Escenario

Alex de la Iglesia: “Raphael representa una parte de la historia de España”

“Mi gran noche”, el filme del director español, está en cartel en Rosario y es según el director español su “comedia total” protagonizada por el incombustible cantante.

Viernes 19 de Febrero de 2016

Dice Alex de la Iglesia que “Mi gran noche” es su “comedia total”, una “tragedia grotesca de personajes conducidos directamente al abismo” y orquestada, a su manera, por el mismísimo e incombustible Raphael. Tras su paso por los festivales de Toronto y San Sebastián, ayer llegó a los cines de Rosario.
  “Raphael es un símbolo que de alguna manera representa una parte de la historia de España, un mundo que de alguna manera nos define”, cuenta De la Iglesia en entrevista con la agencia de noticias Dpa y un pequeño grupo de medios. Por eso, no había plan B, aunque hacía más de cuatro décadas que el cantante no participaba en una película. Y cuando él y su coguionista de cabecera, Jorge Guerricaechevarría, terminaron el libreto, llegaron las dudas.
  “¿Y si no quiere? De hecho, es lo más normal que diga que no. Estábamos de los nervios, pero de los nervios. Aquí, por corbata”, dice gráficamente el director de “800 balas”, llevándose las manos al cuello. “Pero entonces dijo: «Sí, lo hago». Y tuve que preguntarle, ¿pero lo has leído? «Sí, y lo hago»”. Ya le había ocurrido algo similar con Carmen Maura en “La comunidad”, pero esta vez “era Raphael o al cajón”. Y el cantante no defraudó.
  “Mi gran noche” es, como dice la canción de Raphael que le da título, una comedia en la que nadie puede prever qué pasará. Se enmarca en el rodaje de un programa especial de Fin de Año para la televisión, cuando en pleno mes de agosto centenares de figurantes encerrados en plató fingen reír y celebrar a lo grande la llegada del Año Nuevo.
  El cantante de “Escándalo” da vida a Alphonso, un divo de la canción que rivaliza por subir al escenario tras las campanadas de medianoche con Adán (Mario Casas), el nuevo y mujeriego astro del pop. Y entre el champán y el confeti desfila todo un escaparate del cine español: desde Blanca Suárez a Santiago Segura, Hugo Silva, Carlos Areces, Carmen Machi, Terele Pávez o la mujer del cineasta, Carolina Bang.
  “Nos hemos enfrentado a nuestro rodaje más complicado”, confesó además De la Iglesia. “No tanto por lo coral, porque hay trucos para plantear esas secuencias. Pero lo que era un sindios es que en cada plano había entre 100, 200 ó 500 personas. Y el ruido que provocan te impide pensar. Un poco como pasa en la película: los personajes enloquecen porque llevan semana y media encerrados en un plató, y nosotros estuvimos siete. Así que me siento orgulloso”.
  Y, habiendo hecho Raphael tantos especiales de Nochebuena, ¿no tuvo la tentación de ponerse a cantar «El tamborilero»? De la Iglesia se ríe, pero explica que para él, la víspera del Año Nuevo es muy icónica televisivamente hablando. “El especial de fin de año era un momento glorioso que nos ha marcado para siempre”, y “representa algo que ya no puedes ver en este país: todo el mundo unido fraternalmente disfrutando juntos”, añade. “Eso de todos juntos haciendo algo ha desaparecido por completo, y me apetecía recuperarlo”.
  Entre bambalinas, y como ya hizo en anteriores filmes, De la Iglesia aprovecha para sacar a relucir el trasfondo social de la España de hoy, marcada por la precariedad laboral y las corruptelas. “Es como aliñar la ensalada”. Sin eso, la película “no tiene sabor”. La gente está encerrada “en una situación que parece imposible, y la única salida es asumir que no tiene solución”. ¿Una metáfora del país? “Suena fatal, pero al menos es el entorno en el que yo me muevo”, asegura.
  Además, añade, eso funciona muy bien en la comedia: “Lo que te están contando es en realidad algo amargo, pero cambiarle el tono lo hace doblemente divertido”. Como espectador, “es muchísimo más interesante reírte en un funeral, es liberador”. Y por muy local que parezca todo, se entiende. “Cuanto más local es algo, mejor funciona fuera. Ese ha sido el secreto del éxito internacional de Almodóvar y de tantos otros”.
  Sobre el futuro, De la Iglesia tiene claro que su colaboración con el cantante “exige una trilogía”. “El siguiente paso debería hacer de psycho killer, sería maravilloso verlo tipo Hannibal Lecter”, afirma entusiasmado. “Estamos pensando en un «50 sombras de Raphael»”. Todo un “escándalo”.

“Fue fantástico”

Raphael, de dilatada trayectoria artística, revitalizó su carrera al encabezar el elenco de “Mi gran noche”. “Rodar con Alex fue fantástico, llevaba tiempo pidiéndome que trabajara con él y vino con este gran guión y fue maravilloso. Además el filme toca un palo que nunca he hecho, que es hacer reír a la gente y eso me ha gustado mucho. Sin sentido del humor hoy en día no se puede vivir. Quien no lo tenga, debería encontrarlo en algún lado”, resumió el creador de “Yo soy aquel”  y “Digan lo que digan” en una charla con Télam.
      “Con toda la repercusión y el éxito de la película y lo a gusto que me he sentido durante el rodaje, comienzo a pensar que estaba escrito que mi vuelta al cine debía ser con Alex”, añadió el cantante.  

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario