Escenario

Canciones de amor y seducción en un clima romántico y erótico

“Estás que te pelas”, el espectáculo que encabezan Griselda Siciliani y Carlos Casella se despidió del público en Rosario después de dos años de éxito.

Lunes 20 de Julio de 2015

Era la última función de “Estás que te pelas”, un show que se estrenó en el teatro Maipo de Buenos Aires y que llegó a mostrarse en Madrid. El público rosarino fue el elegido para la despedida definitiva en el teatro El Círculo el último sábado. La expectativa se centraba en la figura de Griselda Siciliani, cuyo nombre en las marquesinas siempre tracciona una importante convocatoria. Carlos Casella ofrecía garantías también debido a su importante trayectoria como bailarín, cantante y coreógrafo.
  Luego de una desprolijidad inicial en el sonido, arrancó Casella con “Noche de ronda”, con un halo de misterio que mostraba en escena a Siciliani de espaldas. Con un sugestivo vestuario compuesto por vestido largo negro con lentejuelas que dejaba piernas y espalda al descubierto, en el comienzo ella lucía sensual al estilo Rita Hayworth. Con poses sexies, sedujo luego con el tango “Fumando espero”, sola en escena, con el guitarrista Juan Ravioli en coros.
  Casella sorprendió recorriendo las plateas interpretando “Cóncavo y convexo”, agregando sutileza y buen fraseo a la popular obra de Roberto Carlos. El tono hot se mantuvo cuando él le cantó “Extasis tropical”, poniendo de manifiesto la enorme química entre ambos. Del erotismo pasaron a la comedia. Simulando un diálogo telefónico, ahora en su faceta de actriz, Siciliani introdujo con un paso de humor la versión de “Tonta, pobre tonta”. Y de allí a una visceral historia de enfrentamiento amoroso con “Absolutamente”, con música disco, con voces con escasa potencia, pero correctamente afinados. El diseño de iluminación de Gonzalo Córdova y los arreglos vocales de Pablo García aportaron solidez a la puesta.
  Después de “Mister Sarman”, tocado y cantado por la banda, se animaron con el blues, ya ella con una pollera corta que resaltaba aún más su figura. Con insinuaciones y provocaciones, se internaron ambos en un juego erótico cantando “La Lupe”, actuando dos cuerpos invadidos por el diablo, enganchando con “Estás que te pelas”, la canción que da título al espectáculo.
  Faltaba el segmento dramático, para el cual eligieron contar historias de ausencias con ritmo de cumbia. El mostró su versión de “La ventanita” y ella, ahora con vestido rojo cortísimo, cantó “Corazón mentiroso”. Para “Echame a mí la culpa”, en formato de corrido mexicano, a la actuación le sumaron la danza, una disciplina en la que también se destacan.
  Demostrando sus capacidades como comediantes, visitaron canciones de España como la inquisidora “Ese hombre”, “Soy lo prohibido” y “Vivir así es morir de amor”. Antes de que baje el telón, incluyeron un beso apasionado en el final de “Bésame mucho”, el popular bolero que la banda llevó a formas rockeras.
  Con un cambio de vestuario más, presentaron a los músicos: la violinista española Marta Roca, la pequeña pero potente baterista Carolina Flechner, el guitarrista Juan Ravioli, el prestigioso contrabajista Nicolás Rainone y el pianista y director Pedro Onetto. Todos aportaron lo suyo a un eficaz soporte musical.
  El final del show fue con “Qué bello”. También sería la última imagen del camino recorrido por la obra. Bellas canciones, fácilmente reconocibles por el público, voces técnicamente aceptables y la seductora figura de Siciliani se complementaron con la prolija labor de Casella. El espectáculo resultó un éxito y consolida a la dupla artística que ya piensa en una nueva puesta compartida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario