Escenario

A sus 85, Kim Novak se sumó a #MeToo

Sexy, rubia y fría: así puede resumirse la receta del éxito de Kim Novak, la "Sharon Stone de los años 50".

Martes 13 de Febrero de 2018

Sexy, rubia y fría: así puede resumirse la receta del éxito de Kim Novak, la "Sharon Stone de los años 50". Hollywood encumbró a la joven modelo de fotografía hasta convertirla en un mito sexual y el director Alfred Hitchcock acabó haciéndola inolvidable en "Vértigo" (1958).

Pero la glamorosa carrera de Novak también tuvo su lado oscuro: poco antes de cumplir 85 años, fecha que celebra hoy, la actriz se ha sumado a las víctimas del "MeToo" y al creciente número de mujeres que sufrió sexismo y abusos.

Novak escribió en diciembre en su Facebook que el debate internacional desencadenado por las acusaciones de acoso y abuso sexual la sacudió, porque nunca había aceptado de verdad "todos los sentimientos oscuros" experimentados en sus años de éxito.

Pocas veces dejó verse en Hollywood, como en 2012, cuando ante la plaza situada delante del histórico Chinese Theatre dejó la huella de la mano en el cemento fresco junto a Charlie Chaplin, Frank Sinatra, Clark Gable y Marilyn Monroe.

No quiso aceptar en un primer momento la invitación a la gala de los Oscar dos años después, pero al final accedió a subir al escenario para recibir el trofeo. Tenía 81 años. Su aparición, con un rostro con aspecto casi de máscara, desató un alud de bromas en las redes sociales. "Kim debería denunciar a su cirujano plástico", escribió el futuro presidente estadounidense Donald Trump en un tuit en la noche de los Oscar de 2014.

Semanas después, Novak tomó la palabra. "Sé lo que han dicho Donald Trump y otros", escribió en una entrada en Facebook titulada "Oscar Bullying" (acoso en los Oscar). Y reconoció que se había puesto inyecciones en la cara para tener mejor aspecto y que los comentarios la habían afectado profundamente. Décadas antes se plegó a la presión de Hollywood y dejó el negocio del cine en lugar de denunciar a los acosadores, pero ahora, dijo, no callaría más.

Poco más de un año después, luego de anunciar su candidatura a la Casa Blanca en 2015, Trump rectificó y dijo al "New York Times" arrepentirse del tuit sobre Novak. Ella aceptó las disculpas en el programa "Inside Edition", pero siguió su ataque. "Qué pena que los acosadores no piensen antes de romperse la boca", disparó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario