Escenario

Barrantes: "Quedó demostrado que fui un cornudo, así que quiero a Pampita presa"

El polista y ahora ex marido de Carolina "Pampita" Ardohain, Martín Barrantes, aseguró que no le basta con que le paguen un millón de pesos por ser un "cornudo". Declaró a una revista porteña que no descansará hasta ver a la modelo y a su abogada presas. Entablará nueva demanda. ► Se divorció Pampita y la Justicia falló a favor de su ex marido por "adulterio". ► Martín Barrantes: "Cuando escuché el fallo lloré" ► Video: Pampita, una diosa argentina.

Lunes 22 de Septiembre de 2008

Luego de salir beneficiado en su divorcio con Carolina "Pampita" Ardohain, que fue declarada como adúltera por la Justicia argentina, Martín Barrantes quiere ir por más y confiesa que su deseo es ver a su ex mujer presa junto a su abogada, Ana Rosenfeld.

En una entrevista telefónica con la revista "Siete Días", el polista anunció que avanzará en la causa penal contra la modelo e iniciará otra por daño moral. "Quiero ver a Pampita presa", dijo al medio.

Sin embargo, dio a entender que no estaba feliz por todo el escándalo que lo ha perseguido en los últimos tres años a raíz del mediático divorcio. "De ninguna manera te puedo decir que estoy contento", señaló. "Lo que quedó demostrado con esto es que fui un cornudo de mierda. Esta sentencia es histórica, es un leading case, nunca hubo en la Argentina un fallo de estas características".

En seguida, Barrantes mantuvo un diálogo con el periodista que lo entrevistó donde reveló más detalles de los pormenores del juicio. "(El tribunal falló) Como adulterio e injurias vertidas en juicio. Me agredieron y no demostraron nada de los dichos que habían vertido. Me atacaron con una bajeza extraordinaria. Lo que triunfó aquí es la verdad. Lo más impresionante de todo esto es que la otra parte se manejó con mentiras que no pudo probar (que no cumplía los deberes de marido, que le decía gorda, que no la veía linda, que alentaba el mote de 'mucamita', que no cumplía sexualmente, que tomaba psicofármacos y que se deprimía), y por si esto fuera poco, presentaron testigos truchos".

"¿Me podría especificar mejor esta acusación?", pregunta el periodista. A lo que el polista señala: "El día del juicio apareció un psiquiatra que dijeron que había atendido a Carolina. Eso desde un principio me pareció extrañísimo porque ella jamás se trató con un profesional. Después nos enteramos de que era trucho, no tenía título. No contentas con esto, llamaron a un periodista de la revista Gente para que testificara. También mintió. Toda esa gente quedó involucrada en las mentiras".

Es muy grave lo que está diciendo, comenta el profesional. "Sí, la ley fue determinante", agrega el polista. "Pero, además, hace un año les inicié un juicio penal a Carolina y su abogada Ana Rosenfeld. Quiero un año de prisión para cada una". También quiere que le quiten el título de abogada a Rosenfeld, explica en la nota.

Finalmente, Barrantes se refiere al dinero que habría obtenido con el fallo. "Esta, en realidad, es una separación normal". explicó. "Por favor, no me relacionen con el divorcio de Huberto Roviralta. Nada más lejos que eso. Acá hay una separación de cincuenta y cincuenta como cualquier matrimonio que se rompe. Algunos meses ganaba yo mucho más que ella, y otros era al revés. Pero acá no hay plata grande en juego. A lo sumo, tendré un resarcimiento de 10.000 0 15.000 pesos (2 a 3 millones de pesos chilenos), que te imaginarás, no me salvan la vida ni mucho menos. El juez me otorgó el derecho a pedir alimentos por haber ganado, pero por supuesto, yo no los voy a reclamar".

En tanto, la pareja actual de la modelo, Benjamín Vicuña, con quien cometió el adulterio, salió al cruce y le hizo frente a los rumores que lo vinculan a su compañera en la teleserie "Don Juan y su bella dama", Isabel Macedo, y preocupado por este mal momento confesó en la misma revista que "quieren hacerle daño a mi familia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario