Escenario

Adiós a Aretha Franklin, la diva del soul que triunfó con canciones liberadoras

Fue una de las cantantes más admiradas de todos los tiempos. Su voz quedó grabada para siempre en clásicos como "Respect" y "I Say A Little Prayer".

Viernes 17 de Agosto de 2018

Aretha Franklin, la legendaria cantante norteamericana conocida como "la reina del soul", murió ayer en Detroit a los 76 años, tras batallar durante un largo tiempo contra un cáncer de páncreas. Cantante profesional desde finales de su adolescencia, Franklin había resuelto hace mucho cualquier argumento sobre quién era la vocalista popular más grande de su época. Sus dones, naturales y adquiridos, eran su mezzosoprano con rango de cuatro octavas, su pasión por el gospel y un entrenamiento digno de la hija de un predicador, y la valentía de canalizar el dolor personal en canciones liberadoras. Su voz quedó grabada para siempe en clásicos como "Think", "I Say a Little Prayer" y su emblemático "Respect".

"Perdimos a la matriarca y a la roca de nuestra familia. El amor que tenía por sus hijos, sus nietos, sus sobrinos y primos era ilimitado", dijeron ayer sus familiares en un texto transmitido por la publicista de la cantante, Gwendolyn Quinn. La diva, que durante más de medio siglo influyó a varias generaciones y llegó a ganar 18 premios Grammy, había recibido cuidados paliativos en su hogar de Detroit en esta última semana, y murió rodeada de familiares y amigos.

Poco después del anuncio de su muerte, el presidente Donald Trump le ridió homenaje y celebró su voz como "un maravilloso regalo de Dios". "La reina del soul Aretha Franklin ha muerto. Era una gran mujer, con un maravilloso regalo de Dios, su voz. Se la extrañará!", tuiteó el mandatario.

Nacida en Memphis, Tennessee, el 25 de marzo de 1942, hija del prominente predicador bautista C. L. Franklin, Aretha creció cantando gospel en la iglesia bautista de New Bethel en Detroit, liderada por su padre. Sus fans dejaron globos, flores y mensajes ayer en el portal de la iglesia.

Su voz clara y poderosa le valió su primera grabación, "Spirituals", en 1956, gracias a un contrato con un sello local. Tenía apenas 14 años. Después firmó un contrato con Columbia Records en 1960, cuando difundió su primer álbum, "The Great Aretha Franklin", una mina de varios hits de rythm and blues. Sin embargo, su carrera realmente despegó tras su transferencia al sello Atlantic Records en 1966 y el comienzo de su colaboración con el legendario productor Jerry Wexler, que resultaría en 14 álbumes juntos. La canción "Respect", que le valió su apodo de "reina del soul", trepó al número uno de los sencillos más escuchados en 1967, liderando el ránking durante semanas. La canción fue adoptada como el himno de los movimientos por los derechos civiles y la igualdad de las mujeres.

Pero Franklin tuvo decenas de canciones que alcanzaron el codiciado Top 40, según el Salón de la Fama del Rock and Roll. Y sus hits franquearon estilos, del soul al rythm and blues, del gospel al pop y también al jazz. Entre sus mayores éxitos figuran "Natural Woman" (1968), "I Say A Little Prayer" (1968), "Day Dreaming" (1972), "Jump To It" (1982), "Freeway Of Love" (1985) y "A Rose Is Still A Rose" (1998). Un dueto de 1986 con George Michael, "I Knew You Were Waiting (For Me)", alcanzó el número uno en varios países.

Franklin influenció a distintas generaciones de cantantes, desde la diva del pop Mariah Carey a la fallecida estrella Whitney Houston, pasando por Alicia Keys, Beyoncé, Mary J. Blige y la difunta británica Amy Winehouse.

Además fue la primera mujer que entró al Salón de la Fama del Rock and Roll y cantó en la ceremonia de inauguración de dos presidentes: Bill Clinton y Barack Obama. Precisamente, Obama saludó ayer a la "divina" reina del soul, y elogió su "musicalidad inigualable" que "ayudó a definir el ser estadounidense". "Cada vez que ella cantaba, todos éramos agraciados con un atisbo de lo divino", dijo en un comunicado. "En su voz, podíamos sentir nuestra historia, toda y en cada sombra: nuestro poder y nuestro dolor, nuestra oscuridad y nuestra luz, nuestra búsqueda de la redención y nuestro respeto ganado con tanto esfuerzo. Ella nos ayudó a sentirnos más conectados los unos con los otros, más esperanzados, más humanos", reflexionó Obama.

El ex presidente Clinton también la celebró como "uno de los mayores tesoros nacionales de Estados Unidos". "Durante más de 50 años agitó nuestras almas. Era elegante, graciosa y completamente intransigente en su arte", afirmó.

voz con Personalidad. Su versión de "Respect" se convirtió en un manifiesto feminista y político en los 60.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario