Escenario

"Ahora las series se atreven a contar historias cada vez más arriesgadas"

El protagonista de "Allí abajo", que ya va por su cuarta temporada, el actor vasco Jon Plazaola, habló del nuevo boom de las ficciones en la Madre Patria.

Jueves 19 de Abril de 2018

El llamado "boom de las series españolas" —que explotó con el éxito de "La casa de papel", "Las chicas del cable" y "Velvet", entre otras— ahora permite que lleguen a la Argentina otras series de la Madre Patria. Este es el caso de "Allí abajo", una comedia que ya va por su cuarta temporada en España y que promedia más de tres millones de espectadores por capítulo. La serie que cuenta con humor una historia de amor atravesada por las diferencias territoriales se emite todos los martes a las 22 por la señal Atreseries de Cablevisión HD y Flow (canales 320 y 657 de la grilla). Cada capítulo además está a demanda al día siguiente de su estreno a través de Flow y canal 1 de Cablevisión HD, y también están disponibles las tres temporadas anteriores para los que quieran ponerse al día. "Allí abajo", que comenzó en 2015, gira en torno a Iñaki, un vasco de 35 años que es dueño de un bar y que nunca salió del País Vasco, en el norte de España. Todo cambia cuando Iñaki debe acompañar a su madre a Sevilla, en el sur del país. Allí su madre entra en coma y queda internada en la Clínica Híspalis, donde el protagonista conoce a Carmen, la jefa de enfermería, y entre ellos nace una relación de amor muy particular.

Las idas y venidas de la pareja de Iñaki y Carmen son el motor de "Allí abajo", además de las pintorescas diferencias entre vascos y andaluces, que también atraviesan a los personajes secundarios. El actor vasco Jon Plazaola, que da vida a Iñaki, habló con Escenario desde Madrid sobre el éxito de la serie y las razones que convirtieron a España en un exportador de ficción de calidad a nivel mundial.

—¿Por qué pensás que "Allí abajo" llegó a una cuarta temporada y ha tenido buen rating en España?

—Creo que desde el principio hemos logrado, con una comedia divertida, para toda la familia y con un target muy amplio, traspasar la pantalla y sentarnos directamente al lado de los espectadores. "Allí abajo" consigue ese componente empático con unos personajes muy creíbles, que están muy vivos. Además es una comedia que recoge el testigo de otras comedias que son parte de la historia de la televisión española, como "Farmacia de guardia", "Los Serrano" o "Médico de familia". Y todavía, en pleno auge de las plataformas digitales, enganchamos aún a esas generaciones que tienen el mando de la tele en la mano.

—¿Cómo definirías a tu personaje, Iñaki?

—En la primera temporada es un personaje clásico de la comedia, que es el pez fuera del agua. Ahí era un personaje muy noble que no abandonaba su empeño de conseguir lo que más quería, en este caso el amor de Carmen. En la tercera temporada se dio un paseo por la zona oscura, cometió un error, buscó el perdón, y eso lo hizo más humano aún, porque todos nos equivocamos. Iñaki es un buen amigo, un tipo honesto, alguien que no se detiene y que ha aprendido a vivir.

—Desde Argentina cuesta entender un poco por qué en España hay tantas diferencias entre el norte y el sur. ¿Cómo se lo explicarías a alguien que vive en el extranjero?

—Creo que al final nosotros mismos demostramos con la serie que estas diferencias entre norte y sur simplemente se quedan en la superficie. Ahora que estoy viviendo en Sevilla, la capital de la región sur de España, me he dado cuenta que las diferencias no son tantas. Tenemos más cosas en común que las que nosotros mismos pensamos. Las diferencias también responden a la riqueza cultural que hay en nuestro país, y supongo que lo mismo debe pasar en la Argentina entre la gente que vive en la Patagonia y los porteños, por ejemplo. Los andaluces por lo general son alegres y fiesteros, pero los vascos también lo somos, lo que pasa es que nosotros somos más de hacerlo todo para adentro y los andaluces son más de sacarlo y gritarlo. Lo que sí tenemos en común tanto norteños como sureños es que nos gusta que la gente que viene de afuera conozca enseguida nuestra idiosincracia, que se sienta identificado y que se sienta como en casa. Esa hospitalidad que tenemos en común me encanta.

"Allí abajo" se centra en las pintorescas diferencias entre vascos y andaluces a través de una historia de amor

—¿Es más difícil hacer una comedia que un drama?

—Es algo que se suele decir, pero yo he crecido con la comedia. Mi abuelo materno era un contador de chistes nato, y en mi familia jamás faltaba el humor. A los 19 años empecé haciendo stand up y monólogos, entonces lo tengo incorporado. Igual eso no quiere decir que para mí sea fácil. Además cada año que pasa me gusta sentir que el listón está más arriba, siempre estoy buscando renovar el repertorio y ahondar en este género apasionante que es la comedia. Cuando se hacen bien, tanto la comedia como el drama se convierten en arte, y a eso tenemos que aspirar.

—Desde hace más de un año se habla del "boom de las series españolas", con el éxito de "Merlí", "La casa de papel" o "Las chicas del cable". ¿Por qué pensás que se da este fenómeno?

—Estamos viviendo una época dorada de las series a nivel global. Hasta hace unos años atrás parecía que sólo aspirábamos a ver series norteamericanas o británicas y después cada país tenía las suyas propias para consumo nacional. Dentro de ese boom a nivel mundial España no es una excepción. Ahora las series tienen mayor calidad, se atreven a romper el molde y a contar historias cada vez más arriesgadas. Las nuevas plataformas digitales también han dado cobijo a productos que los canales más generalistas no se atreverían a desarrollar. Entonces de pronto hay otras plataformas para que los creadores más arriesgados tengan un lugar. En España no sólo exportamos series, también importamos series de grandísima calidad. No es porque ahora esté hablando con un medio argentino, pero la serie que más me impactó el año pasado fue "El marginal". Eso me dice que en Argentina se hace ficción de alta calidad.

—Vos sos actor, comediante y guionista. ¿Cuáles son tus series preferidas? ¿Cuáles te influyeron más como comediante?

—Aunque siempre me he dedicado más al humor, mi serie de cabecera es "The Wire". Para mí fue un antes y un después. También me gustaba "Los Soprano". Entre las comedias me encanta "Modern Family", y también clásicos como "The Big Bang Theory" y "Friends", o cosas más enrevesadas como "The Office". Igual mi comedia favorita desde chico fue "The Young Ones", una serie de la BBC que era muy disparatada y surrealista. Aquella serie me marcó aunque yo era un crío.

Alli abajo TRAILER


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario