Escenario

Anitta: "Yo soy la jefa acá y en Brasil controlo todo"

La popular cantante carioca lanzó su single "Tócame" y se quejó de los Prejuicios hacia las artistas mujeres que hay en su pais.

Domingo 26 de Julio de 2020

La popular cantante brasileña Anitta lanzó la canción “Tócame”, en la que canta en castellano porque, explicó, “el idioma hace una separación cultural muy grande, cuando entre los latinos, el lenguaje debe ser un puente que nos una”, dijo.

   Considerada por la revista Forbes como “la mujer más poderosa del Brasil”, Anitta nació en el barrio carioca Honorio Gurgel como Larissa de Macedo Machado y comenzó a cantar con la banda de funk do favela Furacao 2000. Luego lanzó su carrera solista, que tuvo su gran éxito con el disco “Bang4”.

Capaz de mezclar el hip hop con el rap, el reggaetón, el funk do favela y el forró, su estilo versátil y auténtico la llevó a hacer duetos con Iggy Azalea, Alesso, J Balvin, Maluma, Black Eyed Peas y Sofía Reyes. Hasta que el año pasado, Madonna la convocó para cantar la candente y festiva “Faz Gostoso”, para el disco “Madame X” de la estadounidense, lo que significó la graduación de la brasileña.

   Anitta acaba de publicar el primer single de su nuevo disco, “Tócame”, con Arcangel y De la Ghetto, cuyo video ya tiene 10 millones de vistas en YouTube. Y mientras su carrera crece, no dejó de fustigar al presidente Jair Bolsonaro, porque “sólo logra separar, separar, separar y generar más ambiente de división. Un presidente está gobernando para todos, no sólo para quien está de acuerdo con sus ideas políticas”.

   La cantante también se manifestó cansada de los prejuicios en su país y en la industria musical contra las mujeres. “Cuando veo a la gente juzgarme o tener prejuicio por la manera que soy hoy en día trato de ser muy grosera. No tengo paciencia para eso. Yo soy la jefa acá y en Brasil controlo todo”, afirmó.

   —¿Qué reflexión te dejó esta pandemia y el consecuente aislamiento social?

   —Entiendo que es un momento muy triste, pues muchas personas están perdiendo sus familiares. En Brasil por estar en cuarentena dentro de sus casas, en confinamiento, mucha gente ha perdido su trabajo. Pero veo todo esto como un mensaje de la naturaleza para nosotros para que nos calmemos. Nosotros, seres humanos, estamos acá repartiendo la tierra con los otros animales y estamos abusando, estamos usando más de lo que deberíamos usar. No necesitamos de tanto. Antes yo llevaba un ritmo de trabajo que nadie de mi familia ni de mis amigos creía, me preguntaban cómo hacía para estar en un país, después en otro y después en otro y yo pensaba “vamos, vamos”. Este ritmo no es saludable, esta situación está mostrándonos que debemos ser menos codiciosos, no somos máquinas. Después de esto vamos a comportarnos de manera diferente, creo. Y bien. Estábamos comiendo más de lo que necesitábamos, gastando más de lo que necesitábamos, haciendo muchas más cosas de lo que necesitábamos. Necesitamos menos, el mundo necesita respirar de nuestro abuso.

 —¿Cómo va la exploración musical de este disco? ¿Qué vamos a escuchar, además de “Tócame”?  

  —”Tócame” es una canción más urbana, latina. Esta canción no tiene ningún sabor de Brasil, pero es el propósito para que sea un piso, una etapa que preparo para la próxima. Las próximas sí, mezclé ritmos brasileños como pagode bahiano, que es un ritmo del Nordeste muy fuerte, muy típico de carnaval. En cada canción yo intento poner algo de Brasil, que la gente va a pensar “esto me suena brasileño, me hace querer ir a Brasil”. Yo estoy muy orgullosa porque llegamos a esta fórmula y la manera que llegamos creo que fue porque mezclamos diferentes compositores y productores. Ryan Tedder es norteamericano y tiene su conocimiento de mercado latino y yo del brasileño, así que la mezcla de estas tres culturas hizo que podamos crear canciones muy únicas.

      —¿Te costó mucho avanzar en tu camino artístico simplemente por ser mujer?

   —Sí, sabes que cuando empecé nunca he pensado las cosas que estaban pasando, las dificultades y algunas barreras que me ponían por ser mujer. Después, con el tiempo, empecé a mirar y a comparar cómo era para mis amigos hombres en la misma situación y era completamente diferente. Para mí las barreras y las expectativas eran diferentes, la gente venía con unas barreras de que había que comportarse así y hacer esto y esto. Esto fue muy importante para mí, porque aprendí a imponerme y cuando percibo que alguien está con cualquier tipo de prejuicio o subestimando mi inteligencia o talento porque soy mujer o que esperan que por ser mujer tengo que tener novio, marido, comportarme de determinada manera o usar ropas grandes. A veces llamaba a alguien para hacer un video, por ejemplo, y si era un hombre no me contestaba, pero si mi socio o empleado hombre llamaba, la persona atendía el teléfono. Yo empecé a ver muchos ejemplos así y hoy en día ya no tengo más paciencia de tomarme esto con calma. Ya se fue la época, ya hay información suficiente para este prejuicio y ahí ya tengo una personalidad un poquito fuerte. No es que crea que es bonito reaccionar así, pero el prejuicio es una cosa que me pone nerviosa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario