Escenario

Bob Dylan y Scorsese volvieron a asociarse para un documental

El filme sigue al músico y al heterodoxo y cada vez más numeroso grupo que compartió una mítica gira de 1975. Está disponible en Netflix

Sábado 15 de Junio de 2019

A 14 años de la realización de "No Direction Home", el exhaustivo documental de Martin Scorsese sobre la carrera artística de Bob Dylan en los 60, el cineasta y el músico vlvieron a asociarse para "Rolling Thunder Revue", una nueva película, estrenada por Netflix, que retrata la mítica gira que el cantautor premiado con el Nobel de Literatura realizó por Estados Unidos en 1975.

Se trata de un extenso recorrido, que se prolongó durante varios meses, en el que el Dylan eligió sumar a un grupo de amigos que iba creciendo a medida que la gira progresaba, en un tour que se asemejó más a caravana de gitanos por su carácter nómade que a una convencional serie de actuaciones de un consagrado artista de rock.

La decisión del músico de actuar en lugares pequeños y de manera muchas veces improvisada dotaron a esta gira, revisada de manera excepcional por Scorsese, de una frescura sobre el escenario poco veces vista en el generalmente parco Dylan.

"No fue exitosa desde el punto de vista comercial", acepta frente a cámara el músico al recordar la travesía, aunque remarca que el espíritu aventurero hizo que se convirtiera en algo memorable a lo largo de su carrera.

Como ocurrió en "No Direction Home", el valor del trabajo de Scorsese, entre otras cosas, reside en haber logrado contar con el testimonio del reticente Dylan, a pesar de afirmar que no recordaba mucho de esa época, además del de protagonistas del tour, como el caso de Joan Baez, Sam Shepard, el periodista de la revista Rolling Stone Larry "Ratzo" Sloman, el boxeador Rubin "Hurricane" Carter y el promotor Jim Gianopulos, entre otros.

Basado en imágenes tomadas en esa época por Stefan Van Dorp, quien también aporta su recuerdo, el documental de Scorsese deja librado al espectador, a partir de las distintas escenas y testimonios, el armado del contexto y las características de la gira.

La mención a la traumática salida de las tropas estadounidenses de Vietnam, la renuncia del presidente Richard Nixon tras el escándalo de Watergate, los intentos fallidos de asesinar a su sucesor Gerald Ford y los festejos por el Bicentenario son algunos de los acontecimientos que permiten contextualizar el particular periplo.

Las intervenciones del poeta Allen Ginsberg, las anécdotas sobre la extraña incorporación de una joven Sharon Stone al staff de la gira, la inclusión en diversos pasajes del tour de figuras como Patti Smith, Joni Mitchell y el ex The Byrds Robin McGuinn y la mención a Manitas de Plata, el guitarrista Ricardo Baliardo, por parte de Dylan aparecen como otro de los grandes hallazgos del documental.

En el trabajo subyace además de manera muy potente la fuerte simbiosis entre el músico y Joan Baez, en donde salen a la luz el gran afecto mutuo y las complicidades.

También resulta llamativa la formación que acompañaba a Dylan en el escenario, con roles protagónicos del guitarrista Mick Ronson, el mismo que brilló en la etapa glam de David Bowie; de Bob Neuwirth; la mencionada Joan Baez y, de manera particular, la enigmática violinista Scarlet Rivera.

Precisamente, la influencia de esta última, quien mantuvo un romance con el líder de Kiss, Gene Simmons, logra establecer una novedosa conexión entre el grupo rockero y el propio Dylan, que hasta permite un posible acercamiento hacia los motivos por los cuales la pintura en la cara es una moneda común en el gira.

"Cuando uno usa una máscara dirá la verdad", reflexiona el Dylan actual, al referirse a los intentos por ocultar, de una manera u otra, el rostro de los artistas.

Otra perla del documental resultan las imágenes en las que el cacique Rolling Thunder, que habría inspirado el nombre del tour, se encuentra con Dylan para compartir canciones.

Sin embargo, otros sostienen que la gira fue nombrada por la operación Rolling Thunder, una campaña de bombardeo aéreo de los Estados Unidos durante la guerra de Vietnam. Según Dylan, la explicación es más sencilla: "Estaba sentado fuera de mi casa un día pensando un nombre para esta gira, cuando de repente, miré al cielo y oí un boom. Luego, otra vez boom, boom, boom, rodando de oeste a este. Así que pensé que debía ser el nombre".

A pesar de que el filme ronda las dos horas y media, resulta mucho más corto que otros trabajos de Scorsese en esta materia, tal el caso de "No Direction Home" o "Living in the Material World", basado en la vida del beatle George Harrison, que debieron presentarse en dos partes.

Las anécdotas, las lecturas actuales de lo ocurrido, las imágenes de la época, la posibilidad de ver a un Dylan histriónico y disfrutando del escenario de una manera casi inédita, el desfile de grandes figuras y la postal de época hacen de este trabajo una pieza de colección para los amantes de la música, de los documentales y de la historia reciente.

máscaras. Joan Baez y Bob Dylan con el maquillaje que caracterizó ese periplo por Estados Unidos. "Con una máscara decís la verdad", dijo el músico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario