no para de crecer? Tiene sólo 30 años, ya editó ocho discos, compone sus propias canciones desde los 16, ganó diez Grammy y 30 American Music Awards, y según la revista Forbes es la celebridad mejor pagada del mundo. ¿Por qué no podemos compararla con otras estrellas pop (Lady Gaga, Katy Perry, Miley Cyrus) o con otras cantantes y compositoras de su generación (Lana del Rey, Lorde, St Vincent) ¿Por qué puede darse el lujo de vender como pan caliente y al mismo tiempo tener excelentes críticas? A continuación, cinco claves que explican por qué la autora de “Blank Space” y “Out Of The Woods” es una rara avis en el actual universo de la música.

Versatilidad musical: el talento compositivo de Swift es difícil de dimensionar, porque todavía no sabemos si alcanzó su pico. Comenzó su carrera en 2006, en la escena country de EEUU (que allí es súper masiva), pero después consiguió hacer perfectamente el crossover al terreno del pop sin perder identidad. Tiene un background musical muy rico. Es melómana y se nota. Puede trabajar y co-componer junto a un productor netamente pop como Max Martin (el descubridor de Britney Spears y los Backstreet Boys) y también puede lograr grandes resultados con Aaron Dessner, como ocurre en “Folklore”. Dessner es uno de los miembros de The National, la banda de rock alternativo de Ohio, y la cantante lo convocó para buscar en sus composiciones ese sonido indie folk que nunca había probado antes. Del country al indie, pasando por el pop de melodías y sintetizadores, las canciones de Taylor Swift resisten todos los estilos.

Las letras: ¿Qué tienen las letras de Swift que emocionan a las adolescentes que van a ver sus shows y también conectan con el público adulto? La revista norteamericana Vox la llamó “la Bruce Springsteen de los millennials”. Y no es para nada exagerado. La compositora nacida en Pensilvania tiene la sensibilidad para narrar pequeñas historias con precisión, sencillez y una gran honestidad emocional. Sus canciones hablan de amor, de pérdidas, de deseos, de crecer de golpe y de recuerdos. La nostalgia está siempre presente en sus letras, y más que nunca en “Folklore”. “Puedo vernos a los dos perdidos en la memoria/ Agosto se esfumó en un momento del tiempo”, canta sobre un amor fugaz en “August”. “Cuando sos joven asumen que no sabés nada”, dice con cierta amargura en “Cardigan”. Y en “Illicit Affairs” habla de una relación clandestina con una sinceridad que da escalofríos, como si estuviera susurrando un secreto a millones de personas.

Puente entre dos culturas: Por su versatilidad y su background musical, Taylor Swift funciona como un puente entre la tradición del siglo XX (el country, el rock, el pop) y los sonidos de este siglo. Sus canciones han sido elogiadas por figuras del country, leyendas del rock (como Mick Jagger) y por colegas de su generación. Creció con un pie en la cultura rock y está orgullosa de eso (llegó a cantar junto a Def Leppard, por ejemplo), pero también se reconoce como una figura adorada por millennials y centennials que no podrían distinguir entre los Beatles y los Stones. De alguna manera, la autora de “Fifteen” se inventó un espacio propio en la industria musical de la última década: la cantante con imagen de princesa de Disney (sobre todo en los comienzos) que también era capaz de ir al frente con una guitarra y sacudir a un estadio lleno.

Independencia artística: Su carrera empezó en un pequeño sello independiente de música country, Big Machine Records. Los sellos grandes le exigían grabar temas de otros compositores, pero ella jamás aceptó porque defendía sus propias canciones. Recién el año pasado, cuando ya era una estrella súper consagrada, firmó contrato con la multinacional Universal, y según trascendió puso muchas “condiciones”. En 2014 también se plantó ante un gigante como Spotify por “no compensar de manera justa” a los compositores.

Empoderamiento femenino: Si bien TS nunca tuvo un discurso abiertamente feminista, ya había ejercido el empoderamiento con sus acciones y actitudes antes de que el movimiento #MeToo y la nueva ola feminista se pusiera en marcha. El año pasado, cuando recibió el premio Mujer de la Década que le entregó la revista Billboard, la cantautora fue muy contundente en su discurso: “En los últimos 10 años he visto como las mujeres en esta industria son criticadas y comparadas entre sí en función de sus cuerpos, sus vidas amorosas y su forma de vestir”, disparó. “Si sos mujer en esta industria, algunas personas siempre van a tener críticas para vos: «¿De verdad se merece estar ahí?», «por supuesto que sus productores son la razón de su éxito» o «todo es manipulación, ella no logra nada por sí misma»”, comentó, en relación a los fuertes prejuicios que tuvo que enfrentar durante más de una década.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS