Escenario

Charly García brindó un emotivo y deslumbrante show en el Luna Park

Con una puesta  escenográfica de pantallas, telas y sombras, una banda cada vez  más afilada e invitados de la talla de Fito Páez y Pedro Aznar,  Charly García ofreció anoche un concierto notable, en perfecta  sintonía con el público y donde entregó una treintena de canciones  en más de dos horas de show.

Sábado 20 de Marzo de 2010

Con una puesta  escenográfica de pantallas, telas y sombras, una banda cada vez  más afilada e invitados de la talla de Fito Páez y Pedro Aznar,  Charly García ofreció anoche un concierto notable, en perfecta  sintonía con el público y donde entregó una treintena de canciones  en más de dos horas de show.

Todo comenzó a las 22.10 cuando se apagaron las luces y  resaltó delante del escenario la escenografía diseñada por Pichón  Baldinú que la lluvia malogró en su regreso en Vélez y que se está  viendo en estas presentaciones del Luna Park que arrancaron el  miércoles pasado y finalizan el sábado 3 de abril.

El show de anoche arrancó con “Demoliendo hoteles”, con la  imagen de una casa vieja que comienza a destruirse y edificios que  se derrumban y un García que promete otra noche de encuentro y  emoción con su gente.

A este clásico siguieron “Promesas sobre el bidet”, “Rap del  exilio” y “No soy un extraño”, en el que Charly fue ascendido al  cielo del Luna Park en un andamio que bajó primero y lo elevó  después.

Acompañado por el trío chileno compuesto por Kiuge Hayashida  en guitarra, Tonio Silva Peña en batería y Carlos González en  bajo, junto a los aportes de Fabián von Quintiero en teclados, el  “Negro” Carlos García López en guitarra e Hilda Lizarazu en voz y  coros, la banda sonó con una fuerza arrolladora y permitió  apreciar toda la belleza de las composiciones históricas de  García.

Promediando el show, estrenó la canción “Medicina”, con un  estribillo que dice “voy a tomar un poquito más de aquella  medicina...”, acaso como una forma de poder conjurar los fantasmas  asociados a la rehabilitación que transita.

Apenas terminado el tema nuevo sonaron los acordes de “Fanky”  y el Luna Park pareció explotar de energía, envión que continuó  cuando Fito Páez subió al escenario para sentarse al piano y  acompañar desde allí a Charly en “Desarma y sangra”, en una  versión largamente festejada por el público.

Una sucesión de temas fuertes con un público decididamente  deleitado por el sonido de la banda y el regreso del cantante y  compositor que marcó décadas de la cultura juvenil, se dio con  canciones como “Rezo por vos”, “Yendo de la cama al living”,  Influencia“ y ”Pasajera en trance“, donde la escenografía volvió a  cobrar vuelo con unas acróbatas que hicieron telas en las sombras  y sobre el público.

Anunciando el final, Charly arrancó con una versión de “No voy  en tren” retirándose del escenario junto a los músicos en la mitad  de la canción y dejando al Luna Park en un masivo canto colectivo  con las luces apagadas.

Para el final llegaron “Deberías saber por qué” y, junto a  Pedro Aznar, dos clásicos de Serú Giran: “Perro Andaluz” y  “Seminare”, que pusieron a todos los pelos de punta de la emoción  y la energía que llegaba desde el escenario.

Luego fue el turno de “Rock and roll yo” y “No toquen”, los  músicos se retiraron y volvieron al escenario para una versión de  “Mr. Jones”, con Juanse de invitado, un cierre con “Inconsciente  colectivo” y, finalmente, saliendo otra vez de bambalinas, Charly  solo en piano y voz entona “Canción para mi muerte”, retirándose  en la mitad del tema y dejando que la gente lo concluya. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS