Escenario

A 30 años de "Mujer bonita", el cuento de hadas que se convirtió en un clásico

La comedia romántica con Julia Roberts y Richard Gere pasó por muchos cambios de guión y también se consideraron otros protagonistas.

Martes 24 de Marzo de 2020

El 23 de marzo de 1990 se estrenó en Estados Unidos "Pretty Woman" (Mujer bonita), la comedia romántica protagonizada por Julia Roberts y Richard Gere que se convirtió en un clásico y marcó a toda una generación. Al ritmo de la mítica canción de Roy Orbison, aquel cuento de la Cenicienta en versión moderna que dirigió Garry Marshall enamoró a adolescentes y adultos, y aún hoy, tres décadas después, sigue reuniendo a miles de espectadores cada vez que la reponen por televisión. Con un presupuesto de unos 14 millones de dólares, el filme resultó una bomba en la taquilla. Sólo en su primer fin de semana en EEUU recaudó más de 11 millones de dólares, y a nivel mundial sumó 463 millones. La película también desató un boom por las comedias románticas en la década del noventa y transformó en estrellas globales a sus dos protagonistas.

Más allá del éxito y la marca generacional, hay varios aspectos de "Mujer bonita" que no se conocían y recién se revelaron en los últimos años. El guión original, por ejemplo, era muy distinto al que se terminó filmando. La historia de amor entre la prostituta Vivian (Roberts) y Edward (Gere), el hombre de negocios incapaz de manejarse en los asuntos del corazón, no siempre tuvo un final feliz. El guión original, escrito por JF Lawton, tenía un trasfondo dramático, nada edulcorado. Según aseguró en 2015 el ex ejecutivo de Disney Jeffrey Kratzenberg, "Vivian moría de una sobredosis, así que fue difícil convencer a los guionistas de que deberíamos hacerla en Disney y de que era un cuento de hadas, una película de princesas. Pero, como dicen, el resto es historia", afirmó.

La propia Julia Roberts describió el texto inicial como "muy oscuro y deprimente". Y añadió: "Era una historia terrible sobre dos personas horribles. Mi personaje era una adicta a las drogas, malhumorada, malhablada, una prostituta maleducada que tenía una experiencia de una semana con un hombre malhablado, malhumorado y también maleducado, pero muy rico y lindo", recordó.

Embed

En realidad la película partió con el título de "3.000", en referencia al dinero que Gere le paga al personaje de Roberts por contratar sus servicios durante una semana. Después de comprar los derechos de la popular canción de Roy Orbison, el filme adquirió el nombre actual, todo un homenaje al tema musical.

El primer guión pasó por seis reescrituras y varios guionistas —la definitiva la firmó Barbara Benedek—, y la historia adquirió el tono amable destinado a una audiencia más amplia que pretendía Touchtone Pictures (propiedad de Disney), con un final feliz en el que el amor verdadero acababa imponiéndose: la prostituta de lenguaje y comportamiento vulgar se transformaba en una mujer elegante y esperaba a su príncipe subiendo por las escaleras de incendio de su edificio, con un ramo de flores en la mano, para así rescatarse mutuamente y comer perdices durante el resto de sus días.

Así como la historia fue cambiando, también cambiaron los protagonistas. Ni Roberts ni Gere fueron las primeras opciones, aunque ahora parezca mentira. En su momento se barajaron los nombres de Sylvester Stallone (sí, el héroe de acción), Christopher Reeve, Daniel Day-Lewis, John Travolta y hasta Al Pacino para el papel masculino, mientras que actrices como Meg Ryan, Sandra Bullock, Michelle Pfeiffer, Madonna o Molly Ringwald rechazaron encarnar a esa chica golpeada por la vida que cobra su tarifa en efectivo y no da besos en la boca. Por otro lado, Winona Ryder, Drew Barrymore y Jennifer Connelly fueron descartadas por ser demasiado jóvenes.

Una vez que se confirmó a Julia Roberts, por aquel entonces de 21 años, como Vivian, lo difícil fue convencer a Richard Gere, que no estaba lo que se dice fascinado por interpretar a un tiburón financiero. Pero la misma actriz logró convencerlo con una pequeña nota en la que escribió: "Por favor, decí que sí". Por su parte, Gere, después pidió perdón en una entrevista por haber hecho parecer fascinantes a los hombres de Wall Street.

Lo concreto es que "Mujer bonita" terminó de consagrar a Roberts y a Gere como dos estrellas internacionales. Ella había debutado como protagonista en "Mystic Pizza" (1988) y había ganado un Globo de Oro por su papel en "Magnolias de acero". Pero la comedia romántica de Garry Marshall la convirtió en "la novia de América", y la catapultó a una fama que la actriz ha sabido gestionar con películas taquilleras como "La boda de mi mejor amigo", "Notting Hill" o "Erin Brockovich", por la cual se llevó un Oscar.

Tras el impresionante éxito de "Mujer bonita" se especuló con una secuela que nunca llegó. Sin embargo, los protagonistas y Garry Marshall volvieron a trabajar juntos en "Novia fugitiva", nueve años después. El argumento giraba en torno a un periodista que decide escribir sobre el caso de una mujer amante de los compromisos matrimoniales pero alérgica a un enlace para siempre. Contra todos los pronósticos, este reencuentro no resultó tan fructífero ni en taquilla ni entre la crítica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario