En Voz Baja

Una visita real que viene con complicaciones

Ni bien aterrizó en Buenos Aires, el rey Felipe VI de España no para de tener algunas complicaciones que nada tienen que ver con el objetivo de su visita a la Argentina.

Jueves 28 de Marzo de 2019

Ni bien aterrizó en Buenos Aires, el rey Felipe VI de España no para de tener algunas complicaciones que nada tienen que ver con el objetivo de su visita a la Argentina. El monarca ibérico y su comitiva llegaron especialmente a estas tierras que sus ancestros "descubrieron" para participar en Córdoba del VIII Congreso Internacional de la Lengua española, el mismo que se realizó en Rosario en 2004. Para empezar, Felipe debió esperar una hora dentro del avión la llegada de una escalera de altura adecuada para poder bajar. Luego, esa misma máquina del reino de España tuvo un roce en tierra con un avión y sufrió un ligero abollón. Al día siguiente, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le agregó ya un tono político a la sucesión de incidentes a través de una carta que le hizo llegar al monarca. En la misiva, le pidió que su país pida perdón a México por los abusos de la conquista española hace más de 500 años. Todos quedaron sorprendidos y el canciller español, integrante de la comitiva que llegó a la Argentina, rechazó ese pedido pero aseguró que las relaciones con el país azteca no se verían afectadas. Lo que se dice, un viajecito agitado para el rey.

¿Un fiscal rebelde puede citar a declarar a un ciudadano?

Un gran debate, aunque no jurídico sino ético, irrumpió con fuerza ayer en las redes sociales tras la declaración de rebeldía al fiscal federal Carlos Stornelli por no presentarse ninguna de las cuatro veces a las que fue citado a declarar por un juez de la Nación. A Stornelli le iban a imputar su presunta participación en una red de espionaje y extorsión que organizaba Marcelo D'Alessio, un falso abogado detenido junto a dos policías vinculados a los servicios de inteligencia. Como no se presentó a ejercer su defensa y no puede ser llevado por la fuerza pública ante el magistrado al ser integrante del Poder Judicial y tener fueros, el fiscal eludió ponerse a derecho, precisamente su trabajo diario en los tribunales federales porteños de Comodoro Py. Un fiscal que se niega a ir a declarar parecería inhabilitado para obligar a un ciudadano a presentarse a declarar en alguna causa cualquiera. Son las contradicciones de la Justicia, las mismas que se manifiestan en el más alto tribunal de la Nación. Su presidente, Carlos Rosenkrantz, fue el único voto favorable a que los jubilados paguen el impuesto a las ganancias cuando él mismo no lo paga, igual que todo el personal del sistema judicial del país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});