Escenario

"Agentes del desquicio", historias secretas de la política argentina

El director Pablo Fossa estrena hoy la obra que cierra el ciclo sobre una parte de la historia política argentina.

Sábado 08 de Junio de 2013

La obra de teatro "Agentes del desquicio" cierra el ciclo de "Argentina arde", un ciclo de obras sobre la historia política argentina que comenzó con una pieza que tenía como eje el bombardeo, en 1955, a la Plaza de Mayo. En este caso, el contexto son los hechos de violencia que se registraron en el regreso de Perón a la Argentina, y, particularmente, una historia singular que tiene como protagonistas a un grupo de militantes y a Leonardo Favio, según adelantó el director Pablo Fossa, autor del texto junto a Juan Pablo Giordano. Actúan Cecilia Lacorte, Jorge Ferruci, Ariel Hamoui y Gustavo Di Pinto. La pieza se verá a las 22, en La Morada (San Martín 771, planta alta).

"Tomamos como punto de partida un reportaje que le hicieron a Leonardo Favio en la revista «El descamisado» en el cual cuenta que terminado el acto, la fallida bienvenida, huyendo para su casa, le dicen que en el Hotel Internacional, de Ezeiza, hay detenidos y que los están torturando. Según él, va hasta el hotel y resulta que es verdad", contó el director.

En ese sentido, aseguró que ese episodio "es una cosa medio extraña en la historia de la militancia peronista en la que Favio quedó en el medio. El nunca reveló los nombres, aparte de que él había salvado sus vidas. Nos interesó esa anécdota. Me parecía muy jugosa no solamente en relación a lo que sucedió, que no lo sabía, porque a partir de ahí empezamos a tirar algunas puntas y saltó que también había mercenarios franceses. A su vez nos habilitaba una estética que nos aporta el mundo Favio, sus películas y la estética que se manejaba a nivel fílmico y a nivel discográfico. Empezamos a tramar una historia donde se mezclara el contexto sociocultural de la época con lo que sucede en Ezeiza. Obviamente el eje está en que hay dos facciones del peronismo que pujan por ser reconocidos como dueños del aparato del partido", afirmó.

Fossa señaló que los hechos históricos fueron centrales a la hora de construir la obra, pero que sin embargo les "interesaba mucho corrernos un poquito de lo que fue puntualmente el tiroteo en Ezeiza, así como pasar la historia a un hotel en el momento en que Leonardo Favio entra a esa habitación. Jugamos un poco con eso tratando de ficcionalizar cómo eran las personas que estaban ahí adentro.

—¿Por qué decidieron darle un cierre a la serie?

—Nos interesaba indagar en estos momentos de la historia porque, como el 55 y el 73, son momentos que nos parece que no fueron demasiado conocidos por la dimensión que tuvieron y por todo lo que significaron esas dos fechas. Es como que el 76 ha absorbido todo lo que es la teoría y la mecánica de la violencia. Y nos interesaba encontrar momentos donde esa violencia se aplica dentro del país antes del 76.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario