Escenario

Canciones para años oscuros

El español Enrique Bunbury vendrá a la Argentina en febrero a mostrar su último disco, "Expectativas".

Domingo 14 de Enero de 2018

Después de su última y exitosa visita en 2016, Enrique Bunbury volverá a la Argentina el 15 de febrero para presentarse en el Luna Park. El cantante español vendrá a mostrar su último disco, "Expectativas", el décimo de su extensa carrera, en el cual bucea en temas universales como el poder y sus excesos, la pereza de las sociedades contemporáneas y el vértigo existencial.

   Aunque puede resultar profético en unas letras que hablan de "guerra civil entre hermanos", "Expectativas" no constituye una reflexión sobre los últimos acontecimientos políticos españoles. Es más, su autor los esquivó a conciencia, según dice. "No sigo la política internacional, ni la de ningún país concreto. Me aburre y no me interesa. La política de aquí y de allá está infectada por personajes de una ruindad que no merece ni nuestra atención, ni nuestra conversación. Menos aún, una canción. La música es sagrada", sentenció el músico.

   Su respuesta llegó al ser preguntado por la posible relación entre el conflicto en Cataluña y el mensaje de "La ceremonia de la confusión", en realidad una "canción global", precisó, y uno de los temas más emblemáticos del disco. Por otro lado, en canciones como "Bartleby", Bunbury aboga por la "insumisión social" para "no participar de todo este embrollo" y "alejarte de las exigencias de la sociedad".

   "Dejé de leer la prensa, por desconfianza, y cuando me asomo algún día por error, corroboro el aburrimiento que me produce la dependencia de los medios de comunicación a facciones concretas de poder", explicó. "Los tiempos que corren nos facilitan la posibilidad de vivir en nuestra burbuja de interés. Personalizamos nuestras redes sociales, nuestros canales de televisión, la radio y la música que queremos escuchar y es difícil que lo que nos disgusta nos contamine. Hay quienes consideran esto un desastre, que vivir en una burbuja es algo claramente negativo para nuestra formación. En mi opinión es todo lo contrario. Para las personas con criterio es una maravilla vivir sin saber de las fechorías de nuestros gobernantes y escuchando sólo música que te emociona. En cuanto a las canciones del disco, contienen frases que te ubican en el tiempo que vivimos, pero el trasfondo de la mayoría de las canciones del disco tienen más que ver con el comportamiento humano y cómo nos relacionamos entre nosotros que con la cotidiana ordinariez política", se explayó.

   

"Nos cuestionamos poco". El cantautor aclaró que no siente "hastío" con respecto a la realidad, "pero sí una desconfianza hacia la opinión general, hacia los lugares comunes", afirmó. "Tendemos a cuestionarnos poco y a dar por válida la frase repetida mil veces. Y defendemos a capa y espada las fronteras geográficas de ideologías heredadas. Y no necesariamente me refiero a lo social o político. En la música ocurre tres cuartos de lo mismo y nos hacemos valer por nuestra capacidad de insultar y no por la de emocionarnos por un descubrimiento o simplemente por el talento ajeno. Todo esto no quiere decir que haya perdido la esperanza, sino que considero que el individuo entre la masa informe se embrutece", señaló.

   "Expectativas" es bien diferente de "Palosanto", el disco anterior de Bunbury. "«Palosanto» era un álbum luminoso. «Expectativas» es un disco oscuro, con poco lugar para la esperanza", ratificó el músico. Musicalmente hablando, hay similitudes y diferencias con trabajos anteriores. "La manera en la que hemos trabajado la preproducción y los arreglos tienen su base en la metodología que utilizamos para «El Libro de las Mutaciones». Son mis últimos tres discos y se puede decir que lógicamente están más emparentados que, por ejemplo, con mi etapa anterior, más centrada en las raíces de la música americana. Y más lejos de mis etapas latina y cabaret, o mis primeros tiempos con Héroes del Silencio", explicó. "Nada sale de la nada, y puedes encontrar pinceladas y detalles de otros discos que grabé en el pasado, pero lo más obvio es su parentesco con esos dos últimos. La producción, el interés por la tecnología, los sintetizadores analógicos y digitales, las guitarras con efectos, y evitar los ticks rockeros son la base de esta última etapa, que creo ha llegado a su mejor y más contundente expresión en «Expectativas»", aseguró.

   

ídolos argentinos. El ex líder de Héroes del Silencio está muy atento a la música que se hace en Iberoamérica hoy en día. Es más, entre sus músicos favoritos de la actualidad nombró a varios argentinos, como Juana Molina, Estelares, Lisandro Aristimuño y El Mató. "Creo que América Latina y España están en un momento magnífico. Las escenas chilena, colombiana, argentina y mexicana viven una era como hacía muchísimo tiempo no se daba", opinó. "Es cierto que la radio y la televisión no ayudan a amplificarla como lo hacían en los noventa. Ellos sabrán por qué. En mi opinión se hacen discos maravillosos, mucho mejores que en lo que llaman la época dorada del rock en español. A mí me gustan mucho Juana Molina, Los Espíritus, Helado Negro, El Mató a un Policía Motorizado, Estelares, Lisandro Aristimuño, Mueran Humanos, Revolver Plateado, Daniel Melingo y Vaya Futuro. Y en España hay bandas maravillosas como Triángulo de Amor Bizarro y Viva Suecia", destacó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario