Escenario

Aires de cambio en La Cotorra: “La política está siempre presente”

La murga rosarina La Cotorra presenta su nuevo espectáculo “Cambiantes. una especie en expansión”, hoy, a las 21, en el teatro La Comedia (Mitre y Ricardone).

Viernes 30 de Octubre de 2015

El cambio. Repentino o premeditado, brusco o paulatino, buscado o impuesto. A veces positivo y a veces no. A veces para muchos, a veces para pocos y otras veces para todos. Grandioso o insignificante; pero siempre constante, inevitable y controversial. Lo cierto es que el cambio es la piedra filosofal en la que La Cotorra centra su nuevo espectáculo “Cambiantes. Una especie en expansión” y que presentan hoy, a las 21, en el teatro La Comedia (Mitre y Ricardone).
  Se trata del quinto show de la murga rosarina, que fue la primera en clasificar al carnaval uruguayo en 2012, conformada por actores y periodistas como Fernando Lingiardi, Ignacio Llanes, Diego Sidlik, Luciano Cinel, Ariel Gianuzzi y Marcelo Tenaglia. “La política siempre está presente en nuestros espectáculos, la consideramos una herramienta esencial para la transformación de la realidad y de las condiciones de vida de la gente. Tratamos de tomar postura, siempre respetando las diferentes visiones y elecciones, ya que al igual que en la sociedad; en nuestra agrupación hay distintas posiciones, ideologías y formas de vivir la política”, destacó Lingiardi a Escenario antes del gran estreno. Una charla a fondo con los creadores de cuplés originales que navegan en la sátira, la reflexión, la critica y el humor.
  —¿Cómo describen este nuevo espectáculo?
  Fernando Lingiardi: es intenso, jugado y conceptual. Es una búsqueda colectiva en base a lo que vemos, experimentamos y opinamos. Con una cohesión estética, musical y escénica que intenta ser superior espectáculo tras espectáculo y con la búsqueda de humor y reflexión. Con algo de sátira y grotesco y claro que con una bajada de línea como premisa.
  —Justamente en este año electoral, y más aún, en este mes con las urnas como protagonistas y de cara al balotaje, “Cambiantes, una especie en expansión” tiene un guiño político? ¿En qué se inspiraron para componer este nuevo show?
  F. L: algo reflejamos en la descripción respecto a la inspiración de la línea argumental y del concepto que elegimos abordar. Es verdad también que las cosas se dan por algo y entre tres temas que habíamos separado entre todo el grupo como para tratar; terminamos quedándonos con “el cambio” y creemos no ha sido casualidad pues en el año anterior cambió bastante el grupo no sólo con algunos integrantes sino también en la búsqueda como colectivo artístico y es ahí que hicimos foco en que todos de una manera u otra vamos cambiando, somos cambiantes en algún contexto. Respecto al año electoral; la política siempre está presente en nuestros espectáculos, la consideramos una herramienta esencial para la transformación de la realidad y de las condiciones de vida de la gente. Tratamos de tomar postura, siempre respetando las diferentes visiones y elecciones, ya que al igual que en la sociedad; en nuestra agrupación hay distintas posiciones, ideologías y formas de vivir la política. Partiendo desde esa base siempre se busca opinar sobre aquello con lo que no estamos de acuerdo, o aquellas cosas que nos parece, se podran mejorar. La coyuntura ha dispuesto que se dé en un marco de balotaje y tras varios actos eleccionarios pero el tratamiento de lo político ha quedado inmerso de la misma forma conceptual que las otras situaciones que tienen que ver con el cambio. Por ejemplo, la murga da a entender que dentro de los cambios también est la reversa pero cambiar está bien si lo hacemos hacia adelante en su discurso.
  —¿Cómo rosarinos y argentinos, qué cosas creen que deberían cambiar y cuáles ya forman parte de la idiosincracia popular? ¿Cambiar es siempre evolucionar?
  Ignacio Llanes: el tema central es no parar de moverse. En el movimiento podemos encontrar la armonía necesaria en función del equilibrio. La alteración del equilibrio es un cambio y a veces esos cambios son feos o malos. Sin dudas para evolucionar, para estar mejor, para crecer como individuos y como sociedad hay que cambiar. Hay que mirar para el costado y ver como están los demás, y asegurarnos de que nadie quede atrás, olvidado. Hay que cambiar en pos de los sueños y los ideales, no detenernos, ir hacia adelante en busca de una sociedad mas justa. La perfección no existe. Todo sistema se altera. Está claro que quizás es por la imposibilidad de mantener el equilibrio que le tememos tanto al cambio.
  —¿Qué elementos de la murga uruguaya les permiten expresar sus mensajes? ¿Por qué eligieron hacer murga y no rock?
  F. L: el género es tan completo que nos permite varios lenguajes entrelazados que quizás otro género musical no lo permite. Si bien el canto es la base que representa a las murgas de este estilo, la conjunción con la puesta en escena, la actuación, los textos, vestuarios y maquillaje hacen a una multiplicidad de aristas que ayudan y permiten dejar bien en claro un concepto. Y la vinculación hacia adentro y fuera del grupo hacen que la construcción sea diferente también. Su arraigo con lo popular. Esta posibilidad de cantar en el marco de un teatro o ir a un barrio a encontrarse cara a cara con su gente, hace del género algo espectacular. Hemos confluido una búsqueda en el trabajo tratando de acercarnos a los cánones profesionales pero sin dejar de lado el espíritu amateur base de la murga. Tomarse una cervecita con amigos o divagar media hora antes de ensayar; son fundamentales para seguir diciendo que somos una murga.
  —El arte genera y dispara todo tipo de sensaciones. ¿Qué intentan transmitir con sus cuplés? ¿Cómo creen que lo va a recibir el público?
  I. L: en los cuplés tradicionales que tenemos en el espectáculo intentamos transmitir lo que el género encierra: humor, sátira, reflexión y un análisis distinto al que la realidad a veces nos impone a través de un canal de tele o una radio. Podemos hablar de una problemática dura en otro marco y podemos reflexionar sobre algo serio pero desde el humor. El público de murga es cada vez mayor en la ciudad y el país y ya tiene instalados varios códigos del género. Sabe de la mixtura que contiene y crea canales interesantes sin que se les escape nada en líneas generales aunque a veces viene bien una segunda instancia de acercamiento con el espectáculo para captar todo lo que brinda. Pero los cotorreros de siempre nos conocen aunque hayamos cambiado y los nuevos de la familia cotorrera irán creando ese ida y vuelta necesario.
  —Son la primera murga argentina en subirse a los tablados uruguayos en la competencia oficial. ¿Qué diferencias existen entre el género en el país oriental y en Argentina?
 F. L: la base la instalaron ellos luego de haberla tomado de las chirigotas gaditanas que llegaron al río de la Plata a principios del siglo pasado: un coro de varias voces y tres instrumentos de percusión. Claro que desde el momento que trasciende las fronteras el género ya no importa de donde viene sino hacia dónde va. Y en ese sentido, las diferencias no son tan grandes. La idiosincrasia es la misma, los recursos en líneas generales también pero las temáticas y las realidades de los países y ciudades son diferentes y, al representar esos escenarios ya desde este lado del río, le damos una impronta propia y está buenísimo que eso suceda. Hace dos años que organizamos El Tablado NAcional, un encuentro de murgas de este estilo que vienen de diferentes lugares de Argentina. El año pasado hubo representación de más de 40 murgas y todas conservan la base pero cada una marca su personalidad con un anclaje similar.
  —Después de 8 años de trayectoria se puede decir que hay un público específico de La Cotorra que espera ansioso sus nuevos shows. ¿A qué se debe este éxito?
  I. L: el éxito es para nosotros poder seguir haciendo esto que tanto nos gusta y que la gente se acerque cada vez mas al género. Todos los años nos planteamos el desafío de encontrar una forma de transmitir nuestro mensaje de forma clara y comprensible para todos, de incluir. No buscando tener cada vez mas público, sino que nadie se quede afuera, que a la gente le llegue lo que decimos. La murga tiene la obligación de ser popular. Intentamos hacer un espectáculo ATP, aunque a veces el peso de las temáticas hace que ese límite se corra un poquito. En este show tratamos de jugarnos un poco más con algunos temas, hay otra búsqueda, cambiamos y eso es lo importante. Queremos acercar al género a los adolescentes, a los jóvenes porque queremos que esta movida siga creciendo y perdure en el tiempo.

Un grupo en constante movimiento

La Cotorra nació en 2007 y está conformada por cantantes, actores, músicos y amantes del género. La murga de estilo uruguayo ya puso en escena sus espectáculos “Uy, uy, uy; postales de la ciudad”, “Extraños, somos muchos y nos conocemos poco”, “Cómodamente” y “Mirá vos!”. “Cambiantes. Una especie en expansión” es su quinto show con letras, puesta y arreglos corales y musicales creados por sus integrantes. Además, desde el 2013 organizan el Encuentro de murgas de este estilo denominado “El tablado nacional”, en el que participan agrupaciones de todo el país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS