En Voz Baja

Una ultra como líder partidaria

Crisis. No se puede esperar una comunidad sólida política e institucionalmente si está asentada sobre los pies de barro de un economía decadente azotada por la inflación.

Miércoles 06 de Noviembre de 2019

El PRO renueva autoridades a fines de diciembre, justo cuando Mauricio Macri dejará la Casa Rosada. La derrota de Cambiemos abrió un sinfín de escenarios y probabilidades sobre el futuro de la coalición y del propio líder. Pese a la resistencia interna, el presidente tenía todos los boletos comprados para conducir su partido y, como dejó trascender, encabezar el reagrupamiento opositor con la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica. Pero, ahora tomó la primera definición: ahora quiere que, durante la gestión del peronismo en el gobierno, la presidenta del partido amarillo sea Patricia Bullrich. Al calor de una remontada que lo envalentonó puertas adentro del gobierno, el presidente premia a su ministra de Seguridad y confía en que su propuesta sea tomada como ley en todas las costas del partido que fundó. Lo habló personalmente con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. La nominación de Bullrich dejó en estado de shock a muchas de las espadas históricas del PRO, que miran de reojo a una dirigente que recién se acopló formalmente al espacio en 2018, cuando fusionó su partido, Unión por la Libertad, con el sello de Macri. La señal del presidente es clara: ante la especulación en torno a un retiro, toma las riendas de la negociación política y unge a una ultra al frente del PRO para apagar los primeros borradores del posmacrismo sin Macri que muchos ya estaban diseñando en su partido.

Una nueva “guerra” entre periodistas

Una nueva guerra mediática se desató luego de que Jorge Rial (América) acusara a Nicolás Wiñazki (Canal 13 y Clarín) de dar una noticia falsa sobre él y Lázaro Báez. Lo hizo en el nuevo ciclo de entrevistas que tiene Dady Brieva. Después de señalar que tiene que haber una revisión del periodismo de estos últimos cuatro años, el “intruso” recordó un episodio que vivió en 2016, cuando lanzó el portal Big Bang News. “Me tiraron por la cabeza que mi socio era Lázaro Báez. Lo dijo el gordo Wiñazki. Hablé con él antes. Me llamó y me dijo que no tenía ninguna prueba, pero que me iba a atacar igual. Yo estaba en Londres”, relató el conductor de América. “Le pregunté: «¿Pero buscaste alguna prueba?». «Ninguna. Todos tus papeles están muy bien», me dijo. «¿Y entonces?», le digo. «Tengo que seguir para adelante», me respondió. Y siguió para adelante nomás”, agregó quien en aquella oportunidad tuvo un cruce tuitero en relación a lo publicado en la nota. Wiñazki se mostró sorprendido por la “queja” de Rial en torno a su nota y agregó: “Me asombra lo que está pasando con el periodismo, Rial, el señor Dady Brieva. O , en realidad, no me asombra”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario