Escenario

Bicho Gómez, un crack del humor que hace "Toc Toc"

El actor protagoniza hoy, mañana y pasado en el Auditorio Fundación la obra más taquillera de los últimos seis años. "La obra me permitió reencontrarme con mi vida circense", dijo.

Viernes 29 de Abril de 2016

Irónico, divertido y versátil. El "Bicho" Gómez pertenece a la cuarta generación de familia circense y de ahí vienen sus dotes para la acrobacia, el malabarismo y el humor de clown. El actor, que saltó a la fama de la mano de Jorge Guinzburg con su personaje del Payaso Malaonda, vivió una gran exposición mediática cuando salió campeón del "Bailando por un sueño", en 2014. "Cuando llegás a ese lugar es muy avasallador", destacó en diálogo con Escenario. Dos años más tarde, y después de haber protagonizado la versión teatral de "Muertos de risa", de Alex de la Iglesia, y de haber hecho temporada de verano en "Stravaganza", el Bicho recibió una propuesta más que tentadora: ser uno de los protagonistas de "Toc Toc", la obra más taquillera de los últimos seis años. Gómez y Sabrina Carballo son las incorporaciones del nuevo elenco que completan Ernesto Claudio, Lara Ruiz, Verónica Piaggio, Diego Freigedo y Gabriela Licht, que se presenta en una seguidilla de funciones que comenzó ayer y continúa hoy a las 21, mañana a las 21 y a las 23 y el domingo, a las 20, en el Auditorio Fundación (Mitre 754).

Dirigida por Lía Jelín, la obra que es uno de los grandes sucesos de la historia del teatro argentino, junto a "Brujas" y "Salsa criolla", se centra en seis personajes que padecen trastornos obsesivo-compulsivos (TOC) que se encuentran en la sala de espera de un psiquiatra con el fin de solucionar sus problemas.

—Venís de ganar el "Bailando", de hacer "Muertos de risa" y "Stravaganza" y ahora te sumás a "Toc Toc". ¿Qué te atrajo de esta propuesta?

—La decisión fue muy fácil, porque se trata de una obra exitosa que está súper probada. Sumarme a un éxito fue bastante sencillo, no hay que pensarlo mucho. Día a día voy entendiendo por qué la obra es un éxito: donde vamos la sala se llena y la gente se divierte muchísimo. Y más allá de ser una comedia, tiene un mensaje, porque se trata de una enfermedad que padece mucha gente. Subirme al escenario y hacer esta obra es un placer porque tiene un tipo de humor que me identifica.

—¿Qué personaje interpretás?

—Hago el taxista que tiene el TOC de hacer cuentas y retener fechas.

—El que hacía Oski Guzmán...

—Claro, pero como Oski Guzmán era muy feo me llamaron a mí, necesitaban a alguien más fachero...

—Después lo hizo Miguel Angel Rodríguez...

—Claro, pero me dijeron que necesitaban a alguien más flaco y me llamaron a mí...

—Terminaste haciendo el estereotipo de taxista galán...

—Estoy más cerca de Claudio García Satur (risas). La verdad es que el personaje de Camilo es muy interesante porque él cree que no tiene ningún TOC y en realidad lo tiene, pero no se da cuenta.

—Los diálogos y las acciones de "Toc Toc" son muy precisos, ¿fue un desafío aprender el guión?

—¡Sí! Todos los diálogos son difíciles, y más el mío porque tiene que ser exacto, no puede errar porque el tipo es un perfeccionista, un sabio, que saca las cuentas a una gran velocidad. Y yo con los números soy una bestia...

—¿Esta gira te recuerda a la vida nómade de circo que viviste en tu infancia?

—Después de trabajar en el circo estuve mucho tiempo en Buenos Aires y siento que me debía una gira. Me encanta el contacto con la gente y creo que el público agradece mucho cuando uno va a su lugar. En ese sentido, "Toc Toc" me permitió reencontrarme con mi vida circense y volver a aquellos lugares a los que fui de chico, que ahora están completamente distintos.

—¿Tenés algún TOC que hayas descubierto a partir de tu personaje?

—Todos pensamos que tenemos un TOC pero no lo es. Tenemos mañas, pero un TOC es una enfermedad muy compleja que el que la padece la pasa muy mal. Yo me lavo las manos cada media hora, pero no llega a ser un TOC. El que de verdad tiene un TOC se lava las manos todo el tiempo hasta lastimarse. Imaginate una madre que tenga un TOC de la limpieza y bañe a sus hijos cada media hora, o que no terminan de comer y ya está lavando los platos.

—El éxito de la obra radica en que todos se identifican con algún comportamiento de los personajes, como llevar el alcohol en gel adentro de la cartera o no tocar las líneas de los mosaicos mientras caminan...

—¡Claro! Para mi personaje Camilo hacer cuentas todo el tiempo es un hobbie, pero su hobbie se transformó en una enfermedad que afecta a todos los que están a su alrededor.

—¿Te pesó la fama cuando ganaste el "Bailando"?

—Cuando llegás a ese lugar es muy avasallador. Igual entiendo que los actores que laburamos en la televisión en un programa tan popular como el de Marcelo (Tinelli), nos metemos en la casa de la gente todas las noches. Pero para mí el teatro es el lugar ideal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario