Escenario

"Caballo de mar", la última criatura del actor Pablo Cedrón

"Es un marinero que busca el sentido de su vida", dijo el director Ignacio Busquier, sobre el rol del intérprete que murió en 2017.

Miércoles 12 de Agosto de 2020

Rolo fue la última interpretación para cine de Pablo Cedrón, fallecido en 2017, y esa impronta única del actor se vio en "Caballo de mar", ópera prima de Ignacio Busquier. Allí, Cedrón será un marinero rústico e inocente en un pueblo perdido de la costa bonaerense, que deberá atravesar una situación peligrosa y no buscada. Hasta que encontrará el amor y ya nada será igual. El filme argentino está disponible desde mañana en Cine.ar.

"A partir de unas historias (que filmó en una serie documental) y vivencias me parecía muy atractivo tomar un personaje de vida ordinaria, rutinaria y enfrentarlo a un hecho absolutamente azaroso que modifique su vida y su destino, y que en esa búsqueda de recuperar su normalidad, se encuentre a sí mismo, se enamore y esté dispuesto a todo por esa historia de amor", explicó el director.

Con pocos diálogos, la expresión de los actores, sumado al clima que se genera y la ambientación musical, "Caballo de mar" desmitifica el idilio que rodea a la vida en los pueblos.

Embed

Un favor a un desconocido, el robo a un supermercado, la aparición de una hermosa joven con ganas de irse del paraje y la corrupción policial lo ubican a Rolo en el lugar y momento menos indicado para su existencia. Lo único que quiere es subirse a su barco y zarpar de ese lugar, pero, así como decía Michael Corleone en "El padrino 3", "cada vez que quiero salir, vienen y me empujan a quedarme".

"Es como si mirara hacia atrás y viese todo lo que está tratando de recuperar: volver a subir a su barco, su ex mujer, nada de eso es mejor que lo que tiene ahora. Y todo eso no es otra cosa que lo que le da sentido a su vida: el amor", comentó el realizador.

"A su vez -agregó-, se redescubre haciendo cosas diferentes. Andando a caballo y volviendo a sentirse vivo. Se hace preguntas, que no tienen respuestas. Pero de algo parece estar seguro, que no vuelve atrás. Rolo busca el sentido a su vida o al menos que le pase algo diferente".

La cinta fue filmada en Quequén y Necochea durante cuatro meses, luego de ganar el concurso de óperas prima del Instituto Nacional de Cine y Arte Audiovisuales (Incaa).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS