..

Es de Roldán y jugará rugby sobre silla de ruedas en los Parapanamericanos

Esta competencia para discapacitados se llevará a cabo desde el 7 al 15 de agosto de 2015, doce días después de terminados los Paramericanos que están en pleno desarrollo.

Domingo 12 de Julio de 2015

Un roldanense integra el seleccionado nacional de Quad Rugby (rugby en silla de ruedas) y el mes próximo participará en Canadá de los quintos Juegos Parapanamericanos Toronto 2015. Se llama Juan Herrera, es cuadriplégico y no es la primera vez que representa al país en estas instancias.

   Esta competencia para discapacitados se llevará a cabo desde el 7 al 15 de agosto de 2015, doce días después de terminados los Paramericanos que están en pleno desarrollo. Contará con la participación de 1.608 atletas de 28 países que competirán en quince deportes clasificatorios para los Juegos Paralímpicos del 2016 en Río de Janeiro.

   El próximo fin de semana, Juan se irá a Buenos Aires a concentrar con la selección y el 8 de agosto saldrá del país para arribar a Toronto.

   Los demás integrantes del equipo son porteños y entrenan tres días a la semana, pero por la distancia y sus obligaciones laborales, Juan lo hace solo una vez por mes. “Cada vez que voy trato de dar lo mejor”, cuenta el deportista que es llevador de pelota y el goleador de la selección.

   Su resistencia se la adjudica a que estuvo durante tres años en la Selección Nacional de Natación: “Fue el pilar para mantenerme en un nivel alto a pesar de que no pueda entrenar con ellos más seguido. Por suerte, en mi casa tengo una máquina con la que hago de dos a tres horas diarias de gimnasia”, dice.

Trayectoria. Juan participó de dos Parapanamericanos y va por el tercero. El primero fue en len Bogotá (Colombia) donde se trajo la medalla de plata en natación. Clasificó para los Parapanamericanos de 2011 obteniendo dos marcas internacionales “pero como eran muchos nadadores y no había plata para que viajáramos todos, se le dio prioridad a los que llevaban más años en esa disciplina. Ahí fue donde tomé la decisión de cambiarme de deporte. Ya tenía la propuesta en mano y aproveché”, contó el deportista.

   El desafío lo llevó a probar con el rugby. Estuvo en Bogotá, en el Paraparamericano de Rugby en Silla de Ruedas de Alabama 2011 (Estados Unidos), en el Sudamericano de Chile 2014 donde el equipo fue medalla de oro y también jugó en Curitiba.

   “Empecé a viajar fuera del país a los 16 años y en todos los torneos internacionales fui conociendo gente. En Toronto me voy a encontrar nuevamente con el que fue número uno en natación de la selección de Brasil y era por entonces mi contrincante. Ahora también juega para la selección de Quad Rugby”, comentó.

   “Al rugby al principio lo elegí por probar algo nuevo pero amaba la natación. Nadaba hasta 9 horas por día y arrancaba a las 5 de la mañana. Cuando terminaba me iba al colegio. Ahora me enamoré del rugby y al poder destacarme en cada torneo, me hizo más apasionado”.

   Sin embargo, reconoce que es un deporte al que no muchos se animan porque “el cuadripléjico es una discapacidad que hay que lucharla día a día para poder movilizar y despertar partes de tu cuerpo que no te funcionan. Y es difícil subirte a una silla de ruedas sabiendo que vas a chocar, que te vas a caer, e impactar con toda la fuerza”.

   Pero para él, la adrenalina del impacto y la velocidad “es hermosa. La mayoría de las competencias me he lesionado, como en Río de Janeiro y en Colombia, donde seguí jugando. Me gusta mucho la competencia, es mi pasión”, confiesa. 

Todo el tiempo está pensando en el Parapanamericano y los Juegos Olímpicos (Paraolímpicos) en Río de Janeiro, el año próximo. Estados Unidos y Canadá ya están clasificados porque son los últimos campeones del mundo. Solo queda una plaza para disputar entre Colombia, Chile, Argentina y Brasil. Pero como Brasil es el organizador y es obligación que esté, no sabemos si en caso de ganar en Toronto podremos participar. Sería muy lindo poder disputar un Argentina-Brasil como ya sucedió y esa vez Brasil quedó afuera", reconoce. El trabajo del equipo seguirá porque después de Toronto y hasta fin de año tienen tres torneos nacionales que se harán en las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires".

Orgullo. "Es un orgullo decir que soy roldanense y representar a la ciudad. La gente me escribe todo el tiempo, me da aliento, siempre está. Y vestir la celeste y blanca es una pasión que no se puede explicar. En los momentos más difíciles del partido lloramos y cantamos el himno. Eso nos transmite fuerza para no bajar los brazos", relata el deportista.

"Esa pasión nos destaca a nivel internacional. Recuerdo que la delegación de Estados Unidos nos vino a felicitar. Estaban sorprendidos porque íbamos perdiendo con ellos, pero cantábamos el himno y no le aflojamos", agregó.

Esfuerzo. El roldanense comenta parte de sus logros personales: "Me quería independizar y no había forma de que la familia me soltara las riendas. Por eso, a los 16 años me fui a Santa Fe con la excusa de jugar para un equipo de esa ciudad. Y cuando volví a Roldán, partí a vivir solo", recuerda.

Después consiguió un trabajo. "Poder trabajar y sentirte independiente es algo muy lindo. Para una persona en silla de ruedas el hecho de que te abran las puertas también te abre la mente. Pasé por un momento donde estuve encerrado y sin actividad y eso te anula totalmente", reflexiona.

En los NAC. Juan es empleado municipal y se desempeña en los Núcleos de Acceso al Conocimiento manejando el sector de videojuegos. "Me siento a gusto porque nadie me discrimina, ni se burla de mí. Me gusta estar en los juegos porque veo que los chicos de la calle encuentran en ese espacio un estimulo para aprender y yo les hablo de la importancia de la integración", cuenta.

También ha dado conferencias al respecto, hablado ante más de 700 personas sobre su estilo de vida. "La gente ha llorado y me ha abrazado. Les he contado que en la primaria todos mis compañeritos salian corriendo al recreo y yo me quedaba solo, pero iba atrás arrastrándome para jugar con ellos. En esas charlas que doy, me bajo de la silla al piso y me pongo a jugar a la pelota con alguno del público y todos se sorprenden. Les digo que esa es la forma de integrar y me aplauden y se emocionan porque realmente se dan cuenta de lo que uno puede lograr", remata el deportista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario