Escenario

Andrea Rincón contó sus sufrimientos antes de ser famosa

La joven, que saltó a la fama al entrar a la casa de "Gran Hermano", contó que sufrió privaciones, vivió en la calle y hasta tuvo que comer de la basura. "Me bañaba en una estación de servicio para ir a la escuela", relató.

Viernes 13 de Julio de 2012

Andrea Rincón es una de las animadoras del concurso de baile que organiza Marcelo Tinelli en "ShowMatch". Se ganó por derecho propio un lugar en el horario central de la televisión, conquistó a los telespectadores y una vez consolidada como una estrella mediática confesó su verdad.

La joven contó que, antes de entrar a "Gran Heramano", atravesó momentos muy duros, a tal punto que sufrió privaciones y hasta comió de la basura. “Viví en la calle y revolví tachos para comer; por eso valoro mucho lo que tengo. Yo pasé hambre y me bañaba en una estación de servicio para ir a la escuela“, rememoró la morocha que hoy se luce en Bailando 2012.

Rincón relató que, después de que la madre la abandonó, quedó sola con sus hermanos y su padre. “Empezamos a tener una relación malísima con él. Los dos somos muy orgullosos“, explicó la joven. Y detalló: "Un día nos peleamos y ninguno de los dos quería dar el brazo a torcer. Conclusión: me fui de casa. Hoy vivo a una cuadra de la plaza donde dormía… Nunca me pude ir del barrio, pero no por mis viejos: no puedo estar lejos de mis hermanos“, relató.

“Mi papá no tuvo mejor idea que hacer correr el rumor de que yo me había querido suicidar; así que mi vieja tuvo que aparecer. Yo a los 16 años lo había intentado, pero en ese momento no estaba en los planes… Ahora que pasó el tiempo, de a poco vamos acercando las partes”, explicó.

Asimismo, admitió que Wanda Nara fue quien la inspiró para tratar de entrar en la televisión. “En una de las tantas peleas que tuve con mi viejo me fui a vivir a una pensión. La pasaba como el culo. No tenía guita: para comer, revolvía los tachos de McDonald’s. Un día la veo a Wanda Nara en la tele, que llega a una fábrica a hacer un strip tease para los empleados. Los negros gritaban… Estaban como locos. Y yo pensaba: ‘¡Qué patética es esta mina!’", recordó.

“Pero cuando sale de la fábrica sube a un Mini Cooper y dice: ‘¡Ahora les voy a mostrar mi casa!’. Y muestra un tremendo piso. Ahí me di cuenta de que tan tonta no era“, afirmó Rincón, y fue ahí que resolvió cuál era su modelo a seguir.

“Me fui a la pensión, me puse en pelotas y me miré al espejo: ‘Yo soy más linda y más inteligente que esa mina‘. Pero yo tenía una bicicleta playera y vivía en una pensión, mientras que ella andaba en un Mini Cooper”, comentó.

“Algunos se ponen un negocio, en cambio yo me pongo un culo. Ese va a ser mi kiosquito. ¡Y me voy a llenar de plata!”, resolvió. Sin embargo, primero su padre la convenció de ingresar a Gran Hermano. Y el resto, es historia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS