Escenario

A los 65 años, Mick Jagger habla de los Rollings: "En realidad éramos mansos"

Mick Jagger acababa de cumplir 50 años cuando un chistoso decidió rebautizar a los Rolling Stones como los “Strolling Bones”, algo así como los “huesos errantes”. Quince años después, este abuelo de tres nietos sigue haciendo gimnasia rockera sobre el escenario y la jubilación es una palabra que no conoce. Ver video: Satisfaction

Sábado 26 de Julio de 2008

Londres- Mick Jagger acababa de cumplir 50 años cuando un chistoso decidió rebautizar a los Rolling Stones como los “Strolling Bones”, algo así como los “huesos errantes”. Quince años después, este abuelo de tres nietos sigue haciendo gimnasia rockera sobre el escenario y la jubilación es una palabra que no conoce.

“Los Rolling Stones seguirán, harán más álbumes y continuarán saliendo de gira”, afirma Jagger a la prensa mientras se apresta a celebrar hoy su 65 cumpleaños.

Incluso en edad de retirarse, el músico con los labios más famosos del mundo sigue queriendo más, como en el tema “I can't get no satisfaction”. En 1965, el cantante de los Stones se ganó la fama de “maníaco del sexo” con esa frase, sumiendo a los padres en total indignación y a muchos adolescentes en una mezcla entre confusión y éxtasis.

Jagger, hoy con las arrugas del rostro más marcadas del mundo del espectáculo, niega que todo aquello fuera en serio. “No intentaba ser rebelde”, asegura en una reciente entrevista con la revista “Vanity Fair”. Es cierto que algunas personas pueden haber tomado las canciones de los Stones y sus salvajes conciertos en vivo como “un bullicio atronador y haberse preguntado a dónde íbamos a parar si eso era música. Pero en verdad nosotros éramos bastante mansos”.

Numerosas mujeres atractivas pueden dar fe a lo largo de las décadas de cuán “manso” podía ser Sir Mick, entre ellas la modelo italiana Carla Bruni, hoy primera dama de Francia.

La cantante pop Marianne Faithful fue su primer gran amor. Y otras cuatro mujeres le dieron en total siete hijos. Desde hace algunos años vive en Londres con la ex modelo estadounidense L'Wren Scott. Si es verdad lo que dice la prensa de famosos británica, ella es la primera que realmente tiene bajo control al “Sexsymbol Mick”, entre otras cosas porque le saca más de una cabeza.

Pero no sólo sus ex novias sufren problemas de corazón, afirma este veterano rockero nombrado caballero hace cinco años. Hay que escuchar los viejos discos de los Stones, recomienda Jagger, porque se basan en sus experiencias. “Allí canto sobre mis propios sufrimientos de amor”.

Un aspecto menos romántico del líder de los Rolling Stones es el hecho de que desde hace muchos años lleva en absoluto orden las cuentas de la banda. Michael Phillip Jagger, nacido en Dartford (condado de Kent), cerca de Londres, hijo de un maestro y una asesora de cosméticos inmigrada desde Australia, se ha convertido en un auténtico contable.

El músico aprovecha sus conocimientos de un estudio nunca concluido en la London School of Economics para manejar los negocios del grupo y multiplicar las fortunas de sus miembros, que forman la banda de rock más rica del mundo.

El exitoso administrador es sólo uno de los muchos papeles que asume el multifacético “abuelo del rock británico”. Sir Mick también cultiva rosas, es apicultor, fan del criquet y dueño de un castillo. Sus amigos elogian además la amplia cultura general y las lecturas del antiguo rebelde que en el punto culminante de los excesos de drogas y fiestas de los Stones se hacía llamar “su satánica majestad”.

Hace poco, Jagger explicó al diario alemán “Süddeutsche Zeitung” cómo fue su cambio de vida hacia una existencia burguesa. “Había un resto de inteligencia que siempre me tenía controlado y en algunos momentos de mi vida me decía: déjalo aquí o con esto es suficiente”. Por suerte, esa voz nunca se refirió a la música. (DPA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario