Escenario

Chayanne prendió fuego a sus fans de Rosario con su catarata de hits inoxidables

El cantante puertorriqueño se presentó el jueves en Metropolitano con su tour “En todo estaré”, un show de casi dos horas con más de 20 canciones, a sala llena.

Sábado 25 de Abril de 2015

Y un día llegó Chayanne y prendió fuego Rosario con sus hits inoxidables y su carisma latino. El cantante puertorriqueño se presentó el jueves en Metropolitano con su tour “En todo estaré”, un show de casi dos horas con más de 20 canciones, a sala llena.

   Tras 4 años de ausencia en los escenarios, el cantante volvió con mas fuerza que nunca con su nuevo material discográfico “En todo estaré”, que fue galardonado con Discos de Oro en Argentina y Platino en toda la región. Sus fans rosarinas lo esperaban con ansias hasta que a las 21.30 del jueves, el astro irrumpió en el escenario con “Quiero bailar contigo”, de su último álbum, vistiendo un saco de lentejuelas plateadas. Acompañado de un séquito de ocho bailarines y nueve músicos, entre ellos, uno argentino, el cantante hizo vibrar el lugar. Pero el comienzo no fue nada comparado con lo que se venía. A los pocos segundos empezó a sonar “Salomé”, el hit por excelencia de Chayanne, perteneciente al álbum “Atado a tu amor” (1998).

“¡Hola Rosario! Gracias por su cariño y por abrirnos las puertas de su tierra. Ustedes mandan y yo obedezco”, dijo el artista e instantáneamente se escuchó la ovación de sus fans, que empezaron a bailar desde el primer instante.
  
Romántico. A los pocos minutos, llegó la faceta romántica del cantante con algunos de sus clásicos más exitosos. “Atado a tu amor” y “Un siglo sin ti”, que tuvo su plus: mientras la cantaba, Chayanne se quitó el saco y las chicas explotaron. Mientras que “Guajira” y “Candela” le pusieron ritmo caribeño a la noche otoñal rosarina.

   El astro se mostró simpático y afectuoso con sus seguidoras; les tiro besos, agarró flores, globos y cartas y entregó todo en el escenario. El público era un 95 por ciento femenino, y el 5 por ciento restante estaba compuesto por algún que otro marido obligado por su esposa, pero que tarareaba los temas en secreto.

   “¿En Rosario les gusta bailar apretados?”, preguntó el artista siguiendo con su juego de seducción. “Es un placer venir a Rosario, gracias por el apoyo. Esta canción es muy especial, les puede hacer acordar a cuando bailaron con su papá en su cumpleaños de 15, o quizás fue esa canción especial que las ayudó a pasar un momento difícil”, dijo para presentar a uno de sus grandes hits, “Lo dejaría todo porque te quedaras”, que marcó el clímax de la velada.

    El repertorio osciló entre lentos, bachatas y salsas signadas por la particular impronta del artista, que meneó las caderas al ritmo de “ay mamá, la rumba sigue sonando”, “baila, baila, piel morena, mueve mueve la cintura”.

“Cada vez que doy un show aprecio todo lo que han hecho para venir aquí. En energía, estamos siempre juntos”, les dijo a sus fans, cuando estaba llegando al final del show. “Tu respiración”, perteneciente a su último material discográfico fue una de las últimas en sonar antes de los bises. Una guitarra rocker anunció “Torero”, que revolucionó el Metropolitano. “Provocame”, en una versión más aletargada, fue la última en sonar, marcando así el final de un show de altísimo nivel. ¿El gran ausente de la noche? “Boom boom”, perteneciente a su décimo disco “Simplemente”.

Sexy. El cantante enamora por sus movimientos provocativos, su tez morena y su sensual acento puertorriqueño que saca a relucir con cada frase. En definitiva, Chayanne es un coqueto incurable que cuida cada detalle de su cuerpo; él mismo aseguró que practica golf y hace ejercicio con frecuencia. Eso explica el cuerpo escultural que luce a sus 47 años, que hace delirar a sus fans. Asimismo, el intérprete es muy detallista con lo referido a su vestuario, por lo que realizó varios cambios de ropa durante el show.

El primero fue un chupín negro apretado, con un saco de lentejuelas plateado. Luego, en menos de un minuto, se puso una remera azul al cuerpo, bien apretada, que marcaba sus abdominales. El tercer cambio de vestimenta fue más sobrio, ya que apostó a un conjunto negro y gris.

   La puesta en escena fue una de las más impactantes que se vio en Rosario, con un magno escenario cubierto por un sistema de luces móviles que subían y bajaban al ritmo de las canciones.

   Muchos podrán decir que las canciones de Chayanne pecan de populares y, quizás, no estén equivocados. Sin embargo, es uno de los pocos artistas contemporáneos latinos que puede dar un show de dos horas de sólo hits, además de Ricky Martin o Juanes. Aplausos para él.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario