Escenario

Cannes ovaciona a los directores de Irán y Rusia censurados

Jafar Panahi y Kirill Serebrennikoy no pudieron viajar al festival francés pero sus películas fueron proyectadas y aplaudidas por el público.

Martes 15 de Mayo de 2018

El Festival de Cine de Cannes ovacionó en la última semana a dos directores ausentes: el iraní Jafar Panahi y el ruso Kirill Serebrennikov.

Ninguno de ellos pudo asistir al evento, donde sus respectivas películas se estrenaron en competencia por la Palma de Oro, debido a que tienen prohibido salir de sus países.

Su falta ha puesto el foco de Cannes en dos casos de censura a artistas, dicen sus simpatizantes.

En las conferencias de prensa sobre sus filmes, se colocó un asiento vacío en el centro del panel con un letrero con el nombre al frente. En el estreno de "Leto" ("Verano") de Serebrennikov, su elenco llevó un gran cartel con su nombre.

El cineasta ruso, quien también es un importante director de teatro, fue arrestado en agosto pasado mientras terminaba de rodar "Leto", un drama romántico sobre la escena rock de comienzos de 1980 en San Petersburgo.

Serebrennikov ha sido acusado de malversar 2,3 millones de dólares en fondos del gobierno ruso a través de su compañía de teatro. El director califica las acusaciones como "absurdas", pero ha permanecido bajo arresto domiciliario en su apartamento en Moscú, donde editó "Leto".

Panahi tiene prohibido salir de Irán desde que fue arrestado por participar en "propaganda contra el régimen" en 2010 tras apoyar las manifestaciones masivas por las controvertidas elecciones de 2009.

Incluso le prohibieron hacer películas, pero ha encontrado formas creativas para evadir las restricciones. Usó un iPhone para hacer la el filme de 2011 "No es una película", que también se estrenó en Cannes. Y "Taxi" (2015), que ganó el Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín, fue filmada enteramente en taxis de Teherán.

"Three Faces" de Parahi, que se estrenó el sábado por la noche en Cannes, es protagonizada por el propio director junto a la actriz veterana Behnaz Jafari. Se trata de una reflexión sobre las mujeres iraníes, explorada a modo de "road movie" sobre tres actrices. Se hizo prácticamente sin presupuesto y también incluye las actuaciones de dos hijas de Panahi, Solmaz y Behnaz, que asistieron al estreno en Cannes. "Como de costumbre, Jafar Panahi logra encontrar soluciones para superar los problemas", dijo Mastaneh Mohajer, editora de "Three Faces".

La película inaugural de Cannes el pasado martes también fue de un director iraní: "Todos lo saben" del ganador del Oscar Asghar Farhadi, protagonizada por Javier Bardem y Penélope Cruz. En su conferencia de prensa al día siguiente, Farhadi pidió al gobierno iraní que le permita a Panahi viajar a Cannes. Dijo que el hecho de que tenga prohibido asistir al festival "es algo con lo que me cuesta lidiar". En una entrevista más tarde ese día, Farhadi dijo que Panahi le escribió un mensaje de texto para agradecerle.

Ni los llamados llevaron a Panahi a Cannes, ni los ruegos del festival hicieron que Vladimir Putin le permitiera a Serebrennikov asistir a su estreno. Antes de una conferencia de prensa para "Leto", un representante del festival anunció que Cannes recibió una carta de Putin diciendo que al presidente ruso "le gustaría ayudar, pero en Rusia la justicia es independiente".

El productor Ilya Stewart defendió a Serebrennikov, aunque evitó hablar sobre política rusa.

"Creemos que es una acusación completamente ridícula y no debería ocurrir", dijo Stewart. "En cuanto a la política mundial, no nos corresponde hacer comentarios. Creo que el mundo está en un momento bastante complicado".

Pero Stewart habló apasionadamente sobre Serebrennikov. "Nos despertamos y nos enteramos de que no estaba ahí", dijo. Agregó que la situación del director es "un debate nacional" en Rusia.

"Leto" está basada en la vida del famoso rockero ruso Viktor Tsoi y captura la tensa relación entre los rockeros y la sociedad soviética de esa época.

Von Trier regresó al festival

El director danés Lars von Trier regresó ayer aCannes, de donde fue expulsado en 2011 por unos desafortunados comentarios sobre Hitler y declarado persona non grata. El cineasta, que estrenó anoche su nuevo filme "The House That Jack Built", posó para los fotógrafos antes de desfilar por la mítica alfombra roja.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario