Escenario

"Buscamos que el público empatice con los personajes, que los sienta cercanos"

El cineasta Diego Levy, que dirigió la película "All inclusive" con su hermano Pablo, contó cómo crearon esta historia que refleja los conflictos de una pareja desde el humor.

Jueves 18 de Octubre de 2018

La comedia es un género complejo. Pero los hermanos Diego y Pablo Levy lo abordaron desde un comienzo. En 2012 estrenaron su primera ficción, "Masterplan", la alocada historia de una estafa que termina mal, y hoy regresan a los cines con "All inclusive", otra comedia que toma situaciones difíciles de la vida cotidiana y las transforma en humor. En el centro de la escena están Pablo (Alan Sabbagh) y Lucía (Julieta Zylberberg), una pareja común y corriente que, llegando a los 40, se cuestiona la necesidad de tener un hijo. En medio de estos debates internos, Pablo decide sorprender a su novia con un viaje a Brasil "all inclusive", aunque esto comienza a desbarrancar al día siguiente, cuando él es despedido de su trabajo. Pablo intenta cancelar el viaje, pero la oferta no admite reembolso. Entonces decide montar una farsa: le oculta a Lucía que se quedó sin trabajo y viajan igual a Brasil, donde todo se va a complicar aún más.


"A nosotros la comedia nos sale naturalmente", dijo Diego Levy en charla con Escenario. "El ejercicio de escribir una historia lo vivimos como algo muy divertido, entonces no nos planteamos hacer otra cosa que no sea una comedia", afirmó. Los guionistas y directores conocían bien el destino de sus protagonistas, las paradisíacas playas de Brasil. "La historia nace de la locación en sí, de Trancoso, en Brasil", contó Levy. "Es un lugar que conocemos bien porque tenemos otro hermano que vivió ahí muchos años y cumplió el sueño argentino de ir a ponerse una posada en la playa. Fuimos varios veranos ahí a visitar a nuestro hermano y había una gran comunidad de argentinos. Eso se refleja en la película", señaló.

El otro eje de "All inclusive" está puesto en los conflictos de pareja. "Acá los protagonistas están en un momento de quiebre, donde tienen que definir para dónde van", apuntó el director. "Después de la convivencia, de que cada uno esté más o menos realizado en su trabajo, se preguntan ¿Qué hacemos? ¿Tenemos un hijo? ¿Avanzamos? La película habla un poco de eso, de cuándo es el momento de dar el paso para tener un hijo, si es cuando uno se siente realizado a nivel profesional o no, o de si ese momento realmente existe. También se habla de si hay un solo tipo de pareja o un solo tipo de familia. El personaje de Alan (Sabbagh) es muy estructurado, muy calculador, pero después tiene un arco de transformación hacia el final que es bastante radical. Nosotros buscamos que el espectador empatice con los personajes, que los sienta cercanos", se explayó.

All inclusive trailer

Del documental a la ficción

Los Levy comenzaron a trabajar juntos en 2010, en el documental "Novias-Madrinas-15 años", que ganó el premio del público en el Bafici. "Ese documental cuenta la cotidianeidad de la sedería de nuestro padre en el (barrio de) Once", recordó Diego. "Y a partir de ahí hicimos varios proyectos juntos: una ficción, «Masterplan», y otro documental sobre el diseñador Claudio Cosano. Yo vengo de la fotografía y mi hermano viene de la actuación. Venimos de mundos diferentes, no estamos vinculados al cine de toda la vida. Esto no lo planeamos", aseguró.

El director dijo que la dupla con su hermano "funciona muy bien en muchos momentos. El problema es que cuando no funciona se complica más", admitió entre risas. "No es lo mismo una pelea con un socio, que se puede dirimir en un café y pasar a otro tema, que pelearse con un hermano, es más complejo", explicó. "Por ahora nos funciona, aunque también estamos pensando en hacer cosas individualmente. Este rodaje fue muy agradable, la pasamos bien, el grupo funcionó desde el primer día, tanto el equipo técnico como los actores. Lo enfatizo porque hacer una película implica un estrés importante", reconoció.

En "All inclusive" los directores volvieron a apostar por Alan Sabbagh, que también fue protagonista de su anterior película, "Masterplan". "Alan tiene una frescura y una gestualidad que nos parece muy graciosa", comentó Diego Levy. "Por otro lado ya es un amigo, entonces nos resulta muy cómodo trabajar con él, porque hay confianza y mucho intercambio. El es un actor que hace aportes, que se carga la película al hombro, se compromete no sólo con el personaje sino con todo el proyecto en sí, y desde el principio pensamos la película con él", aseveró.

Más allá del reciente éxito en la taquilla de algunas películas argentinas como "El Angel" y "El amor menos pensado", Levy opinó que el presente del cine nacional es "muy difícil, acorde al momento que estamos viviendo en otras áreas del país". "Está cada vez más complicado producir una película, han cambiado las reglas en el Incaa, la plata está trabada, es todo más complejo de lo que era antes", apuntó. "Se han tomado decisiones que a mi criterio no suman a la democratización de la producción cinematográfica, y que reducen el espectro a producciones muy grandes, muy masivas. Yo creo que el criterio para la selección de proyectos para el apoyo financiero tiene que ir por otro lado, no solamente por la cantidad de espectadores que vayan a ver una película. Con el criterio de la nueva gestión todas las películas tendrían que ser tanques taquilleros", señaló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});