Escenario

Al abuelo con cariño: se estrena un filme sobre Gary Vila Ortiz26º

La directora Lucía Vila Ortiz, nieta del periodista, presentará mañana un documental en el el que muestra tres facetas de su vida.

Domingo 08 de Septiembre de 2019

La 26º edición del Festival de Cine Latinoamericano Rosario incluirá en su programación "Las tres pasiones que gobernaron mi vida", un documental dedicado al periodista y poeta, Gary Vila Ortiz, una de las figuras más destacadas de la cultura rosarina y fallecido en enero de 2014. El trabajo estuvo a cargo de la directora Lucía Vila Ortiz, junto a Agustina Aragua, en fotografía y cámaras, y Michela Cassina, en asistencia de producción y producción. El filme se presentará mañana, a las 18, en el cine Monumental (San Martín y San Luis), como parte de la selección oficial Competencia Rosarina y en la competencia Escuelas de Cine.

¿Cuál fue el origen de este documental?

—Esta es nuestra tesis. Nos recibirnos de realizadoras audiovisuales con este trabajo. Lo filmamos durante 2017 y durante 2018 tuvimos unas jornadas de rodaje, pero en su mayoría lo editamos. Se terminó de editar a principios de este año y lo presentamos en el festival y quedamos seleccionadas para la competencia rosarina y para la competencia de escuelas de cine. Fuimos a rendir una materia en tercer año que se llamaba Cultura Regional y había que presentarse con un autor rosarino. Elegimos a mi abuelo y a raíz de que una de mis compañeras leyó una nota de Horacio Vargas en la que hacía un listado de las amenazas que había sufrido en los 90 cuando era jefe de Redacción de La Capital, sabía de algunas cosas y empezamos a investigar y después se nos ocurrió que podía ser nuestra tesis.

—¿Cómo está estructurado?

—El documental, como el título, está dividido en tres: lo que tiene que ver con el lado más profesional, que se llama "La búsqueda del conocimiento"; el aspecto familiar, que se llama "El anhelo del amor" y otro que se llama "Una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad", que tiene que ver más con las amenazas. Tenemos muchísimo material de archivo que nos dieron en Canal 5, mucha gente que lo había filmado y entrevistas a Edgardo Carmona, Daniel Abba, Beatriz Vignoli, Pablo Feldman, Horacio Vargas, Claudio Demarchi, Jorge Ferrari y Lidia Saita. Esto más que nada para el lado más profesional, además de todos los hijos y todos los nietos.

—¿Qué impresión te quedó con cada una de esas partes?

—Del lado profesional, la verdad que tenía una idea como muy vaga. A todas las nietas nos pasa lo mismo en cualquier ambiente que nos preguntan por él cuando escuchan el apellido, incluso gente que uno no se lo espera, te preguntan qué sos de Gary. Cuando vimos toda junta su actividad entendimos la dimensión de lo que significaba la cultura y el conocimiento para él. Igual nunca me dejó de sorprender cómo habló de él toda la gente que entrevistamos. Después, del lado familiar, hay toda una reconstrucción de la relación, que también está en el documental. Digo que empiezo a conocer a mi abuelo desde otro lugar a través de este documental. Y en la parte de las amenazas, me enteré de un montón de cosas a través de esta investigación. Algunas físicas hasta recibir fotos de los hijos, que no tenían un mensaje claro, no decían "quiero que te vayas del diario", pero terminan logrando que se vaya. Fue muy interesante porque él terminaba aguantando un montón de cosas para hacer lo que realmente amaba, que era estar en el diario.

—¿Cómo era la relación con tu abuelo?

—Yo no tenía una relación tan cercana. Nosotras somos 13 nietas y 2 nietos y cada una fue construyendo una relación. Yo no tenía un vínculo tan estrecho y creo que esto,sin ninguna duda, me acercó, lo conocí desde otro lugar. Es todo un proceso que hago que se ve en el documental. Hay un hilo conductor que es mi relato de lo que me va pasando a través de este camino.

—¿Qué fue lo que más te sorprendió de todo el proceso?

—A pesar del paso del tiempo, inclusive con la gente que no lo frecuentaba tanto, fue el cariño y la calidez que me mostraron a la hora de entrevistar a alguien. Les decía que soy la nieta y cambiaban la manera de hablarme, por ejemplo me pasó que cuando fui a lo de un médico que me preguntó qué era de Gary, me abrazó y me habló de cuánto lo quería. Y nosotras nos enteramos en profundidad de cosas. Y, como nietas, naturalizamos un montón de cosas, pero cuando empezamos a hacer el documental y la gente nos abría la puerta de sus casas, nos sorprendió muchísimo.

—¿Con qué faceta te quedás de las tres que abordás en el documental?

—Me quedo con "El anhelo del amor", que habla de la familia, porque creo que en realidad es la parte más interesante que tiene en su forma de relacionarse, más allá del gran profesional que fue mi abuelo, porque se relacionaba de una forma especial con cada persona que conocía. Esa es la sensación que me queda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario